viernes, 16 de mayo de 2008

COSLADA ES MUCHO COSLADA

Pensaba yo que las muchimillonarias corruptelas de constructores, alcaldesas y alcaldesos, concejalas y concejales, jueces y juezas, cantantas y cantantes, banqueros y banqueras, etc., y de etc., sólo se daba en Marbella, donde los jeques se montan en jacas y, quien más y quien menos, caso del matrimonio Aznar-Botella, con sus ahorrillos, que debieron ser un pastón se compran un ático, y miren por donde, un ático de los ilegales, con la de pisos legales que debe haber para comprar en toda España. Pues van y la cagan: ilegal que se lo compran, pobrecitos míos.
Así que, cuando enchiqueraron a unos cuantos delincuentes sin aclarar para nada de donde partían tantos corrupteadores, me quedé tan contento, pensé que la corrupción en la amada España de Aznar, Rajoy y también de Su Majestad y Zapatero, porque yo vivo en otra España, quedaba erradicada.
Pues, no. Me equivoqué, lo reconozco. Aquí, en la amada España de los amantes patrios queda tela marinera que cortar, o sea, corrupción que descubrir, porque Coslada es España, y Madrid es más grande que un día sin pan, donde viven Zapatero, Rajoy, Botín, Rato… (éstos últimos pajaritos hasta tanto no diga otra cosa una sentencia son inocentes del todo. Ahora sólo están imputados en un proceso judicial por una mala venta que le hicieron a Banesto de una empresa, un mal día lo tiene cualquiera) y Su Majestad, entre otros.
En Coslada los delincuentes policiales se cuentan por decenas, o sea, de diez en diez (de momento sólo 20), con su jefe policial al frente, para que lo sepan, dedicados a la extorsión, al gañoteo, o sea, comer en un restaurante sin pagar, al mangoneo de la droga, negocio muy lustroso por cierto, al abuso de autoridad, al ligoteo sin pagar en los bares de putas, al justo reparto de lo robado entre el ladrón y el policía que lo detenía: la mitad para cada uno, las cosas hay que hacerlas bien, y es de justicia dar al ladrón la mitad de lo que roban y la otra mitad para el policía que lo agarra, que tiene un trabajo muy arriesgado.
Que los veinte policías locales de Coslada, con su jefe al frente, que no hay banda que se precie sin jefe, debe responder a una organización de calado más profunda me parece evidente, pero como no se sabe todavía, punto en boca y bolígrafo quieto, nada se puede decir de la mafia si no se sabe que la mafia es la mafia.
Berlusconi en esto nada tiene que ver, que yo sepa, que otra cosa es lo que piense, por lo que no procede, de momento, empezar a meter p