jueves, 25 de septiembre de 2014

GALLARDÓN ANALIZADO CACHO A CACHO




24 septiembre 2014



Gallardón fue actor en “Holmes. Madrid suite 1890″ representando a su tío abuelo el músico Isaac Albéniz

Gallardón tenía “el apoyo de ese cutre capitalismo especulador y el mediático de unos grupos de comunicación en estado de quiebra”; “Rajoy se carga el PP. Ya está conseguido: el PP es un erial; “Ayer, Mariano Rajoy Brey se cargó el Partido Popular en el momento histórico más febril de los últimos treinta años: en plena crisis de Estado. Es un irresponsable”; “Gallardón es la última víctima de esta estrategia de silencio. La semana anterior lo fue Botella. Y antes Jaime Mayor Oreja, Francisco Camps o Jaume Matas”; “No está Aznar, no está Aguirre, no está Álvarez Cascos, no está Rodrigo Rato, no está Manuel Pizarro, no está Pedro J. Ramírez, no está Rouco Varela y, entre otros desaparecidos en combate, tampoco está Gallardón. 

Ha sido una buena labor de carnicería política; han despiezado bien el cadáver y han exhibido sus despojos con la sutil crueldad de ir haciéndolo poco a poco”… Todas estas frases se están oyendo en el PP y en sus aledaños mediáticos tras conocerse la precipitada “huida” del Gobierno del ministro de Justicia, con Felipe VI en Nueva York y Rajoy en China. 

La ley del aborto fue una excusa: se teme la debacle electoral dentro de 8 meses y el que fuera alcalde de Madrid, conocido por sus megalomanías con dinero público –enterrar la M-30 supuso un sobrecoste de 1.200 millones de euros, según un informe confidencial de la consultora Currie & Brown and Scott Wilson cuyo original de 64 páginas en inglés (con una guía en español) hoy hacemos público– había convertido su ministerio “en un tanatorio”, según uno de sus colaboradores.


Gallardón y Soraya: disimulaban su “mutuo distanciamiento”


¿Por qué ha huido ahora Gallardón? La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que estaba enemistada con él al igual que Rajoy, ha destacado en su necrológica que es una persona “con una gran visión política”. Y esa es la clave. Nada será igual después del 31 de mayo de 2015 y una mayoría de la cúpula del PP comienza a vislumbrarlo: el “problema” es Rajoy, que con su inacción conduce España primero y a su partido detrás al precipicio. Y la sociedad civil exigirá responsabilidades a quienes provocaron este clima asfixiante de paro, corrupción y hundimiento económico.



Rajoy y Mayor Oreja: otra víctima silenciosa

Tras escuchar diferentes impresiones dentro del partido, la periodista Yolanda González concluye que la sensación mayoritaria es que “el presidente del Gobierno y del PP tiende a dejar que los problemas se dilaten en el tiempo y que sea el afectado el que acabe por tomar una decisión. Gallardón es la última víctima de esta estrategia de silencio. La semana anterior lo fue Botella. Y antes Jaime Mayor OrejaFrancisco CampsJaume Matas”.

Más duro se muestra el ex-director de Abc, José Antonio Zarzalejos: “Rajoy se carga el PP”. ¿Por qué?. La razón es evidente: “Ya están todos los de la lista” podrán notificarle al presidente del Gobierno los miembros de su oficial mesa camilla. No está Aznar, no está Aguirre, no está Álvarez Cascos, no está Rodrigo Rato, no está Manuel Pizarro, no está Pedro J. Ramírez, no está Rouco Varela y, entre otros desaparecidos en combate, tampoco está Gallardón. Ha sido una buena labor de carnicería política; han despiezado bien el cadáver y han exhibido sus despojos con la sutil crueldad de ir haciéndolo poco a poco”.



Todos muertos: solo queda él en medio de “un erial”

“Ya está conseguido: el PP es un erial y el Gobierno un grupo disciplinado de compañeros y amigos del presidente que son como el ‘equipo A’: destrozan, suman y restan, pero no tienen ni lejana idea de lo que sea la política, que confunden lamentablemente con el poder. Sólo añadiré un aspecto colateral de la cuestión: el director de El Confidencial –Nacho Cardero– le hace un favor aRajoy suponiendo que él no “mata” a sus adversarios, sino que se suicidan. Yo creo que utiliza la técnica de Agatha Christie en “Diez negritos”. Es decir, que es un killer político en serie.

 El tipo más peligroso de la política española después de José Bono. Que ya es decir. Por eso, Esperanza Aguirre, muy previsoramente, se encomienda a la divina providencia. Hace bien. Ayer, Mariano Rajoy Brey se cargó el Partido Popular en el momento histórico más febril de los últimos treinta años: en plena crisis de Estado. Andan diciendo por ahí que el presidente es “muy táctico”. En realidad es un irresponsable”.


Soraya y Juan Carlos: le ocultaron a Gallardón su dimisión

Y concluye: “Hacía mucho tiempo que el ya exministro de justicia tenía la mosca detrás de la oreja. Sus despachos habituales no eran con Rajoy, sino con la vicepresidenta –que se distinguían con un mutuo distanciamiento– y por mucho que el ministro trataba de que su gestión de plastilina complaciese al presidente y a Moncloa, nunca estuvo en el núcleo duro del Gobierno

Ahora se puede contar: el domingo precedente al lunes 2 de junio de este año, fecha de la abdicación de Don Juan Carlos, el ministro de Justicia desconocía por completo el acontecimiento porque la renuncia del Rey se cocinó de espaldas al notario mayor del Reino. Increíble pero rigurosamente cierto”.