domingo, 25 de enero de 2015

SUERTE A SYRIZA EN GRECIA



Última hora

La UE y el FMI apuestan por Syriza (y por las restantes fuerzas de izquierda) en las elecciones del próximo domingo

20.01.2015


Dos pruebas irrefutables de esa apuesta decidida. 

El vicepresidente de la Comisión Europea, encargado del euro y de diálogo social, Valdis Dombrovskis [VD], un político institucional letón, de la derecha conservadora nacionalista (fue ministro de Economía y primer ministro de su país), un físico formado en Alemania (nada que ver con Alan Sokal por ejemplo y mucho menos con Einstein), en entrevista con Xavier Vidal-Folch [1], ha asegurado que la Comisión no interferirá en la libre decisión de los ciudadanos griegos del próximo 25 de enero.
No intervendrá, libre decisión, ciudadanía, Grecia.

¿No intervendrá? No lo hará, ha remarcado.

 De hecho, no ha pasado nada, no hay que alarmarse. Se han suspendido las negociaciones sobre la evolución del rescate con el gobierno saliente y se espera que haya un nuevo gobierno para remplazarlas. Eso sí, sin transgredir aparentemente el principio de no contradicción (o haciéndolo, ¡a quién le importa esa nimiedad!), Herr VD ha insistido que, en Europa, los compromisos que se adquieren se tienen que cumplir; que Grecia, gracias a la política de “austeridad” que ha llevado a la ciudadanía más vulnerable al infierno y dos pasos más allá, ha vuelto al crecimiento; que el paro se ha reducido levemente (¡poco pero por algo se empieza!); que se está restaurando la estabilidad financiera del país y que, como es de toda evidencia, discutir la importancia de esto último es de tontos. Lo que conviene ahora es seguir como hasta ahora, que mantenga la evolución, que permanezca la estabilidad. ¿Quién puede apostar por lo contrario?, ¿quién se atreve?, ¿quién puede ser tan estúpido?

¿Está claro? Está claro: no hay intervención de la UE. El vicepresidente del diálogo social de la UE lo ha dejado claro..

La directora del Fondo Monetario Internacional [2] también ha intervenido en el cuadrilátero [2]. ¿Cómo? Advirtiendo a la ciudadanía griega que hab