miércoles, 23 de septiembre de 2015

INDEPENDENCIA DE CATALUÑA. RAJOY Y MAS, DE IDÉNTICO PELAJE. ¿A QUÉ ESTÁN JUGANDO?

¿RUPTURA CON MADRID O EN MADRID? EL 27S EN CATALUNYA. UN ANÁLISIS AL SERVICIO DE LA REPÚBLICA

3/3

A.García Bibao
Sociología crítica
20.09.2015

El enorme deseo de cambio y de medidas sociales sigue siendo muy fuerte en las masas populares, pero la alienación postmoderna es enorme y el franquismo sociológico —particularidad del escenario español— es usado sin escrúpulos por fuerzas como Podemos o Ahora en Común para impedir el debate republicano por la ruptura. Y este no aflora, no lo logra, pese al enorme potencial latente del republicanismo, pues no hay fuerzas organizadas que alienten ese fuego como ha ocurrido en Catalunya con la «República Catalana»

En resumen: la España realmente existente no tiene nada que ofrecer a la Catalunya independentista, la desconexión moral es ya una realidad. No hay una narrativa nacional española convincente posible en una España que niega su pasado y pretender que la historia comienza en 1977. Para el estado español actual, el tribunal y la sentencia de Companys siguen siendo considerados como legales, y él un prisionero ejecutado legalmente, tanto él como los más 155.000 asesinados después de la guerra. Con esta narrativa de la que el PSC-PSOE es cómplice, ¿qué credibilidad tiene su discurso? La derecha no puede hacer otro discurso y la izquierda está en una crisis terminal. ¿puede aportar la izquierda española un camino de solución?

Si comparamos la dinámica en Catalunya —con la polarización clara que causa que un sector apueste decididamente por una ruptura, si bien en clave independentista—, con lo que ocurre en el resto de España, vemos que reina la confusión política en la izquierda española y desde luego no hay nada equivalente en términos de reto al Estado y al status quo dominante. ¿Porqué? Porque el equivalente al reto que supone para el estado central la Republica Catalana, sólo puede ser un reto igual de directo, y éste no puede ser otro que la República Española, una República que podría tender la mano a las clases populares y a los trabajadores por encima de fronteras. Un reto que en España, en las Cortes y en los estados mayores de los partidos con representación nadie está dispuesto a asumir, su juego es otro. Ni existe una burguesía «española» republicana, ni hay una izquierda «estatal» digna de tal nombre, y las fuerzas emergentes son un magma mal digerido de consignas postmodernas de la revolución naranja. Nada que preocupe realmente al poder.

De existir un polo de lucha republicana capaz siquiera de elaborar una estrategia de reto al estado central, postfranquista y monárquico, su existencia combinada con la apuesta catalana pondría el sistema entero en grave riesgo de ruptura y podría crearse un escenario de superación de este régimen. Pero lo cierto es que no existe.

Es preciso aclarar el debate, aclarar el campo. El régimen postfranquista está en crisis pero han logrado el éxito en su paso al nuevo Rey y han desarticulado a la izquierda tradicional al tiempo que las fuerzas emergentes no representan una amenaza real: la única amenaza seria es a día de hoy el proceso catalán. Sin una izquierda fuerte en posiciones republicanas las tendencias autoritarias que podría desencadenar la posible independencia de Catalunya, más el fraude político que son las soluciones podemiticas, permiten prever un escenario de profunda crisis, hundimiento económico, miseria autoritarismo y fascistización de todo el sistema.

El independentismo no es panacea de nada por si mismo, como ocurre con una república: todo depende de los valores dominantes y la relación de fuerzas. No es dramática una frontera si las personas disfrutan de derechos y libertades a ambos lados, si predominan los valores republicanos a ambos lados no hay lugar para el temor, el problema son siempre las oligarquías que enfrentan a los pueblos para mejor dominar, las derivas irracionales, sectarias, etnicistas, incluso racistas que pueden acabar imperando y servir de abono al fascismo. Un nacionalismo con valores republicanos sinceros permite siempre marchar juntos fraternalmente, esa es la apuesta federal. Pi i Margall, enlazando con una cierta tradición libertaria propugnaba la libre federación de personas, de los trabajadores, de los pueblos.

De todas las fuerzas políticas en presencia en Catalunya representadas en el Parlament y con candidaturas este 27S solamente las CUP combinan voluntad de ruptura, republicanismo, perspectiva de clase e independentismo. La coalición en torno a Más aparece mucho más embriagada de lirismo nacional que de realista visión de clase.

La inexistencia de unas CUP a nivel estatal impiden crear una coordinación política efectiva que cambie la relación de fuerzas en Madrid y en Barcelona. Para vergüenza eterna de la izquierda española, los únicos que se atreven a pronunciar en alto la palabra República son los independentistas catalanes (y muy particularmente las CUP). No puede extrañarnos lo que pase.

En el campo no independentista hay una excepción clara: el PRE – Partit Republica d´Esquerra que desde una perspectiva republicana con la que nos sentimos hermanados totalmente han confluido en Catalunya Sí que es Pot. No obstante, de todas las fuerzas que la apoyan, el PRE es la única fuerza que de forma decidida y clara plantea Ruptura en Madrid (que no en Madrid) y por la República Española.  Es decir, la deserción de la República Española de la izquierda estatal es de tal magnitud que incluso Catalunya Sí que es Pot no hace su campaña contraponiendo laRuptura en Madrid, con la Ruptura con Madrid que caracteriza a los independentistas.

En nuestro colectivo Al Servicio de la República apoyamos sin fisuras la valiente actuación del PRE, que se ha visto sometido a una presión intolerable tanto por sectores independentistas como por sectores del ciudadanismo emergente y la izquierda estatal que consideran la Ruptura y la República no prioritarias. La coalición Catalunya Sí que es Pot, en este sentido, ve aumentada su credibilidad con la presencia de republicanos que lo son explícitamente y abordan el conflicto en clave constructiva. Es la inexistencia de una fuerza republicana fuerte en Madrid y partidaria de la ruptura la que está impidiendo una marcha distinta de los acontecimientos.

Debemos hacer frente a esta situación. Es preciso reorganizarse sobre objetivos y estrategias claras. La República es una necesidad democrática ineludible y la construcción de alianzas, los objetivos y las estrategias de acción política deben articularse explícitamente. Necesitamos la ruptura democrática en Madrid. El drama no es que Catalunya se vaya, sino la inexistencia de una España a la que podamos servir sin avergonzarnos, como dijese don Manuel Azaña. Es preciso recuperar nuestro país, construir un estado al servicio del pueblo, comprometido con los derechos y libertades de todos, capaz de afrontar los terribles retos que el futuro nos depara (cambio climático, pico del petróleo, transición energética, caos geopolítico). España necesita volver a ser dueña de sus destinos. En Catalunya nos dicen que es ya tarde. Tal vez. Pero honradamente, como republicanos españoles que nos sentimos, Catalunya es parte de nosotros mismos y perderla es el último acto de un drama más antiguo; si se van será solo por un motivo, porque la España democrática, fraterna, plural y solidaria no existe ya, sigue en una cuneta. La Tricolor os ampara a vosotros también, hermanos.

Necesitamos una alianza republicana, se llame así o no, con tres objetivos y una estrategia para lograrlos.

1º Un programa social de emergencia frente a la crisis para ayudar a la población.

2º La declaración de nulidad de los referéndum que trajeron la monarquía y la ley de Amnistia, que son los elementos clave para acabar con la impunidad y recuperar la República. Sin ellos no hay ruptura.

3º La plena recuperación de nuestra soberanía popular, económica y de defensa. (federalismo real, cuestionamiento del euro y UE, salida de la OTAN)

Y desde esa confluencia, tender la mano a todos y avanzar con quienes se sientan identificados con esta estrategia. Ya sabemos que esta es una propuesta modesta, pero es la que los republicanos estamos intentando sacar adelante.

Si te consideras Al Servicio de la República contacta
manifiestorepublicano@gmail.com


*++


REFUGIADOS. ¿QUIÉN ES MÁS CRIMINAL. EL CRIMINAL O EL QUE CREA AL CRIMINAL FACILITÁNDOLE MEDIOS PARA COMETER EL CRIMEN?