lunes, 30 de marzo de 2015

GRECIA: ¿APRENDIENDO PARA ESPAÑA?


Entrevista al economista Michel Husson

“La deuda griega deriva de tasas de interés abusivas y bajadas de los ingresos públicos”

Rebelión
La Marseillaise
26.03.2015


El Parlamento griego puso en pie de forma oficial (17/03/2015) la comisión de auditoría de la deuda pública griega anunciada el pasado 4 de marzo. Esta comisión es independiente y está compuesta por personalidades internacionales, entre ellas Eric Toussaint, presidente del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM). El Colectivo francés de auditoría ciudadana de la deuda propone una contribución con el estudio realizado por el economista Michel Husson. Publicamos a continuación una entrevista con el autor de dicho estudio.

Angélique Schaller: Has analizado la deuda griega a plazo largo. ¿A partir de los años 1970?

Michel Husson: Era importante remontarse al pasado pues Grecia abordó la crisis de 2007 con una deuda importante, heredada de ese pasado. Globalmente, hasta los años 1980, esta deuda era de un nivel razonable (el 20% del PIB) y estable durante varios años. Solo entonces conoce una progresión, fuerte, que durará hasta 1993. Esta subida resulta en particular de las tasas de interés extravagantes que se aplican entonces, pudiendo alcanzar el 15-20% y que tienen un efecto de “bola de nieve”. Pero también es debida a la caída de los ingresos públicos. Tras la entrada en la zona euro, hay un período “de euforia”, las tasas de interés convergen y el país puede pedir prestado más fácilmente, más aún si se tiene en cuenta que los bancos son cómplices afirmando que la deuda era sostenible, y hay una política clientelista llevada a cabo en todas direcciones, haciendo bajar los impuestos y las cotizaciones sociales.

En la hipótesis de tasas de interés correctas y de ingresos mantenidos ¿Cuál habría sido la situación de la deuda griega en 2007?
El impacto de las tasas de interés es de 40,9 puntos del PIB y el de los ingresos de 16,9 puntos. Acumulando un nivel de ingresos mantenido y tasas de interés que no superaran el 3%, la deuda habría sido del 45% del PIB. No hay que olvidar que es precisamente esta deuda elevada la que ha hecho a Grecia tan sensible a la crisis de 2008.

¿Pero el gobierno habría podido negarse a las tasas de interés abusivas?
Sí, encontrando otras fuentes de financiación, obligando a los bancos privados a tomar deuda pública, jugando con la fiscalidad o también monetizando esta deuda, es decir, poniendo a funcionar la máquina de billetes. Esta última opción no era ya posible a partir de 2001, fecha en la que Grecia entró en la zona euro, aceptando la regla de prohibición de financiación de la deuda por el Banco Central.

A partir de 2007 hay un nuevo aumento y en 7 años, la deuda pasa del 103% al 175% precisamente cuando la troika se encuentra en el puesto de mando