martes, 22 de noviembre de 2011

MERDEL BÁSICO DEMOCRÁTICO

Hay un magnifico trabajo de Chuiqui Esteban y otros (lainformación.com), relativo a la situación que quedaría el Congreso de los diputados tras las elecciones del pasado 20 N en el caso de que no existieran las circunscripciones electorales ni se aplicara la ley de D´Hondt, que siempre va a favor de los partidos mayoritarios en el reparto de votos
Leído ese trabajo la conclusión no puede ser más clara, ni más injusta ni más desigual ni más antidemocrática.
Ejemplo, con el actual censo electoral de las pasadas elecciones y el número de escaños a elegir, cada uno de ellos se obtendría con 68.398 votos. Pero en la práctica (y de aquí parte el merdel democrático que no se aleja mucho de la corrupción política con su correspondiente traducción lógica a la corrupción económica) resulta que al partido UPyD cada escaño le cuesta 228.048 votos y a IU 152.800 votos, mientras que al PP le cuesta 58.073, es decir, que al PP le cuesta 3,92 veces menos obtener un escaño que a UPyD y 2,63 veces menos que a IU.
Si en vez de este chanchis-pirulis instrumental político-legal a favor de los partidos mayoritarios (y por eso en 30 años no han querido modificar la Ley electoral ni el PSOE ni el PP) se hubiera aplicado monda y lirondamente una persona un voto para el candidato que vote, el PP habría obtenido 26 diputados menos (y nos volveríamos a encontrar con un Mariano Rajoy que seguiría chupando rueda opositora) y por el contrario, UPyD habría obtenido 12 diputados más e IU otros 14 diputados más.
Y por estás y otras razones no dichas ahora, cuando en mi pueblo nos liemos a poner a las cosas el nombre que corresponda con su verdadera naturaleza, al actual sistema electoral, más que democrático le vamos a llamar merdel básico democrático, que vale, pro ejemplo, para que el PP se atribuya la representación mayoritaria que desde luego no tiene, pero que la va a utilizar como si la tuviera.

*++