domingo, 29 de septiembre de 2013

ZARAGOZA, TRANSPORTES URBANOS, NEGOCIO QUE NO ES LIBERTAD DE EMPRESA, SINO LIBERTAD DE ATRACO A LOS CIUDADANOS A MANO LEGAL ARMADA


EXIGENCIA UNÁNIME DEL AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA A LA EMPRESA ADJUDICATARIA PARA LA SUBROGACION DE LA PLANTILLA DE AUZSA

por AraInfo | Achencia de Noticias d´Aragón
kaosenlared
28.09.2013


 ( Foto: Agencias )

Seguimiento de la huelga día 27: Conductores 100%. Taller: 100%.

Agencias El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado por unanimidad una moción del grupo municipal de CHA en la que se insta al equipo de gobierno municipal a emprender acciones judiciales contra AUZSA, empresa adjudicataria de la contrata del servicio municipal de transporte urbano de la capital... ... del país, al entender que esta empresa incumple varias de las clausulas del pliego de condiciones. 

Para Leticia Crespo, portavoz de CHA en el pleno de hoy, “se trata de un conflicto salarial en el que el Ayuntamiento no tiene nada que decir, pero si en el cumplimiento de los pliegos del convenio. Hace falta exigir el cumplimiento del pliego de condiciones con la subrogación total de la plantilla”. Por su parte, el concejal Raúl Ariza ha exigido “la necesidad de un informe jurídico del Servicio de Contratación, ante lo inmoral e injustificable de las decisiones de la empresa, y así poder echarlos de la contrata o al menos sancionarles por cada mínimo incumplimiento”.

Desde el comité de empresa de AUZSA explican que “nos congratula que en el pleno del Ayuntamiento del día de hoy, haya habido unanimidad a la hora de exigir a la empresa AUZ que cumpla los pliegos de la contrata y subrogue a toda la plantilla, así como el cumplimiento del convenio. Pero lamentamos la falta de democracia participativa por parte de señor Alcalde -Juan Alberto Belloch- que ha impedido que finalizase la intervención de la trabajadora despedida y embarazada que en representación del comité de empresa y de toda la plantilla, se estaba dirigiendo a todos los concejales, al ordenar a la policía local que le quitaran el micrófono”.

Antes de producirse el debate en el pleno municipal entre los cargos electos tenía la palabra la trabajadora cuya intervención, interrumpida por el alcalde del PSOE Juan Alberto Belloch, reproducimos a continuación: 

Señor Don Juan Alberto Belloch, Alcalde de Zaragoza, Señora Doña Carmen Dueso Consejera del Area de Servicios Públicos, señoras y señores concejales. 

No soy la Presidenta del Comité de empresa, soy una trabajadora de la nueva empresa Autobuses Urbanos de Zaragoza,recientemente despedida bajo la excusa de los recortes de autobús que se han aplicado en esta ciudad desde el día 1 de agosto. Con la autorización de nuestros representantes sindicales en nuestro comité de empresa, me dirijo a ustedes en representación de toda la plantilla de autobuses urbanos, tanto de los activos en plantilla, como de los que estamos en esta situación especial de baja empresa involuntaria, a la espera del reingreso en la que hasta hace poco era nuestra empresa.

Sr. Belloch, hace unos meses, usted, al igual que la señora Dueso, nos dijeron a través de los medios de comunicación, que los recortes en el servicio de autobús o reordenación como le llaman ustedes, no iba a significar pérdida de empleos en la nueva contrata del servicio de autobús. Sin embargo la empresa que, con su beneplácito, ha conseguido quedarse con la contrata, y en menos de un mes, nos ha despedido a 153 trabajadoras y trabajadores.

Autobuses Urbanos, no ha tenido ninguna sensibilidad a la hora de ejecutar estos injustos despidos, de tal manera que, yo misma, estando embarazada y en situación de I.T. por maternidad, es decir sin costarle un euro a la empresa, puesto que la Seguridad Social costeaba mi baja, junto a otra compañera, también embarazada, hemos sido despedidas junto a 151 trabajadores mas, siendo que hay compañeros que voluntariamente le han comunicado a la empresa su voluntad de abandonar la empresa y la Dirección no se lo permite.

De nada ha servido que nuestro comité de empresa con el respaldo de casi toda la plantilla firmara con ustedes un documento en el que se comprometían que para conseguir nuestro ingreso en la empresa, se admitiría congelar el salario de todas y todos durante el año 2014 y 2015. Como ustedes ya saben estamos en huelga indefinida reivindicando un mejor servicio de autobús urbano, la readmisión de todos las compañeras y compañeros despedidos involuntariamente y porque se respeten nuestros derechos laborales y económicos recogidos en nuestro convenio colectivo.

Este conflicto también es contra la avaricia de las empresas, interesadas en primar sus beneficios a costa de las condiciones laborales de las trabajadoras y la calidad del servicio de autobús urbano. Pero, sobre todo, supone también la reivindicación de la responsabilidad pública en la garantía de la calidad de un servicio esencial para la ciudadanía. Con este conflicto reivindicativo en defensa propia, ante la gran agresión que nos están haciendo, queremos denunciar que con esta empresa privada que en la actualidad tiene la contrata, prevalece el negocio sobre los derechos de las personas. Para la empresa Autobuses Urbanos, el servicio público de autobús es un negocio especulativo, ya que esta empresa incumple los pliegos de condiciones, no garantiza los puestos de trabajo, nuestro convenio, ni la calidad del servicio a los ciudadanos.

Lo que esta en juego en este conflicto es el respeto a los derechos de las trabajadoras y al de los ciudadanos a tener un servicio de calidad, del que la empresa AUZ quiere hacer un voluminoso negocio con la placida connivencia de este Ayuntamiento. Las trabajadoras y trabajadores de AUZ, somos las víctimas de esta especulación empresarial de un servicio esencial para los ciudadanos y sin embargo nos quieren presentar como los culpables de este conflicto, cuando ustedes por recortar y AUZ por incumplir el pliego y aplicar la escandalosa reforma laboral, son los que, de una u otra manera, han hecho posible que 153 familias hayamos incrementado el número de desempleados de esta ciudad.

La plantilla de la empresa AUZ, estamos indignados con la actitud de este Equipo de Gobierno al tirar la toalla y no imponer su autoridad de administración local contratante ante una multinacional extranjera que inicialmente ya comprobamos que su objetivo no es prestar un servicio de calidad a los ciudadanos de Zaragoza, si no todo lo contrario, lo que quieren es llevarse lejos de nuestras fronteras el dinero público con el que se le van a abonar los kilómetros que realice.

Señor Belloch, la plantilla de Autobuses Urbanos le queremos trasmitir que vamos a luchar hasta el final por defender nuestros derechos, el reingreso de todas y todos y por volver a tener la calidad de servicio de autobús que hace un mes teníamos en esta ciudad. Sabemos que sin su apoyo e implicación esta lucha va a ser muy larga y costosa, pero somos cabezones y no vamos a reblar, porque sabemos que tenemos la fuerza que da tener la razón. 

Algún día sabremos si el equipo de Gobierno de este Ayuntamiento está haciendo todo lo que está en su mano para que las trabajadoras y trabajadores despedidos volvamos a la empresa, para nosotras siempre hemos tenido la convicción que por encima del poder empresarial de una empresa subcontratada por este Ayuntamiento estaba el poder político elegido democráticamente por todas nosotras.

Por ello, le instamos a que coja las riendas del Gobierno de esta ciudad e imponga la autoridad que le otorga el ser el político que tiene la responsabilidad de gobernar sobre más de la mitad de los ciudadanos aragoneses y obligue a Autobuses Urbanos de Zaragoza a que cumpla los pliegos de condiciones, subrogue a toda la plantilla readmitiendo a los despedidos, cumpla el convenio y de un servicio de calidad que todos nos merecemos, y si se niega a ello, rescate la concesión, municipalícelo, o apueste por la gestión de este servicio, por empresas sociales sin ánimo de lucro.

Esperando que esta intervención no caiga en saco roto. Muchas gracias en nombre de todas y todos trabajadores de Autobuses Urbanos de Zaragoza.

Negativa del comité al arbitraje de la CCNNCC 

Asimismo el comité de empresa informa que “hoy después de la concentración del Ayuntamiento, los trabajadores nos hemos trasladado a la Inspección de Trabajo. Hemos sido recibidos por el jefe de la Inspección de Trabajo, se le ha presentado denuncias ante los graves incumplimientos de convenio por parte de la empresa en materia de descanso semanal, ya que esta obligando a los conductores atener que trabajar obligatoriamente uno de los dos descansos semanales debido a la falta de conductores. Lo mismo ha anunciado que va a hacer para cubrir los refuerzos de las fiestas del Pilar. Puede que la empresa este esperando a que en próximas fechas se posicione la Comisión Consultiva de Negociación de Convenios Colectivos (CCNCC) en Madrid, este comité de empresa, ya adelantamos que el arbitraje debe de ser una decisión de las dos partes, este comité de empresa no ha solicitado el arbitraje de la CCNCC, en Madrid, por lo que la decisión que allí se tome, la vamos a interpretar como lo que es: Una imposición, la cual no la vamos a aceptar. La solución de este conflicto pasa por un acuerdo entre empresa y comité de empresa. Por todo ello mantenemos nuestro calendario de movilizaciones”. 

Calendario de movilizaciones:

Continuan los paros parciales de 12.30 horas a 15.30 horas.

Día 1 de octubre. Concentración en Madrid ante la sede de la Comisión Consultiva Negociación de Convenios Colectivos. El comité de empresa entregara al arbitro asignado D. Jordi García Viña, el documento de acuerdo del conflicto firmado entre el Ayuntamiento de Zaragoza y el comité de empresa, para que inste a la empresa AUZ a que proceda a su firma.

Día 2 de octubre a las 17.30 horas, reunión de los representantes de las empresas subcontratadas por el Ayuntamiento en la FABZ, para decidir las medidas a tomar ante la actual situación. ++ Día 3 de octubre. Manifestación junto a los trabajadores de Tata que partirá a las 19.30 horas desde el Edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón.

Día 5 de octubre, paros de conductores a partir de las 20.00 hasta las 00.00 horas y participación en el pregón de los Pilares.

 *++

NEOLIBERALISMO: UN MUNDO DE PALABRAS QUE DERRIBAN LOS HECHOS


EL ASALARIADO NEOLIBERAL

Manuel Guerrero y Lucía Vicent
Sociología Crítica
2013/09/25

[Sociología crítica][este artículo está siendo criticado por los talibanes neoliberales con la argumentación de que liberalismo implica no intervención estatal y que la realidad muestra que ésta existe, siendo, por tanto, incorrecto hablar de «estados liberales». La respuesta es muy sencilla: el artículo habla de la realidad, del liberalismo realmente existente, no de la versión ideológica de uso en medios radicales y de intoxicación]

Manuel Guerrero: Historiador e investigador del Departamento de Economía Aplicada I de la Universidad Complutense.

Lucía Vicent: Miembro del colectivo econoNuestra y de FUHEM Ecosocial 

Tras la crisis de acumulación acaecida en el mundo occidental desde finales de los sesenta y principios de los setenta, sobrevino el célebre giro neoliberal. Los modelos económicos surgidos tras la Segunda Guerra Mundial defendían una interpretación del papel estatal que concentraría sus esfuerzos en el pleno empleo, el crecimiento económico, el bienestar de los ciudadanos y la intervención en la marcha del mercado si fuera necesario. Todo ello con el acompañamiento de políticas monetarias y presupuestarias de corte keynesiano daría forma a lo que se conoce como “liberalismo embridado”, que constituía un pacto o compromiso de clase entre el capital y el empleo. Este sistema conllevó altas tasas de crecimiento durante las décadas de los cincuenta y sesenta en parte gracias al papel ejercido por los Estados Unidos como garante del mismo. Ya a finales de la década de 1960, este “liberalismo embridado” comenzó a ofrecer signos de debilidad, de agotamiento ante la crisis de acumulación de capital que se experimentaba.

A partir de 1970 este proceso se acentúa debido al avance del desempleo y la inflación, lo que se tradujo en una etapa de marcada estanflación que caracterizó la evolución económica en los años posteriores y tuvo consecuencias significativas: repercutió en un descenso de la recaudación estatal y en un aumento del gasto social que propiciaron unas crisis fiscales que abonaban el terreno para la ofensiva neoliberal. La incapacidad de la izquierda socialdemócrata en unos casos y la traición tácita a su electorado en otros, propició que se convirtiera en un instrumento inútil para impedir el giro ideológico que se estaba imponiendo. Ahora, los intereses coincidentes con las interpretaciones hayekianas tomarían las riendas del cambio. El pacto o compromiso de clase que permitía restringir o controlar en cierto modo las cuotas de poder de las clases altas así como conceder a la clase trabajadora un mayor peso en el reparto de los beneficios se quebró definitivamente.

 El despliegue neoliberal en el mercado de trabajo 

Es a partir de ese momento cuando comienza a aplicarse el recetario neoliberal en el ámbito de los mercados laborales. Se debía estimular de nuevo la acumulación de capital acabando con cualquier resistencia que pudiera ofrecer la clase trabajadora a través de la organización sindical o movimientos sociales, ya fuera en el ámbito nacional o con la injerencia externa si fuera necesario. Ejemplos paradigmáticos de estas dinámicas galopantes pueden ser el golpe de Estado llevado a cabo en Chile contra el Gobierno de Unidad Popular encabezado por Salvador Allende o la ofensiva promovida por el Gobierno de Thatcher contra los sindicatos en el Reino Unido.

 Es posible reconocer, pese a las especificidades pertenecientes a cada región o sector, ciertos aspectos coincidentes que podrían insertarse en el marco [des]regulatorio neoliberal. Uno de los lemas más reconocibles es la denominada flexibilidad laboral. Una condición del mercado de trabajo neoliberal que pretende combatir la “ineficiencia” y el “inmovilismo” anteriores respaldados en poderosas organizaciones sindicales surgidas tras la Segunda Guerra Mundial. Bajo el eufemismo de la especialización flexible se esconde una restauración o formación del poder de clase capitalista (como pueden ser los casos de China o Rusia) fundamentado en una reducción salarial o disminución de la protección laboral. Se configuran unos mercados laborales en los que el aumento de la precariedad y la pérdida de los beneficios por parte de la clase trabajadora vienen a resolver en favor del capital la ruptura del pacto keynesiano del pasado. Esta crisis de acumulación, que comenzó a vislumbrarse a finales de la década de los sesenta, se intentaría solventar, por tanto, en el ámbito del mercado laboral con lo que se ha bautizado como acumulación flexible.

Tal y como señalaba Karl Polanyi : 

[…] la ficción de las mercancías omitía el hecho de que dejar la suerte del suelo y de las personas en manos del mercado equivaldría a aniquilarlos. En consecuencia, el movimiento contrario consistía en frenar la acción del mercado respecto de los factores de la producción: la mano de obra y la tierra. Ésta era la función principal del intervencionismo. El deterioro de las formas de organización obrera, ya sea por claudicación cómplice o por el desgaste sufrido con la ofensiva de la propia lógica capitalista –en la que también se halla el modo de ejecutar la terciarización, las integraciones en áreas económicas, deslocalizaciones, etc.–, forma parte de este panorama que confecciona el Estado neoliberal. Un Estado que transfiere al individuo toda responsabilidad y que abandona toda provisión social al trabajador apoyándose en una exégesis escolástica de su aparato teórico. Esto, en cierto modo, estructura también la atomización de la clase trabajadora y, con ello, su pérdida clara de fuerza en la pugna distributiva: un abandono de la reivindicación colectiva que merma el sentido de clase, del colectivo (valga la redundancia) que viene estimulada también por las altas tasas de desempleo o lo que Karl Marx formulaba como la creación del ejército industrial de reserva. Esta fase condiciona la fuerza negociadora de los asalariados de forma decisiva ya que la devaluación del valor de su fuerza de trabajo, entendida como mercancía, es un hecho.

No hay que olvidar que en esta configuración del Estado neoliberal, el papel de los empresarios y de las corporaciones contribuye de forma determinante en la creación de nuevas legislaciones que favorecen sus intereses de clase y fundamentan unas condiciones objetivas claramente favorables a los mismos.

Un ejemplo de ello son las puertas giratorias, que permiten establecer un trasvase entre sector público y privado a personalidades que, de este modo, incrementan y consolidan sus beneficios por la vía legal. De esta forma, se favorece a empresas de ciertos sectores que se ofrecerán, a su vez, a inflar los presupuestos y a brindar un suculento retiro al cargo público que se preste. Esto funciona, per se, como un elemento de subversión política más dentro de los canales del Estado en favor de las élites políticas y económicas.

Grosso modo, éste podría ser un trazado del paisaje que se ha ido estableciendo en el mercado de trabajo europeo desde el advenimiento neoliberal. La naturaleza, la esencia de los cambios producidos poseen un alto contenido ideológico y si perdemos de vista en nuestro análisis este asunto, obtendremos respuestas fragmentadas e incompletas y, por ende, nuestra réplica estará condenada desde su formulación. 

 *++

UNIÓN EUROPEA: QUIENES NOS ARRUINAN NO NOS PUEDEN SALVAR


(2/2) 

SALIR DEL EURO

La sociedad en una encrucijada

¿Cómo superar el desastre? La alternativa a la crisis que defiende la Troika y abiertamente el PP pasa por profundizar en los ajustes, en la austeridad y en la destrucción de lo público. 

La economía española, como ya le ha ocurrido a Grecia o Portugal, cae por el precipicio y se desfondará en el abismo, con unas consecuencias sociales dramáticas y riesgos políticos de todo signo.

El PSOE, copartícipe activo en el actual diseño económico y social, finge ahora un desacuerdo con el PP y critica su política suicida, pero sigue amarrado al criterio de que el euro es irreversible.

Las direcciones de los sindicatos mayoritarios, una vez contrastado el error de cálculo cometido con el sí crítico a Maastricht, denuncian ahora el actual estado de cosas, pero no están en condiciones de proponer medidas anti crisis realmente efectivas ya que no cuestionan con coherencia la Europa construida.

Otras fuerzas, organizaciones y autores de la izquierda critican la Europa actual y proponen cambios bastante utópicos y proyectos sin fundamento, dado el carácter irreformable de la Europa surgida, sobre todo después de la ampliación de la zona euro al Este.

A las carencias originales de la moneda única se añade el peso que ha cobrado Alemania como país hegemónico y la realidad de una descomposición de Europa, aprisionados algunos países en deudas impagables.

La imprescindible y urgente necesidad de romper con las ataduras de los Tratados europeos no puede paralizarse ni ocultarse tras propuestas de proyectos de otra naturaleza.

Por deseable que sea otra Europa, es ahora inviable, requiere de bases en que sustentarse bien distintas y de la soberanía perdida de cada Estado.

El fracaso del proyecto de construcción de Europa es inocultable, con independencia de que no sea posible determinar cuándo y cómo se desbaratará la insostenible situación existente.

A los firmantes de este manifiesto nos parece claro que la Europa de Maastricht no podrá sobrevivir con su actual configuración, tras los desastres y sufrimientos que ha causado, además de vaciar de contenido la democracia y sustraer la soberanía popular.

También afirmamos que nuestro país no puede salir de la crisis en el marco del euro.

Sin moneda propia y sin autonomía monetaria es imposible hacer frente al drama social y económico, tanto más cuanto que la política fiscal tambiénha quedado anulada con el Pacto de Estabilidad, alevosamente constitucionalizado. 

Es precisa una moneda propia para competir y una política monetaria soberana para suministrar liquidez al sistema y estimular una demanda razonable. 

Y esto como primera condición ineludible, pero en modo alguno suficiente, para poder desarrollar una política avanzada de control público de los sectores estratégicos de la economía, entre ellos la nacionalización de la banca, de reconstrucción del tejido industrial y agrícola, de defensa y potenciación de los servicios públicos fundamentales c