viernes, 6 de febrero de 2015

AENA: EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, MARIANO RAJOY, EL ANIMADOR DE LUISILLO EL DELINCUENTE, Y SU CUADRILLA DE SECUACES METIDOS A LA POLÍTICA, DESVALIJAN NUEVAMENTE EL PATRIMONIO DE TODOS LOS ESPAÑOLES


AENA: Pros y contras de la mayor privatización española en 17 años

El Estado ingresará hasta 4.000 millones de euros por la privatización del 49% de AENA a través de una doble operación que culminará el próximo 11 de febrero con la colocación en Bolsa del 28% de las acciones mediante una Oferta Pública de Venta (OPV). El 21% restante ha sido adjudicado a un núcleo duro integrado por Ferrovial, el grupo March y el fondo británico The Childrens Investment Fund (TCI). Es la mayor privatización de una empresa española en casi 17 años.

El Nuevo Lunes
3 de Febrero de 2015 
Invertia
06.02.2015

Es la mayor privatización de una empresa española en casi 17 años, la primera Oferta Pública de Venta (OPV) de 2015 y cuenta con el respaldo de los inversores particulares e institucionales.
Unos beneficios record que han elevado el tramo de los precios de salida, entre 43 y 55 euros por acción, frente a los 41,5 y 53,5 euros anteriores, así como la promesa de elevados dividendos han disparado las expectativas por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) de los futuros compradores.
También de las firmas de inversión. El “atractivo perfil financiero tras la OPV, con objetivo de obtener invest­ment grade, así como la elevada generación de caja, y sostenibilidad en el tiempo”, son algunos puntos a su favor, según los responsables de Mirabaud Asset Management en España. Destacan también un Capex por debajo de amortización y el posible objetivo en medio plazo NFD/EBITDA 3.5-4x. Desde la firma de inversión suiza se estima que un precio de salida a niveles de 50 euros por acción “parece un precio correcto, usando valoración por comparables, como Fraport y ADP”.
Privatización en dos tramos
El próximo 11 de febrero, AENA sacará a Bolsa el 28% de las acciones de la compañía. La operación se ha diseñado en dos tramos: el 90% de la oferta pública se destinará a grandes inversores -fondos de pensiones o de inversión, aseguradoras, firmas de gestión de grandes patrimonios y será el equivalente a 34,36 millones de títulos. El resto, un 10% a particulares y empleados de Aena, Enaire y Aena Internacional.
En pocas horas la compañía ya había logrado cubrir la oferta del tramo minorista el día de la presentación de la OPVen la Bolsa de Madrid. Unos 200 millones de euros, partiendo del precio medio, equivalentes al 9% del total y la demanda de títulos entre institucionales (el 90% del total). Tres días después y en plena gira por las principales plazas bursátiles europeas y estadounidenses que servirán para determinar el precio de salida de Aena a Bolsa, la demanda de los inversores institucionales y particulares "es suficiente" para cubrir tanto el tramo minorista como el institucional de la OPV", según el comunicado enviado por el gestor de aeropuertos a la CNMV.
El importe inicial de la Oferta podrá ampliarse en el supuesto de que se ejercite la opción de compra de otro 2,55 por ciento equivalente a unos 3,82 millones de acciones en manos de los bancos colocadores (green shoe).
Se calcula que el Estado ingresará hasta 4.000 millones de euros por la privatización del 49% de Aena. Además del 28 % que se pondrá a la venta a través de la OPV, tres inversores ostentarán el 21% restante: Ferrovial, el grupo March y el fondo británico The Childrens Investment Fund (TCI). Un núcleo duro seleccionado por el gobierno en la primera fase de la privatización de AENA en octubre del año pasado que completan la participación del 49% destinada al capital privado. El Estado ostentará una participación mayoritaria con el 51%.
Un núcleo duro debilitado
La operación se produce cuatro meses después de la fecha anunciada inicialmente y en este tiempo el escenario de la salida a Bolsa ha sufrido algunos cambios. Por un lado, la evolución favorable de los resultados de la gestora de aeropuertos ha permitido elevar su valoración en la OPV, algo que podría alterar la composición del núcleo duro que ostenta el 21% del total de las acciones privatizadas.
Ferrovial en principio se sitúa como la más perjudicada. En caso de que el precio final de salida superase esta cifra perdería sus derechos y se desmarcaría de la operación. La constructora ofreció comprar un 6,5% del capital al precio de 48, 66 euros por título, una cifra por debajo de los 49 euros del precio medio de la horquilla de salida contemplada en el folleto. Según el contrato, si el precio de la colocación en Bolsa supera las ofertas de los accionistas de referencia estos quedarían liberados de sus obligaciones y Aena podrá vender los títulos a otros accionistas o mantenerlos como autocartera.
También podría afectar al núcleo de accionistas de referencia la polvareda que ha levantado la participación de TCI (The Children's Investment Master Fund), accionista de referencia de Aena con un paquete del 6,5%, domiciliada en un paraíso fiscal. Esta entidad único accionista de unos 9,75 millones de acciones, opera desde George Town, la capital de Islas Caimán, a través de dos sociedades, TCI Luxembourg SARL, con un 4,29% del capital y la irlandesa Talos Capital Limited con el 2,2% restante. Pese a ser una sociedad radicada en un paraíso fiscal, el Ministerio de Fomento se ha limitado a señalar que la licitación se hizo mediante un concurso público. Aena y Enaire, la sociedad pública que dirige la privatización y que mantendrá la participación de control en Aena cuando culmine la OPV, tampoco han hecho valoraciones sobre este asunto.
Riesgos en la letra pequeña
Además de los específicos que podría tener cualquier acción del mercado de valores, el folleto de la OPV de Aena registrado en la CNMV alerta de un total de 36 riesgos en los que podía incurrir el futuro inversor a través de la empresa aeroportuaria.
Entre la batería de riesgos previsibles están aquellos relacionados con la regulación del negocio de Aena por su participación estatal mayoritaria, así como por el hecho de operar en un sector regulado. Igualmente se cita la posibilidad de cambios o desarrollos futuros en la normativa aplicable que pueden tener impactos negativos en los ingresos, resultados operativos y posición financiera de Aena.
Según el folleto, la estructura accionarial de la empresa a punto de privatizarse es también un aspecto a tener en cuenta. El principal accionista es una compañía perteneciente al Estado Español que continuará teniendo el control de las operaciones de Aena y sus intereses podrán diferir de aquellos de los demás accionistas.
Además, se recogen aquellos relacionados con los niveles de tráfico de pasajeros y operaciones aéreas a los que está expuesto el negocio, así como por desarrollos económicos y financieros negativos en España y otros países. El entorno competitivo en el que opera la compañía respecto de otros aeropuertos, como de otros medios de transporte también puede afectar a los ingresos de la compañía. Y por tanto al futuro accionista, así como los riesgos derivados de la concentración de las aerolíneas y aquellos relacionados con la actividad comercial como consecuencia de que los ingresos están vinculados a las ventas generadas por la actividad comercial. Los conflictos laborales también podrán tener un impacto en las actividades del valor.Otros aspectos se refieren a la rentabilidad de la compañía. Aena podría verse afectada si no es capaz de mantener sus actuales niveles de eficiencia así como su exposición a riesgos relacionados con su endeudamiento; la posibilidad de acceder a financiación, distribuir dividendos o realizar sus inversiones, entre otros. También existe la posibilidad de cambios en la legislación fiscal que podrían dar lugar a impuestos adicionales u otros perjuicios para la situación fiscal de Aena. Además, podrían afectar de forma adversa al negocio aquellos riesgos relacionados con la ciberseguridad y aquellos relacionados con la seguridad operacional y física en los aeropuertos. Los sucesos como atentados terroristas, guerras o epidemias globales son también posibles riesgos de impacto negativo en el tráfico aéreo internacional, así como los desastres naturales y las condiciones meteorológicas.
RADIGRAFÍA DEL CAMBIO
La entrada de capital privado en Aena, el primer operador aeroportuario del mundo por número de pasajeros, culminará en 11 de febrero después de un largo proceso de cambios que comenzaron en 2011. La compañía estatal que preside José Manuel Vargas, ha entrado en rentabilidad en 2014 por primera vez. Con un beneficio neto de 597 millones de euros y un beneficio bruto de explotación de 1.460 millones de euros, la empresa de gestión aeroportuaria tiene la expectativa de cerrar el año con 1.800 millones de euros.
En los nueve primeros meses de 2014, los ingresos ordinarios de AENA crecieron un 5.1% hasta los 2.328 millones de euros. Los ingresos totales aumentaron un 6.3% y registró una mejora del Ebitda del 15%, hasta los 1.460 millones de euros. Según las ciras de Aena, los servicios aeroportuarios generaron 1.725 millones; los comerciales 477.3 millones y los servicios fuera de terminal, 120.7 millones.
Con esta privatización el gobierno se propone conseguir un mayor desarrollo internacional de la compañía, además de hacer caja. Igualmente, espera un incremento de la eficiencia que permita un sector del transporte aéreo más competitivo que refuerce la posición de España en el mercado turístico. En la red aeroportuaria operan 728 compañías aéreas comerciales que conectan con 147 países y prestan sus servicios 6.200 empresas generando 140.000 empleos directos y 440.000 empleos totales, lo que equivale al 2% de la población activa.
Dentro de la red de aeropuertos gestionada por Aena existen bases aéreas y aeródromos militares abiertos al uso civil.

O.T.A.N., NEGOCIO DE DESALMADOS. SI DESPUÉS DE LAS ELECCIONES GENERALES GANARAN MAYORITARIAMENTE PP - PSOE, LOS NUEVOS RECORTES SOCIALES QUE HAGAN SERÁ PARA ENRIQUECER A LOS QUE FABRICAN Y TRAFICAN CON ARMAS


España liderará en 2016 la fuerza de despliegue rápido de la OTAN
La Alianza refuerza su flanco este ante la amenaza de Rusia


LUCÍA ABELLÁN Bruselas
EL PAÍS


El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, este jueves en Bruselas. / V. MAYO (AP)
La OTAN refuerza su flanco más débil, el del este de Europa, ante lo que entiende como una amenaza rusa. Los ministros de Defensa de los aliados han aprobado este jueves en Bruselas el instrumento más novedoso que ha ideado la Alianza para medir sus fuerzas con Moscú: una fuerza de acción inmediata con capacidad para desplegarse "en muy pocos días" —un máximo de siete, según fuentes de la organización—donde sea necesario. Esa fuerza contará con 5.000 soldados. "Nuestras decisiones dejan claro que la OTAN está decidida a defender a todos sus miembros contra cualquier amenaza", ha asegurado Stoltenberg a la prensa en vísperas de la reunión. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha anunciado que España liderará en 2016 la nueva unidad. "Lo fundamental de esta fuerza es su capacidad de disuasión. La OTAN necesita tener una unidad de fuerza capaz de demostrar al mundo que la reacción puede ser fuerte e inmediata", ha declarado Morenés.
El Ejército español aportará la mayor parte de las fuerzas (aproximadamente 4.000 de los 5.000 soldados) que conformarán la llamada punta de lanza, que la Alianza ya ensaya de manera interina este año pero que tendrá un formato permantente a partir de mediados del año próximo. La armada española aportará 3.000 soldados a los ejercicios que realicen esos batallones y contribuirá aproximadamente con otros 1.000 desde el cuartel de Bétora, en Valencia, ha explicado Morenés.



Durante este año, Alemania, Holanda y Noruega lideran ya la fuerza interina de acción inmediata. En su versión definitiva contará con elementos terrestres, aéreos y navales. Tras la participación de España, Reino Unido tomará el relevo como líder de esa unidad. Alemania, Francia, Italia y Polonia también han ofrecido colaboración.
En medio del recrudecimiento del conflicto en Ucrania, los ministros de Defensa aprueban otra medida que pretende servir de disuasión a Rusia. Se trata de la puesta en marcha de seis unidades denominadas de comando y control, compuestas por 30 o 40 soldados y