jueves, 31 de marzo de 2016

ISLA MAYOR, SEVILLA: EL SOS DE UN PUEBLO FRENTE A LA SENTENCIA DE MUERTE QUE EL TRIBUNAL SUPREMO DICTA CONTRA ÉL (PUBLICADO EN CRÓNICA DE ARAGÓN)

Isla Mayor, Sevilla: el SOS de un pueblo frente a la sentencia de muerte que el Tribunal Supremo dicta contra él

31. marzo 2016 | Por | Categoria: El ojo atípico, Magazine, Opinión       



El pasado 16 de marzo el Tribunal Supremo dictó el certificado de defunción de los seis mil vecinos y vecinas del municipio sevillano de Isla Mayor, incluida la importante y puntera industria local cangrejera que deberá cerrar de forma inmediata, con el despido lógico de sus trabajadores y pérdida de sus inversiones, (algunas realizadas recientemente), a partir del momento, que podría ser ahora mismo, en que dicho certificado de defunción sea publicado en el BOE.

Hablamos de certificado de defunción y no de sentencia porque, en puridad, no puede hablarse de sentencia ya que no se ha juzgado hecho alguno. Sólo se han aplicado suposiciones medioambientales genéricas a todo el territorio español, sin tener en cuenta las especificidades de cada uno de los sistemas que lo componen.
Dicho certificado de defunción prohíbe –entre otras cosas– cualquier tipo de actividad pesquera, industrialización y comercialización del cangrejo rojo (Procambarus clarkii), cuya actividad ocupa al 70% de la población activa local, lo que supone unos 200.000 jornales al año y un movimiento económico de 20 millones de euros.
Esa es la magnitud del crimen que en estos momentos se cierne sobre Isla Mayor, y sobre otros pueblos vecinos como Puebla del Río, Almonte o Los Palacios.
El certificado de defunción del Tribunal Supremo se fundamenta sobre “… los informes científicos del CSIC y otros expertos que prueban el carácter invasor (cangrejo rojo) y la amenaza grave que suponen sobre las especies autóctonas (cangrejo de río), el medio ambiente y los hábitos y ecosistemas…”.
Es en este punto donde la “ciencia ecológica” actúa como sustituta de la expresión divina. Y es que toda aquella persona que se haya tomado la molestia de saber qué es la Ecología, sabe (el CSIC y los otros “expertos” también) que dada la amplitud de los estudios que puede abarcar, sus resultados no son en ningún caso indiscutibles.
Ni el CSIC ni nadie puede demostrar que el cangrejo rojo haya representado ni pueda representar una amenaza para el cangrejo autóctono (cangrejo de río) isleño, por la sencilla razón de que en Isla Mayor, y a causa de sus condiciones climatológicas, jamás existió ni podrá existir el cangrejo autóctono de río.
Por ello, calificar de sentencia lo dictado por el Tribunal Supremo prohibiendo toda actividad industrial o comercial respecto de cangrejo rojo por constituir una amenaza para el cangrejo autóctono, no puede ser más que un absoluto sarcasmo que, por desgracia, conlleva graves daños materiales y morales para la población de Isla Mayor.
Y bien… señor cangrejo rojo, ¿de dónde es usted?
Pues señor articulista –responde el cangrejo rojo-, mi primera generación procedía de las marismas de América del Norte, y hace de esto unos cincuenta años que llegué a las marismas de Isla Mayor, por lo que, con el debido respeto y consideración hacia la especie animal humana que habita dicho municipio, yo soy hoy, tan autóctono y natural de Isla mayor, como lo pudiera ser cualquier isleña o isleño. Y si no me ha entendido no tengo inconveniente alguno en volverlo a repetirlo literalmente. Así, que, muy buenas tardes tenga usted.
La historia se repite, pero sólo cuando no se conoce
Los vikingos eran más aficionados a la apropiación del producto del trabajo ajeno que al propio. Y así sabemos que ya por siglo VIII anduvieron saqueando la Isla Mayor, llegando a veces a la propia Sevilla. Luego, deducimos, que por aquellas fechas había riqueza en Isla Mayor.
Por el historiador local, Juan Grau, y a través de su libro “La Ermita. Notas para la historia de Isla Mayor” (2002) en el que se narra una lucha más de un grupo de vecinos defendiendo aquello a lo que tenían derecho, en su página 69, hace referencia a una serie de conflictos sociales en el siglo XIII que tuvieron como escenario Isla Mayor, y que significaron la ruina material de la misma. Concretamente, dice que acabaron con “… la liquidación de la estructura socioeconómica de la QABTUR (Isla Mayor) musulmana, con población estable y entidad propia, que no recuperaría hasta nada menos que seiscientos años después tras un proceso de segregación del municipio matriz (Puebla del Río) que culminará en 1994”. Otra lucha más del pueblo de Isla Mayor.
Lo que representa para Isla Mayor el certificado de defunción dictado por el Tribunal Supremo, es el principio de un nuevo proceso histórico para su ruina material, en la medida en que se impone, a cualquier precio, la aplicación del certificado de defunción.
¿Qué solución inmediata, efectiva y REAL tiene hoy el pueblo de Isla Mayor? Dado que los Tribunales no actúan por sí mismos, sino en nombre del Rey, acudir en tropel a la Casa del Rey, que por otra parte es casa nuestra, para exigir que de forma inmediata, repare el daño material y moral que en su propio nombre ha cometido el Tribunal Supremo contra el trabajador pueblo de Isla Mayor.
 
Fotos:
1) Una de las industrias transformadoras de cangrejo del pueblo (autor: Manuel Sogas)
2) Canal de riego que no ha visto un cangrejo autóctono de rio en su vida, porque no han existido nunca (autor: Manuel Sogas)
3) Uno de los campos de arroz donde se crían los cangrejos cuando se inundan y crecen los arrozales (autor: Manuel Sogas)
4) Finca del pueblo donde se introdujo el cangrejo por primera vez, con su industria transformadora al fondo (autor: Manuel Sogas)
5) Campo de arroz seco, donde se crían los cangrejos con Isla Mayor al fondo (autor: Manuel Sogas)
6) Pescador de cangrejo rojo en Isla Mayor (autor: Rafael Molina)

*++