miércoles, 24 de junio de 2015

EDITORIAL CRÓNICA DE ARAGÓN

La hora de la democracia en Grecia

22. junio 2015 | Por Redacción



Resulta irónico que aquellos europeos que se hacen llamar “demócratas”, sean los mismos que pretenden pisotear la democracia en Grecia. Es incluso sarcástico que los mismos liberales que advierten contra un supuesto totalitarismo izquierdista, sean los que atropellan una decisión democrática del pueblo griego.

Quienes mienten a la ciudadanía presentando programas electorales que no tienen la más mínima intención de cumplir, son los que ahora intentan que el gobierno griego incumpla su promesa electoral de no seguir precarizando la vida de sus compatriotas.

Esta jauría de sociópatas va a escenificar hoy su enésimo chantaje contra una nación que el pasado 25 de enero dejó claro en las urnas que no quiere más pobreza, que desautoriza a todos los gobiernos anteriores que han desarrollado una agenda oculta en su nombre, y que los fraudes contables del gobierno derechista de Karamanlis se deben resolver salvaguardando el bienestar de la ciudadanía.

Es de esperar que los hijos de la Troika ignoren estas demandas, por lo que al gobierno griego sólo le quedaría la opción de plantear un referéndum entre dos posibilidades: acatar los delirios ultraliberales del eje Bruselas-Frankfurt-Washington, o renunciar al euro y a la UE, tras constatar que en este club rechazan a los socios que han sido vampirizados por otros socios.

En cualquier caso, Tsipras debería vigilar sus espaldas, ya que el último primer ministro griego que nombró la palabra referéndum, fue lapidado en plaza pública por la derecha y por sus correligionarios “socialistas”. Corría el año 2011, gobernaba Grecia un tal Yorgos Papandreu, y como decíamos en aquella ocasión, “si el simple anuncio de un referéndum para que los griegos se pronuncien sobre si están o no de acuerdo con la penosa y empobrecida vida que les aguarda, es capaz de generar este nerviosismo en los Mercados, tal vez sea el momento de concluir que el actual modelo de capitalismo salvaje es incompatible con la democracia”.

*++


PEDRO SÁNCHEZ DEL PSOE (que no es Socialista): CADA CUAL CON SU CADA CUAL, PEDRITO


PEDRO SÁNCHEZ NO TIENE PINTA DE BOLCHEVIQUE



F. Hernández Sánchez
Sociología Crítica
23.06.2015

“¿Tengo yo pinta de bolchevique?”, soltó de repente Pedro Sánchez en el contexto de una entrevista-masaje. Pues ¿qué quiere que le diga? Cuando uno escucha “bolchevique” evoca imágenes como la de Lenin arengando a los recios metalúrgicos de las fábricas Putilov de Petrogrado recién arribado a la estación de Finlandia; a Bujarin, Zinoiev y Trotski pasando revista al Ejército Rojo de Obreros y Campesinos en la Plaza Roja; a Lunacharski comandando el piquete de fusilamiento simbólico de dios; a los poemas de Maiakovski, el proyecto de torre giratoria de la sede de la Komintern de Tatlin, “La caballería roja” de Babel, los cuadros de Kandinski y toda aquella ola de creatividad para un mundo nuevo que fue luego ahogada por el antiguo seminarista de Tiflis.

Lo que menos se parece a un bolchevique, en efecto, es un producto de marketing envuelto en las técnicas de modelado para el consumo de las agencias de publicidad anglosajonas; un discente y docente de una universidad privada de las últimas en el ranking de ese pool de expendedoras de títulos contra reembolso, la Camilo José Cela (donde, como cualquier alumno de bachillerato sabe, “se pinta, se recorta y se colorea…”); alguien que se lía a la hora de votar entre tres botones y pulsa el equivocado; uno que dice que Machado nació en Soria y les dice a los socialistas que la bandera bicolor fue por la que lucharon sus padres; un político que, en lugar de publicar sus ideas en Il Manifesto, la New Left Review, The Guardian o Liberation va divulgándolas por El Hormiguero, el Programa de AR o Sálvame. En fin, ¿que si se puede dudar de que no tiene pinta de bolchevique? Por favor, un respeto…

*++


PSOE (que no es Socialista): ¡HOLA DON PEDRITO! ¿PASÓ USTED POR BILDERBERG...?


Club Bilderberg: ¡Esta es la verdadera estrategia!
21.06.2015

Carlos Santa María
La Fiscalía alemana informó recientemente que ha abandonado la investigación sobre las escuchas de la Inteligencia estadounidense al teléfono móvil de la canciller germana, Angela Merkel, alegando "falta de pruebas", pese a los documentos aportados por el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Edward Snowden, sobre el programa de espionaje masivo de telefonía celular a escala mundial desde 2002. El fiscal Harald Range ha restado importancia a que Washington vigilase a la máxima dirigente coincidiendo con un portavoz de la canciller, Steffen Seibert, quien se ha rehusado a responder preguntas de la prensa minimizando el peligroso asunto al decir: "la cuestión no ha sido en ningún momento el teléfono móvil de ella, sino los de todos los ciudadanos".
Ante tamaña respuesta cuya lógica es que no hay que preocuparse porque todos los ciudadanos germanos fueron espiados y no únicamente Merkel, las consideraciones sobre su retardo comprensivo no se hace esperar pues lo que responde es aún más grave de lo que le es preguntado. Eso hace creer que los cerebros del Club tienen serios problemas con sus miembros, simpatizantes, jornaleros o asociados en lo que respecta a política, ciencia y realidad.
Por el contrario, lo primero que hay que aclarar es que a esta reunión asisten en general seleccionados peones de la élite mundial corporativaquienes son lo que representan a personajes de alto poder que no aparecen en las revistas económicas ni de farándula puesto que su interés es disfrutar sus fortunas en la más total privacidad, donde se pueda regir el mundo desde una secreta estancia en un bosque frondoso o en un yate sofisticado.
Entre los participantes figuran presidentes de aerolíneas como Ryanair, de la petrolera Shell, del consorcio aeronáutico Airbus y Lockheed Martin, altos cargos de Google, el Secretario General de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, el expresidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y banqueros con la obvia presencia de la presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín. Fueron invitados el presidente de Austria, Heinz Fischer, los primeros ministros de Holanda, Mark Rutte, y de Bélgica, Charles Michel. Naturalmente se harán notar representantes de petroleras como Chevron, Exxon Mobil, BP, como transnacionales de la comunicación (AT&T, Bell-South). Es de analizar la misiva enviada al secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez. Este último, neoliberal a ultranza y candidato a la presidencia de España, el que contaría con el apoyo del Club supuestamente.
Con estos diversos personajes se deshace la idea según la cual para pensar se requiere un estudio silencioso donde estén los cerebros alucinando y sistematizando. No, estos operarios de altos ingresos también hacen parte de equipos a los cuales les ordenan la tarea de organizar el mapa mundial acorde a los factores que les entregan y prever lo que puede suceder en un tiempo presente, presente próximo, futuro cercano o de más largo plazo.
Lo que sí se sabe con certeza es que no se encontraron para servir a la Humanidad. Es decir, no harán que abdiquen las monarquías, no se opondrán al uso de armas prohibidas, no globalizarán salarios dignos a la gente, no se opondrán a más guerras, no detendrán el narcotráfico, no reorganizarán los modelos neoliberales, no estudiarán fórmulas de redistribución equitativa de la riqueza, no se comprometerán a detener el hambre en el mundo, no postergarán los estudios científicos sobre armas químicas y nucleares, no cooperarán en detener el cambio climático inmisericorde, ni siquiera se concentrarán para reconocer que el orbe merece respeto y sus habitantes también.
Su cita ha sido para planificar esta década y las que continúan,  soportado en estudios correctos, o imprecisos incluso, sobre geopoder (1) en la vida material, social, política y  espiritual. Ello, con el fin de continuar su tránsito por el mundo, manejando la fuerza en toda su dimensión y previniendo atentados a sus riquezas. No es otro el objetivo.
Sin embargo, este 2015 es diferente a años anteriores puesto que varias naciones y pueblos  potentes se han opuesto a los designios de las megacorporaciones de élite, provocando tanto una merma económica junto con temor, como una aceptación objetiva que la realidad anterior no les pertenece unilateralmente ya que está cambiando en su detrimento.
¿Por qué se informa de su reunión?
Naturalmente porque sería imposible disimular u ocultarlo debido a los asistentes. No obstante, cualquier comunicador medianamente serio dudaría de los informes dados por los medios sobre el desarrollo y temario del evento ya que su control omnímodo les permite publicar verdades, mentiras a medias, falsedades, cuando lo deseen y para ser creído por la opinión pública.  
Es posible afirmar que no son ciertos los temas que se tratarán en profundidad, sino que son referentes para despistar o es factible que se trate en reunión abierta por las filtraciones probables, aunque lo esencial es en otro nivel. Los temas centrales tendrán que ver con geopoder como se ha señalado
Hay tres razones más para informar del evento: una, dar la impresión de privacidad aunque no tan secreta que no se pueda saber nada… es la dosis de hermetismo que les da poder a quienes aún creen en lo oculto y su energía global, mítica; dos, para demostrar que una gran parte de estos personajes, "filántropos" y poderosos de las empresas transnacionales, están unidos, lo cual es cierto e infunde pavor; tres, confirmar que sus reglas continúan vigentes y quien se opone a tan alto grado de fuerza puede resultar lesionado aunque no se diga. Naturalmente las figuras que asisten no son la fuente primigenia del Club.
Los temas tratados en la agenda oculta.
Hay que recordar que a esta reunión llegan expertos con información clave, que incluso puede ser equivocada pues la inteligencia no es siempre tan preclara como se comprobó en Ucrania, aunque siempre se saca partido… o en Siria donde hubo que retroceder pese a la invasión proyectada.
En efecto, se trataron seis temas:
Uno, el grado de cohesión de la élite, o sea, establecer cuán sólida es la conjunción de intereses, las personalidades que asistieron y su importancia, confrontar a los aliados con dudas y establecer nuevos contactos que demuestren una fortaleza inexpugnable. Este es un tópico fundamental.
Dos, estudiar si los objetivos propuestos en el Nuevo Orden Mundial (NOM) están asegurados y, por tanto, garantizada la continuidad de seguir percibiendo sus riquezas sin sobresa