viernes, 26 de febrero de 2010

¿Y DE LAS BARBAS DEL VECINO A REMOJAR, QUÉ?

(No asustarse, compañeros del metal, que la foto es de Grecia)

Los trabajadores griegos deben tener naturaleza humana distinta a la de los trabajadores de España. Ellos se han debido asalvajar de un día para otro por la Huelga General que están haciendo contra la política del gobierno, en tanto que nosotros permanecemos “responsablemente” con las orejas gachas mientras que nuestro gobierno, no contento con haber incrementado el gasto publico con los cien mil millones de euros que ha puesto a disposición de los bancos, sin contar los 65 mil millones de euros que salieron de las arcas de la Seguridad Social para meterlos en el jugueteo bancario de la bolsa, para regodeo del beneficio de bancos, grandes empresas y otros mal nacidos, pretende además, bajarnos los sueldos, pagarnos menos pensiones y alargar la vida laboral hasta los 67 años.
Pero también es posible que la naturaleza de los trabajadores griegos sea identica a la nuestra, y lo único que los diferencia sea que ellos tiene unos sindicatos con un pelín más de conciencia social que los nuestros, especialmente UGT y CCOO, que son los que fundamentalmente nos estén engañando junto al gobierno, Corona, medios de información, organizaciones patronales, gobernador del Banco de España y, como no, eso que se llama oposición política que es el PP y otros partidos que más que regionalistas son bolsillistas.
Por lo que estamos viendo el gobierno griego es igual de irresponsable que el nuestro, o que el francés o alemán, pero algo más chulillo. O todo lo dicho y además peor asesorado por sus sociólogos y psicólogos que el nuestro, de manera que creyendo que a los trabajadores, a los que crean la riqueza en Grecia (igual que los trabajadores en España) creyendo que se la podían meter doblada sin que respiraran, van, y ni cortos ni perezosos decretan, porque si, porque se lo manda el gran capital internacional, especialmente el que nos domina a todos a través de la engañifa democrática de la UE co