miércoles, 31 de agosto de 2011

PUBLICADO EN CRONICA DE ARAGON

DEMOCRACIA REAL YA (DRY): PSOE, PP, LA MISMA COSA ES (4ª PARTE)


Por Manuel Sogas/31. Agosto 2011

Zapatero y Rajoy, como máximos representantes oficiales del PSOE y PP al servicio del capital, respectivamente, deciden modificar la Constitución Española, porque para ello han sido requeridos por dos de los máximos representantes del capital internacional: Sarkozy y Angela Merkel.



Las graves acusaciones de Rajoy y cúpula directiva del PP contra Zapatero, al que menos bonito le han dicho de todo (sin faltar la acusación de colaborador de ETA), no ha supuesto obstáculo alguno para pactar a espaldas del pueblo la reforma de la Constitución que los grandes capitales necesitan que se haga.
Previamente, Zapatero se había reunido en secreto y a los mismos efectos del pacto con los sindicatos UGT y CCOO y los empresarios, algo que seguramente podrá escandalizar a los ingenuos que crean estar en un sistema democrático, pero que no tiene nada de raro si se considera que en un sistema no democrático lo normal es actuar no democráticamente. Y esto no porque Zapatero se haya vuelto malo de golpe y porrazo, sino porque es el requerimiento exigido por el sistema no democrático con visos de democracia que nace tras la II Guerra Mundial, que es en el que estamos.
Si a la II Guerra Mundial se le quita el fantasmagórico velo de idealizaciones que tiene que ver más con la ficción literaria que con la realidad, quedan más de treinta millones de muertos, el aparato productivo europeo destruido, millones de personas sumidas en el dolor y la amenaza cierta del avance de las ideas de izquierdas que en ese momento representaba la URSS, frente al bloque capitalista que ha resultado victorioso (del que la URSS también forma parte) con el aparato productivo desarrollado e intacto de USA que puede ser utilizado de forma inmediata para paliar la miseria material que ha provocado la guerra.
A la necesidad de resolver los problemas materiales de subsistencia responde el aparato productivo de USA que se exportará a Europa y Japón. Quedaba por resolver la cuestión política que cumpliera el doble objetivo de diluir el avance de las ideas sociales de izquierdas, a la que habrá que hacer alguna concesión, pero sin poner en peligro la esencia del capitalismo, y esto queda resuelto con un sistema político que descanse en una organización sindical fuerte capaz de frenar y controlar las demandas del movimiento obrero para hacer de filtro y no dejar pasar más que determinadas demandas “blandas” para ser discutidas “democráticamente” con una organización empresarial representativa del capitalismo dominante (pero que no representa a todos los empresarios) y el gobierno que aparentemente ha