viernes, 22 de febrero de 2008

ESPERANZA AGUIRRE ENTRA POR LA GATERA

Noticia Agenciada

Sin enviado especial, Zaragoza: A la Presidenta de la Comunidad de Madrid le ha salido rana el simulacro de inauguración en un hospital de Parla, Madrid.

Pretendía la rica dirigente del Partido Popular echarse unos pegotes políticos y dárselas con queso a los vecinos del municipio, cuando estos formando grupo delante del hospital le dijeron, más o menos: súbete aquí que verás Madrid y profiriendo gritos reclamaban la defensa de la Sanidad Pública, frente a las maniobras y cambalaches político-administrativos-jurídicos llevados a cabo por ella misma, personal del gobierno de la Comunidad Autónoma que preside y una denuncia anónima para meter en la cárcel a un médico acusado de 400 asesinatos, con el único propósito de desprestigiar a la Sanidad Pública. Denuncia que resultó ser falsa, y ahora el médico aludido, injustamente injuriado, a través de la justicia quiere comerse por los pies a todos los leoninos que lo han intentado utilizar para hacer el gran negocio con la privatización de la Sanidad Pública.

Ante el recio vocerío vecinal, denunciando las maniobras de Esperanza Aguirre, esta se ha medio acongojado y se ha visto obligada por el canguelis a entrar al hospital por la gatera, por la puerta de atrás, emulando el más tradicional método del chorizo corriente y moliente cuando va a saquear una casa.

El grupo vecinal que defendía sus derechos con las únicas armas que tienen: sus voces y algún que otro bolígrafo suelto que escribe a su favor, ha sido calificado por la prensa güena de republicanos (¡óle, sus cojones!) radicales, cuando ha sido lo cierto y verdad, que los empujones se los han llevado ellos por parte de la policía que defendía a la radical dirigente política-económica de la derecha rancia española, doña Esperanza Aguirre, y siendo verdad del todo, que quienes necesitan protección judicial y policial contra ella es el vecindario entero. Pero esto no lo ha dicho la prensa güena. Esto como otras tantas actuaciones políticas hay que imaginarlo.

*