viernes, 15 de febrero de 2019

EE.UU. ATENTO EL PERSONAL QUE DE UN EMPENTÓN ACABO DE TRASTOCAR EL ORDEN MUNDIAL. QUE ESTANDO AQUÍ, EN LA VENTA DEL CRUCE (Que esta Venta existe, a ver si ahora me lo van a tomar todo a broma) CON MI CONSEJERA, MI MEDIA BOTELLITA DE VINO BLANCO Y MIS CUATRO ACEITUNITAS DE COMPAÑÍA, VOY Y ME DIGO: ¡QUE QUIETOS TODOS, QUE ESTO VA DE GOLPE!: QUE ME AUTO DESIGNO PRESIDENTE ENCARGADO EN MIS RATOS LIBRES DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA, ¡qUE YA VALE DE ANGUILAS, NO! (Se necesitan periodistas estomacales, bajitos de esatatura y muy sinvergüenzas, que me jaleen, rían mis gracias y me santifiquen. Serán recompensados con una garrafa de 5 litros de petroleo del que vaya robando por ahí). Y NO ME VENGAN AHORA CON LO QUE SI EL VINO, LAS ACEITUNITAS... QUE NO, QUE NO. QUE 40 MILLONES DE POBRES USA Y 150 MIL MILLONES DE DOLARES EN ESCOPETAS, FRANCACHELAS Y DEMÁS DEL PUEBLO AMERICANO TRABAJADOR QUE NO SE SABEN A DONDE VAN, ES MÁS QUE SUFICIENTE PARA JUSTIFICAR EL GOLPE SOBRE LA MESA QUE ACABO DE DAR EN LA VENTA DEL CRUCE, O NO? ES QUE CUANDO UNO SE PONE, SE PONE, OIGA.



Bases, bases en todas partes... excepto en el informe del Pentágono

TomDispatch
15.02.2019

Como nos recuerda Nick Turse para TomDispatch, los Estados Unidos siguen siendo una presencia militar imperial como nunca antes, no solo de este momento, sino de toda la historia del imperio. Nunca un solo país tuvo tantas bases militares en tantas partes del Planeta Tierra. Compare este sorprendente hecho de 2019, con los de, digamos, los años 50 o los años 90 posteriores a la Guerra Fría. ¿Cuántas bases existen? Como dejó claro Turse, nadie lo sabe, posiblemente ni siquiera el Pentágono. Y más curioso aún, esa vasta infraestructura global, ese "imperio de bases" (en la frase elocuente de Chalmers Johnson), pasa desapercibida en lo que, desde el 9/11, ha sido conocido como "la patria". Pocos aquí piensan en esos acuartelamientos globales (a pesar de que se han desplegado cientos de miles de estadounidenses en los últimos años); los medios que cubren cada tweet presidencial como si fuera una misiva del emperador casi nunca los mencionan, y mucho menos informan sobre ellos; y nadie, aparte de Turse y unos cuantos expertos, parece tener el más mínimo interés en contarlos, mucho menos considerando su costo o incluso el papel global que han estado jugando todos estos años. En términos domésticos, se consideran "desaparecidas en combate", lo que significa que la visión del posicionamiento de Estados Unidos en este planeta [para el público] también está desaparecida en combate.


Con esto en mente, reconozcamos algo más de este extraño momento nuestro: mientras las masivas infraestructuras de bases (y masivamente costosas) permanece firmemente en su lugar, el poder imperial estadounidense es cada vez más otro asunto. Ya debería quedar lo suficientemente claro, a pesar de la reciente aparición del selfie nocturno de Donald con las tropas estadounidenses en la Base Aérea al-Assad en Irak, como dice la CNN, que "la situación de seguridad es todavía peligrosa y todavía puede restringir una visita clandestina de Donald Trump después de más de 15 años de la invasión estadounidense". Parece estarse iniciando casi sin ayuda el proceso por el cual el sistema imperial estadounidense, construido durante los últimos tres cuartos de siglo, un desmantelamiento. La Retirada Siria y la posible reducción de tropas afganas podrían ser polvo al viento, pero un día, ¡qué viento se podría formar! [...] Tom


*** 
Bases, bases en todas partes... excepto en el informe del Pentágono

El ejército de los Estados Unidos finalmente se retira (o no) de su base en al-Tanf. Ya sabes, aquel lugar que el gobierno sirio afirmó durante mucho tiempo que era un campo de entrenamiento para combatientes del Estado Islámico (ISIS); el corredor terrestre dentro de Siria, cerca de las fronteras iraquí y jordana, que Rusia ha llamado un semillero terrorista (sobre el que flotaba la idea de una administración conjunta con los Estados Unidos); un campamento donde cientos de Marines de los Estados Unidos se unieron a las fuerzas de Operaciones Especiales el año pasado; un puesto de avanzada que, según los oficiales estadounidenses, no solo era la clave para derrotar a ISIS, sino también, según el general Joseph Votel, comandante de las fuerzas estadounidenses en el Medio Oriente, para contrarrestar "las actividades malignas que les gustaría llevar a cavo a Irán y a sus diversos satélites y vasallos". Ya sabes, esa al-Tanf. 



A las pocas horas del anuncio del presidente Trump de la retirada de las fuerzas estadounidenses de Siria, el equipo de esa base ya estaba siendo inventariado para su traslado. Y así, posiblemente la guarnición estadounidense más importante en Siria, podría ser (posiblemente) borrada de los registros del Pentágono, excepto que, al parecer, al-Tanf nunca estuvo realmente en los libros del Pentágono. Inaugurada en 2015 y, hasta hace poco, hogar de cientos de tropas de EEUU, fue una de las muchas bases militares que existen en algún lugar entre la luz y la sombra, un puesto de avanzada en el extranjero reconocido que de alguna manera nunca llegó al inventario oficial de bases del Pentágono.


El Informe de Estructura de Bases 2018 (BSR) 

Oficialmente, el Departamento de Defensa (DoD, por sus siglas en inglés) mantiene 4,775 "sitios", distribuidos entre los 50 estados, 8 territorios de los EEUU y 45 países extranjeros. Un total de 514 de estos puestos de avanzada se encuentran en el extranjero, de acuerdo con la "Cartera de Propiedades Mundial del Pentágono". Solo para comenzar una larga lista, esta incluye bases en la isla del océano Índico de Diego García, en Djibouti, en el Cuerno de África, así como en Perú y Portugal, los Emiratos Árabes Unidos y el Reino Unido. Pero en la versión más reciente de ese informe, publicada a principios de 2018 y conocido como