lunes, 28 de marzo de 2011

MADRID ES MADRID, Y EN MADRID SE ROBA COMO EN CUALQUIER OTRO SITIO QUE SE ROBE

Y LOS FISCALES PUEDEN ACTUAR DE OFICIO, SIN QUE YO LES DIGA: SEÑORES FISCALES, ¡JODER, QUE ES QUE ME ESTAN ROBANDO! PUES, A LO QUE IBA: ¿DÓNDE COÑO ESTÁN LOS FISCALES? PORQUE ESTAR ESTÁN, ¿NO?

UN EURODIPUTADO DEL PP, DE ESTOS QUE COBRAN UN HUEVO POR EURODIPUTEAR, ES MAS INOCENTE QUE LA MADRE DE LA INOCENCIA

(Pablo Zalba, eurodiputado del PP, inocente de chanchulleria y corruptela política-económica parlamentaria europea, y sin objetivos, ¡con dos cojones! )


Dicen las malas lenguas, sólo falta una o cinco investigaciaones policiales para esclarecer los hechos y meterlos en la cárcel, y una mala lengua es el diario El País (27.03.2011), que Pablo Zalba Bidegain, Erodiputado del PP, de estos que diputan a troche y moche, fue uno de los 14 eurodiputantes, o eurodiputados, como prefiera el lector, que llevándoles su sentido del deber más allá de lo corriente y moliente, se reunieron con unos periodistas muy cucos y algo cabroncetes ellos (que es lo que hay que ser), que se hicieron pasar por miembros de una mafia empresarial para echarle la carnaza al Pablo, Pablito, Pablo este del PP de 100.000 euros al año, si lograba en singular pirueta, introducir una enmienda en una Ley que a la supuesta mafia empresarial que decían representar los periodistas disfrazados de Caperucita Roja, les podría suponer algo así de mogollón de beneficios, o dicho campechanamente, tetica monja en palabras informales del Rey, porque el Rey también es muy informal cuando se pone a dar lal tabarra. Pero no tetica monja de estas zaragozanas de Santa Lucía que les han robado del convento un millón y medio de euros en billetes de 500 euros, no. De estas no, de las otras que van más descalzas y tienen un que me sé yo qué.

Y, claro, es lógico, Pablo del PP, Pablito para los amigos, lo niega. Reconoce que la enmienda que introgujo en la posible ley que interesaba a la supuesta mafia empresarial, la hizo, pero no por el dinero y el puesto que le ofrecian en el Consejo de la mafia empresarial los periodistas disfrazdos de Caperucita Roja a razón de 100.000 talegos al año, sino porque Pablo, que es hombre avezado en eso de la política y no descansa en el cumplimiento del deber ni la noche de Nochebuena, como el Rey y la familia Real, se dijo: "¡coño, que enmienda mas guena! ¿a que me la intruzco? Y ya lo creo que se la intrudujo, ¡como que va a pasar a ser ley si la polcía no lo remedia! Que no lo remediará, porque el Pablo es inocente.

*++