viernes, 20 de junio de 2014

FELIPE VI: ¿COMIENZO FAMILIAR?

Don Juan Carlos ya es maderable, o sea, que se puede hacer leña legal del árbol caido o abdicado, que para el caso viene a ser lo mismo.
Pero don Felipe, que tengo la mosca tras la oreja y que no deja zumbearme al oído: Manolo, tú a lo tuyo, que me vigiles al Rey que a lo mejor no es trigo limpio. Así que lo estoy vigilando, Don Felipe, que lo sepa.
Usted está en el cargo para resolver asuntos públicos, por ejemplo, para que a los pensionistas a los que no se nos da nada, porque no somos princesa Leonor, y por no serlo hemos tenido que trabajar para darle ropa y sustento a usted, lo del preparao, supongo, será de su padre, que no se nos robe más de la pensiones, o para que los ladrones de los EREs vayan al truyo de una vez y menos mareo de la perdiz con la juez Alaya y que los achorizados del caso Gürtel-PP suelten la gallina también y al trullo.
De manera que si aparece por ahí algun supuesto hermano suyo, de padre, por partida doble, o sea, hermano y hermana, no se le ocurra dedicarle un segundo de su tiempo laboral al litroneo este de los hijos ilegitimos que parece que le andan buscando las cosquillas a Su Señor Padre. Que su jornada laboral son 24 horas, contadas las del día y  las de la noche

*++
del abogado de su supuesto hijo ilegítimo

El Rey afrontará su primera ampliación de demanda civil horas después de que abdique

61
El futuro judicial del rey Juan Carlos podría sufrir su primer revés este mismo viernes o a, más tardar, el próximo lunes. Albert Solà Jiménez, el catalán que reclama desde hace años ser hijo ilegítimo del rey Juan Carlos, aprovechará la abdicación del monarca para ampliar su demanda de filiación contra él de forma inmediata. Hasta ahora, todo intento judicial por esclarecer su filiación se ha dado siempre de bruces con el muro de la inviolabilidad del rey, condición que Don Juan Carlos perderá a partir de la medianoche, cuando se haga efectiva su abdicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La nueva situación del Rey, no resuelta en la ley orgánica de abdicación aprobada este martes por el Senado en su último trámite parlamentario, abre un vacío legal al que Albert Solà y su abogado, Francesc Bueno, van a aferrarse para tratar de demostrar que Solà es el hijo primogénito de Don Juan Carlos de Borbón. Por ello, en los próximos días presentarán un escrito de ampliación a la demanda que ya registraron en el pasado mes de octubre y que, aunque fue inadmitida a trámite, fue recurrida (recurso 630/2014) y se encuentra ahora en la sección 24 de la Audiencia Provincial Civil de Madrid, donde se deliberará, en principio, el próximo 9 de septiembre. Aunque el futuro aforamiento del Rey, pendiente todavía de ser regulado por ley, podría hacer que este caso acabe finalmente en el Tribunal Supremo. 

El abogado de Albert Solà explica a El Confidencial que, una vez que la abdicación sea efectiva y el rey pierda su inviolabilidad, presentará un escrito de ampliación de la demanda ante la Audiencia ateniéndose a lo que establece el artículo 286 de la Ley de Enjuiciamiento Civil para los “hechos nuevos o de nueva noticia”. Dicho artículo establece que, si “antes de comenzar a transcurrir el plazo para dictar sentencia, ocurriese o se conociese algún hecho de relevancia para la decisión del pleito, las partes podrán hacer valer ese hecho, alegándolo de inmediato por medio de escrito”. Francesc Bueno presentará pues esta pérdida de la inviolabilidad, que fue la razón por la que no se admitió a trámite la última demanda que presentaron en octubre, como este “hecho nuevo o de nueva noticia”.

El Rey perderá su condición de inviolable a partir de las cero horas del 19 de junio (EFE). 
El Rey perderá su condición de inviolable a partir de las cero horas del 19 de junio (EFE).
Albert Solá lleva varios años luchando para reclamar su condición de hijo primogénito del rey Juan Carlos y de María Bach Ramón. En octubre presentó una segunda demanda de filiación ante el Juzgado de Primera Instancia número 34 de Madrid en la que aportaban nuevas pruebas que tenían por objeto evidenciar la filiación (entre ellas dos cartas firmadas por la Casa del Rey) y se incluía también en la reclamación a la madre biológica con la intención de esquivar el concepto de la inviolabilidad. Con ese mismo objetivo, solicitaron también que, en caso de que el rey fuera inviolable, se exhume el cadáver de Don Juan, el conde de Barcelona, que reposa aún en el Pudridero del Panteón de Reyes del Escorial, para que se le realizasen las pruebas de ADN pertinentes para la demanda. “La prueba de ADN por vía judicial sólo puede