sábado, 15 de agosto de 2015

GRECIA. DEPENDER DE LIDERES, MALA COSA


Entrevista a Stathis Kouvelakis, miembro del Comité Central de Syriza

El Referendum y la desintegración de Syriza

4/5

Rebelión
Jacobin
11.08.2015


¿Pero crees que las capas recién radicalizados de la clase trabajadora griega que acababa de ganar un referéndum entendían lo que estaba pasando?

Bueno, entendían que el gobierno había perdido el control de su propia mayoría. Los medios de comunicación hicieron el trabajo, centrándose en Lafazanis, dando noticia detallada de los que votaron "no", "presente", "ausente", etc. Hay que añadir que entre los ausentes estuvieron los cuatro diputados de la corriente maoísta (KOE) y el propio Yanis Varoufakis, quien supuestamente tenía "obligaciones familiares". Así que los medios hicieron el trabajo por nosotros, y todo el mundo se dio cuenta de que había una división dentro del grupo parlamentario de Syriza.

De inmediato, los elementos más derechistas de Syriza exigieron que los que habían estado en desacuerdo de una manera u otra dimitieran inmediatamente de sus cargos, incluyendo sus escaños parlamentarios. Así que fue muy claro que Syriza estaba fracturada, aunque por supuesto las tácticas no estaban claras.

El voto más simbólico y crucial sucederá ahora. La votación de la semana pasada fue sobre las propuestas de negociación. La próxima votación, que determinará el futuro de Syriza y el país, será la votación del acuerdo firmado el domingo. Y la información que tengo hasta ahora es que el voto será absolutamente claro y en la memoria popular habrá un verdadero paralelismo con los famosos votos de mayo de 2010 y febrero de 2012 votos, cuando todo el mundo estaba mirando a cada diputado, para ver cómo votaba en esa ocasión. 

¿Qué opinas del argumento de gente como Alex Callinicos, con quien debatiste hace unos días, y que decía que en este momento la Plataforma de Izquierda tenía la legitimidad del referéndum y de alguna manera perdió el balón y no metió gol en esa oportunidad?

Creo que es demasiado pronto para decir si hemos perdido o no. Las cosas no se deciden en un solo momento, al menos no en ese momento. Es un proceso que se está desarrollando y creo que el verdadero shock para la sociedad en conjunto vendrá con el nuevo acuerdo firmado.

En esta etapa, lo que puedo decir es que la decisión de la Plataforma de Izquierda es recuperar el partido y exigir un congreso del partido. Creo que está bastante claro que el cambio de dirección de la política de Syriza tiene sólo un apoyo minoritario dentro del partido. Por supuesto, todos sabemos que las manipulaciones burocráticas de los procedimientos partidistas son inacabables y la burocracia tiene infinita capacidad para innovar. Sin embargo, me cuesta pensar que la mayoría de Syriza pudiera aprobar lo que se ha hecho. Claramente, la dirección resis