domingo, 15 de abril de 2012

¿SERÁ EL REY JUAN CARLOS I EL ÚLTIMO DE ESPAÑA?

(Foto Ap. El Rey Juan Carlos I de España)

UNA POSIBLE RECETA: ABDICACIÓN

Arsenio Escobar (1). De su Blog. 15 Abril 2012

No tenemos el parte de caza de Botsuana. No sabemos cuántos tiros pegó el rey a cuántos pobres elefantes, ni con qué resultado. Pero sí sabemos ya que Juan Carlos se pegó a sí mismo un tiro descomunal. Afecta a muchos órganos vitales para un jefe de Estado de un país democrático, a muchos atributos imprescindibles que ya venían dañados con el reciente caso Urdangarin: el prestigio, la reputación, la honradez, la honorabilidad; la sensatez, la responsabilidad, la inteligencia; el apoyo de su pueblo, el apoyo de las elites políticas y económicas, el apoyo de los medios de comunicación, el apoyo incluso de su familia, y especialmente el de su heredero…
Todos esos campos han sufrido daños con los tiros, unos mucho más graves que otros. Algunos pueden incluso ir a peor a medida que se conozcan detalles de la autocacería del rey o si se hacen ahora diagnósticos y se expiden recetas o tratamientos equivocados.
El pronóstico del herido en su conjunto es reservado. ¿Pueden ser irreversibles las heridas, mortales de necesidad? Sí, pueden serlo: el efecto final del caso Bostuana puede ser que el rey pierda la corona. Que el absurdo, insensato, desejemplarizante, carísimo, clandestino e irresponsable viaje del monarca sea la gota gorda que colme el vaso, la espoleta final que le empuje a la abdicación, aunque sea en unos meses y disfrazada de problemas de salud.
Y puede incluso que, se produzca o no se produzca la abdicación, la sociedad española se esté cuestionando ya hoy mismo la continuidad de la marca en su conjunto, la Monarquía.
*
Lo que dice Arseno Escobar sobre sí mismo en su BLOG: