domingo, 6 de abril de 2014

22 M: CÓMO SE PLANEARON LOS INCIDENTES DE LAS MARCHAS POR LA DIGNIDAD



3/3



Anemoi contra El Oso Cavernario (I)
05-04-2014

“De piedra los que no lloran. De piedra los que no gritan. De piedra los que no cantan.
Yo nunca seré de piedra. Lloraré cuando haga falta. Gritaré cuando haga falta.
Cantaré cuando haga falta”
Rafael Alberti

Modelo Sun Tzu

Este general chino –dice Piqué-, fue famoso por su capacidad de predicción sobre cómo se desarrollaría una batalla”. “Su éxito, sigue explicando, se debía al profundo estudio del enemigo, sus comportamientos y el exhaustivo estudio del terreno donde se debería desarrollar la batalla o incluso, toda la guerra. Él habla de 9 terrenos posibles(…) En este subcapítulo, nos centraremos sobre dos de los terrenos donde se desarrolla el conflicto/combate y sus consecuencias”:

Los grupos antisistema en general saben que sus acciones tienen más repercusión social y mediática si se desarrollan en ciertos espacios. Por el contrario, esos mismos espacios o terrenos –los más abiertos- les son más desfavorables desde el punto de vista de táctica policial(…). Sun Tzu era partidario de ganar sin combatir y eso se podía conseguir mediante diversas estrategias y la que siempre ha tenido más éxito, ha sido la de que, ‘quien rodea al enemigo, vence’.(…) Volvemos a la táctica policial del primer terreno –abierto- y con fuerza policial suficiente. En este caso, no se quiere reprimir los disturbios ni detener a los infractores, sencillamente se evita. Esto se consigue limitando extraordinariamente la capacidad de movimiento de los manifestantes rodeándoles totalmente.

Esto se realiza en el momento de la concentración que, como se sabe donde se realizará, ha permitido hacer un filtro de malla fina en los puntos de paso obligado por el lugar de encuentro. El objetivo del filtro es el mismo que en el modelo Klausewitz, la requisa de objetos peligrosos de cualquier tipo –porque después habrá contacto físico- y evitar el anonimato. A partir de ese momento, los concentrados saben que la manifestación irá por donde la policía quiera, se detendrá donde la policía quiera y durará hasta que los manifestantes decidan dispersarse. Esta dispersión se hace lentamente, dejando salir a las personas poco a poco y en grupos muy pequeños para evitar su reagrupamiento dentro del círculo.

En estas situaciones, el sentimiento de frustración e impotencia de los manifestantes es muy alto y a menudo generan reacciones violentas de algunos individuos cuando son conscientes de que han perdido toda capacidad de iniciativa. Estos momentos son delicados y es necesario que los agentes de primera línea eviten las provocaciones individuales o los intentos colectivos de romper el círculo. Pensemos que los policías están a menos de un metro de los rodeados. El objetivo no es hacer detenciones, solo inmovilizar. La sensación de derrota de los manifestantes es bastante alta y la moral queda muy “tocada”. No ha habido heridos –no tienen mártires ni tampoco detenidos-héroes. Incluso han intentado, sin éxito, denunciar a la policía por detención ilegal o violar el derecho de deambulación. Si se aplica correctamente, la fiscalía ha sido avisada de la aplicación de esta táctica para evitar denuncias. Si sale bien, se ha vencido sin luchar. El mensaje a Sherwood sería: ‘Fuera del bosque, al descubierto y sin esconderse, sois vulnerables’.

Si vamos al segundo terreno posible, el bosque(…) Aquí los manifestantes se sienten más cómodos porque saben que no se les puede rodear(…) si huyen se aplica aquella máxima de ‘Enemigo que huye, puente de plata’ y ellos la conocen.(…) En lugar del círculo, lo que se hace es una especie de pasillo que va guiando, sin bloquear, los manifestantes por ciertas calles. Las unidades de policía en columnas a pie muy cerca de ellos, pero dejando espacio suficiente para que se muevan y no tengan sensación de ahogo. (…) Como el bloqueo no es impermeable, siempre puede haber algún grupo que aparentando que se va, quiera realizar alguna acción violenta. En es