martes, 18 de junio de 2019

PODEMOS. POR QUÉ NO EMPEZAMOS POR LO SERIO: EL CÍRCULO, Y SE DEJA EL TIRITITÍ PARA VER LO QUE DICE DESPUÉS EL CÍRCULO



Quo vadis, Podemos

18.06.2019
I
Resulta evidente que a Podemos, Unidas Podemos y a sus líderes no se les trata igual que al resto de organizaciones y dirigentes. Declaraciones, errores, malentendidos, meteduras de pata y entrada en jardines que en Abascal, Casado, Rivera o Sánchez son criticados con una dureza que podríamos calificar de institucional –o por el contrario directamente pasados por alto– en el caso de los morados y sus mandatarios son objeto de verdadera persecución mediática e hipérbole crítica. En plata, no se les pasa ni una y si no hay ninguna se inventa.

Esto es un dato objetivo y no cabe rasgarse las vestiduras, ni gimotear por las esquinas por su existencia. Lo que hay que hacer es preguntarse por qué se produce.

Podemos barajar varias respuestas a este hecho:

1ª.- Unidos Podemos es una organización a destruir por los que realmente mandan, pues a pesar de todo sigue siendo el único obstáculo, como organización política, que perturba el “normal” restablecimiento del juego bipartidista que asegura el dominio político de los de arriba. Todo valdría para los que realmente mandan en orden a acabar con ella.

2ª.- Por las ideas políticas que dice defender, Unidas Podemos llama sobre sí un grado de crítica mucho mayor. Al tener por bandera la nueva política, la ética, la “gente” cualquier hecho o sombra de sospecha que pueda caer sobre estos aspectos resalta –y es resaltada– de inmediato. Una mosca se nota más en un pastel de nata que en uno de chocolate.