lunes, 12 de octubre de 2009

PLASTILINICAMENTE HABLANDO

PLASTILINICAMENTE HABLANDO
Mariano Rajoy sentó su cátedra del embuste con el asunto de la catástrofe del Prestige en las costas gallegas. Lo que contaminaba era el fuel-oil del Prestige, el hecho en sí, y que por tanto no necesita ser pensado para que sea real.
Sin embargo, sometido el fuel-oil vertido por el Prestige a la alquimia, que no química, de Mariano Rajoy, queda covertido en unos hilillos de plastilina que salían de las bodegas desde el fondo del mar hasta la superficie, pero, como ya se había transformado en plastilina, mediante la palabra de Rajoy, pues ya no era fuel-oil, y como ya no era fuel-oil lo que salia de la panza del Prestigepues, sino plastilina, y la plastilina no contamina, pues cero pelotero la contaminación del Prestige, a otra cosa mariposa.
Y esa es la política de comunicación, hacer de lo negro blanco c