viernes, 27 de julio de 2018

MÉXICO, LA ABUNDANCIA, JUSTICIA, PAZ, LIBERTAD Y QUE ME TOQUES LOS COJONES DESATADOS POR EL CAPITALISMO EN MÉXICO, HACE QUE LOS VECINOS DIGAN: OYE, TÚ, QUE HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO, QUE COMO TE ENGANCHEMOS TE VAMOS A DESGRACIAR UNA CEJA Y QUE YA NOS VAMOS CAGANDO EN TU PUTA MADRE




VECINOS VIGILANTES UNIDOS. TE AGARRAMOS, TE LINCHAMOS

TERCERA INFORMACION
25/07/2018

En la carretera de Tlayacapan a Totolapan, Morelos, hay letreros de advertencia: “Vecinos vigilantes unidos. Te agarramos, te linchamos”, dirigidos a quienes han estado extorsionando con el cobro de “derecho de piso” –una cantidad de dinero mensual o única para realizar sus labores- a comerciantes, hoteleros, minibuseros y hasta a los conductores de mototaxis y personas que están llevando a cabo alguna construcción, una advertencia también a quienes han estado cometiendo asaltos a comercios, casas y personas, amenazando de secuestro o muerte a aquellos que no paguen.


Junto con los letreros han aparecido “puestos de vigilancia” de autodefensa, barricadas en las que vecinos voluntarios –algunos armados con rifles- hacen guardia día y noche para controlar la entrada y salida de vehículos y personas a sus comunidades. Están construidas con costales llenos de tierra, protegidas del sol con una manta, en los municipios de la zona norte de Morelos como Totolapan, Tlayacapan, Tlalnepantla, Atlatlahucan. Este fin de semana-según informó Proceso– se había anunciado su creación en Hueyapan.

La decisión de crear autodefensas o comités de vigilancia ha sido la respuesta a la falta de atención de las autoridades de seguridad municipales, estatales y federales a la presencia del crimen organizado o bandas regionales  en la región norte de la entidad, pese a las reiteradas demandas de la población e incluso, según manifestaron algunos vecinos, a una presunta complicidad de algunos policías locales con los delincuentes.
Para discutir esta problemática, en el municipio de Totolapan se llevó a cabo el miércoles 18 de los corrientes, una reunión en el palacio municipal, encabezada por la presidenta municipal,  María de Jesus Vital Díaz y altos funcionarios de la Secretaría de Gobierno de Morelos (SGM), del Mando Unico de la Policía estatal, de la Zona Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Fiscalía del Estado, a la que asistieron unos 60 representantes de colonias, barrios, pueblos y organizaciones del municipio al final de la cual se declararon muchos de ellos “sin respuestas” “furiosos” y “hartos de puro bla, bla, bla y nada concreto”.
 En la reunión los vecinos pidieron crear una coordinación para enfrentar a la delincuencia organizada en forma rápida y eficiente. En cambio los funcionarios los instaron a transformar su autodefensa en una “defensa moral legalmente constituida”; “nosotros los vamos a apoyar y legitimarlos”, aseveró el representante de la SGM.
Hubo expresiones de descontento frente a esta propuesta, que, explicó el funcionario, implicaría que quienes están haciendo guardia en los puestos de control “se incorporen a esa gran defensa legal con uniformes, armas y un seguro” e incluso “un salario para los voluntarios”. La respuesta de varios de los presentes fue exigir que se creara en ese momento la coordinación entre la policía municipal, el mando único y el ejército para enfrentar la delincuencia, a lo que Vital Díaz –quien informó que esa era la sexta reunión sobre seguridad pública realizada por el ayuntamiento- simplemente contestó que tenía que coordinarse primero con las dependencias estatales y federales ahí representadas.
Varios de los representantes de los pueblos, comunidades y organizaciones presentes manifestaron a los funcionarios que “los grupos de prevención que existen van a seguir trabajando con ustedes y con los que vengan” (en octubre hay relevo en el gobierno estatal y en los gobiernos municipales).
Incluso algunos agentes municipales que insistían en una atención inmediata a sus peticiones, criticaron la lentitud de la respuesta de la policía estatal a sus llamadas de auxilio cuando se han presentado situaciones de emergencia. Uno de ellos relató que habían detenido en su pueblo a un extorsionador y cuando el pueblo pretendía lincharlo solicitó ayuda policiaca: “se tardaron hora y media en llegar, las cosas se me estaban saliendo de control, afortunadamente logré subirlo a un automóvil para sacarlo de ahí porque lo iban a linchar”. Ante esta crítica el representante de la SGM sólo comentó que deben ser más rápidos. Recomendó además “no mezclar las armas con el alcohol”.
Luego de finalizada la reunión, algunos de los asistentes, enojados, comentaron que la presidenta municipal ni siquiera contestó la pregunta de cuántos elementos de policía municipal tienen y cuántas patrullas. Comentaron que la respuesta de las autoridades presentes significa algo como “ustedes vigilen, ustedes arriésguense y den la cara y nosotros los apoyamos, pero nada efectivo, sólo son palabras, ya estamos cansados”.
Ese cansancio ha sido la razón de que se hayan formado, desde hace tiempo, organizaciones vecinales de vigilancia que poco a poco han ido creciendo y en algunos casos han decidido crear autodefensas. Rebasados los límites por la delincuencia y la inacción oficial aparecieron los puestos de vigilancia, porque la gente se asusta e incluso se sabe de casos en que, por ejemplo en Tlayacapan, una persona que tenía un restorán naturista decidió cerrarlo después de dos “cobros de piso” mensuales por 5 mil pesos cada uno. “No voy a estar trabajando para estos criminales”, comentó.
Además la organización Seguridad Ciudadana Región Oriente (Secireor), que cuenta con grupos organizados de autodefensas en las regiones de los Altos y Oriente de la entidad, a uno de los más destacados dirigentes de autodefensa ciudadana en el país: José Manuel Mireles Valverde, quien estuvo en Morelos a finales de junio para presentar  su libro “Todos somos autodefensas”. Estos actos incluyeron –según informó Proceso– reuniones a puerta cerrada con los jefes de grupo, la presentación del libro y una fiesta en el municipio de Totolapan.
Al término de la reunión con las autoridades de seguridad pública, Defensa y el municipio de Totolapan la semana pasada, algunos de los asistentes recordaron el llamado de Mireles a perder el miedo, a unirse y construir organizaciones sociales para defenderse y proteger su casa. Algunos de los integrantes de organizaciones vecinales comentaron que se oponen a que haya armas en las barricadas para evitar que haya algún incidente en el que alguien pueda salir herido o muerto. Otros manifestaron que debe haber armas para defenderse de los delincuentes. En eso sigue la discusión. Pero las barricadas se mantienen.
Por lo demás, la inseguridad no es privativa de las comunidades rurales: El diario El Regional informó, el pasado 21 de junio, que aconsecuencia de los altos niveles de criminalidad que siguen multiplicándose, el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (Sapac) decidió cerrar sus oficinas de recepción de pagos en la colonia Lomas de Ahuatlán, en la ciudad de Cuernavaca, luego de haber sido víctimas de tres robos en lo que va de este año.
La directora general del Sapac, María Luisa López Sotelo, informó que ante ese problema el sistema operador se vio obligado a cerrar las puertas de esa oficina de manera definitiva. Para el Sapac, comentó la funcionaria al diario, es vital garantizar la seguridad tanto de los trabajadores como de la ciudadanía, por lo que se decidió instalar sistemas de pago automatizado en una farmacia de la zona.
*++


SOBRE CHINA. LO MEJOR DE CHINA ES QUE ES LA PARTE DEL MUNDO DONDE MÁS CHINOS Y CHINAS HAY, ADEMÁS DE QUE EL PELO DE LAMÓN NO TIENE LABO



China

Geopolítica china: continuidades, inflexiones, incertidumbres
1/4




Pierre Rousset
Vientosur
25.07.2018
Para Pekín, la época durante la que las potencias europeas han dominado el mundo no ha sido más que un paréntesis antes de que la historia recupere su curso normal, sinocéntrico. China se ha convertido en la segunda potencia mundial. La geopolítica china, sin embargo, ha entrado en una fase de adaptación a un mundo incierto. El conflicto entre EE UU, potencia establecida, y China, potencia ascendente, estructura hoy, en gran medida, la geopolítica mundial. El despliegue de la potencia china se produce en tres espacios históricos y geoestratégicos diferentes y a la vez interdependientes:

• Extremo Oriente/Pacífico Norte. Una zona privilegiada para las ambiciones imperialistas de EE UU en el siglo XIX, frente a Japón. El actual conflicto coreano se inscribe justamente en este espacio histórico, en particular con dos diferencias importantes: la desaparición de las potencias europeas y el papel propio de China.

• La marcha al Oeste. Iniciada por Xi Jinping y concretada en las nuevas Rutas de la Seda, su horizonte se sitúa en la totalidad de Eurasia, Oriente Medio y África del Norte y del Noreste. Simbólicamente, el nuevo imperialismo chino recorre a contrapelo las vías de la expansión inicial, desde el Viejo Mundo, de los imperialismos europeos tradicionales.

• El espacio mundial. La China capitalista se ha convertido estos últimos años en un actor principal en todos los continentes y en (casi) todos los terrenos, diplomáticos o económicos. La ambición se pretende global, incluida la influencia del modelo político y cultural del que China es, a los ojos de Xi Jinping, portadora.

Vista desde China, la época durante la que las potencias europeas han dominado el mundo no ha sido más que un breve paréntesis antes de que la historia recupere su curso normal, a saber, la centralidad china. Esta visión sinocéntrica que prevalece en China constituye una base cultural sólida para el expansionismo del nuevo imperialismo chino, a imagen y semejanza de la visión eurocéntrica para los imperialismos conquistadores de hace dos siglos. Se trata de proyectar la civilización china como antaño la civilización europea. Para Xi Jingping, el siglo XXI será el siglo chino.

I. La geopolítica de Asia Oriental

Desde que accedió al poder, Xi Jinping se propuso como objetivo fundamental afirmar la hegemonía china en Asia Oriental en todos los terrenos: económico y financiero, diplomático, político y militar. La expansión internacional ha de basarse en la consolidación de su poder regional. La influencia china puede afirmarse en su frontera septentrional (Mongolia), aunque se ve limitada por la potencia rusa (Siberia), mientras que en el oeste choca con la competencia de India, que es bastante ruda en todo el subcontinente (especialmente en Sri Lanka).

Xi Jinping ha abandonado las concepciones estratégicas defensivas que prevalecían durante la era maoísta: cualquier invasor se enfrentaría a una guerra popular en la inmensidad del territorio chino; entonces la clave estaba en el ejército de tierra y en la capacidad de movilización popular. Ahora se han vuelto ofensivas: para asegurar la expansión del nuevo imperialismo, la clave está en la fuerza naval, la marina, tanto por razones generales (toda gran potencia necesita asegurar su presencia marítima en el mundo) como específicas: China posee una inmensa fachada marítima y necesita asegurarse un acceso seguro a los océanos Pacífico e Índico, y este no es el caso actualmente. De la península coreana a la península malaya, una serie de archipiélagos (japonés, filipino, indonesio) constituyen otros tantos obstáculos. Los estrechos de salida al océano se hallan bajo la estricta vigilancia de EE UU.

El espacio marítimo llamado mar de China (un término que rechazan los demás países ribereños) es, desde este punto de vista, vital para Pekín. Una de las primeras decisiones estratégicas de Xi Jinping fue la de hacerse con el control de su parte meridional, declarando que se trata de un mar interior bajo autoridad china. Cabe distinguir tres fases en la batalla por el control del mar de China.

En primer lugar, la fase de conquista, en que Pekín aprovechó la parálisis temporal de Washington. Barack Obama quiso recentrar la potencia estadounidense convirtiendo el espacio de Asia-Pacífico en su pilar, pero no pudo librarse del cenagal de Oriente Medio. Poco después de la elección de Donald Trump, Washington se retiró de la asociación transpacífica (TPP), un acuerdo multilateral en curso de constitución, dejando el campo aún más libre para las ambiciones chinas. En esta situación, Pekín ha sabido utilizar todos los registros disponibles para atraer y/o neutralizar a los países ribereños del mar de China Meridional: potencia militar aplastante, dependencia económica objetiva, incitaciones financieras, influencia política (el modelo de desarrollo capitalista dirigista y autoritario conviene a varios regímenes de la región).

Pekín ha construido pieza a pieza siete islas artificiales que albergan actualmente importantes instalaciones (pistas de aterrizaje, baterías de misiles tierra-aire y antinavales, hangares fortificados, radares, sistema de distorsión de las comunicaciones…). En conjunto constituyen un complejo coherente que controla toda aproximación desde todos los puntos cardinales. Allí ya han aterrizado bombarderos estratégicos H-6K (con capacidad nuclear), un gesto político en respuesta a los B-52 de EE UU. La militarización del mar de China Meridional es una realidad, y lo es en beneficio de China. Sin duda, Pekín no puede prohibir el paso a la VIIª flota de EE UU y bloquear el tránsito internacional, pero Washington tampoco puede hacer retroceder la presencia china sin poner en marcha un conflicto de muy alto voltaje.

Pekín ha ido más allá. El régimen ha reivindicado posesiones históricas más al norte, contestando de manera muy activa el control ejercido por Japón sobre el pequeño archip