domingo, 14 de marzo de 2010

LA PESADA CRUZ DE CRISTO (Y LO QUE LE CUELGA)

(Ratzinger, Papeando hoy como Benedicto XVI)
Pero Cristo, Hijo de Tu Padre, ¿como se te ocurren esas cosas?
Y menos mal que la cruz la llevaste Tú y no yo, de manera que de cruces entiendo poco o nada, pero para mí, así, a ojo de buen cubero, menos de ochenta kilos a la que Tú llevaste a cuestas no le echo.
Pues si a esa misma cruz, según dijiste, que es la que tienen que llevar los curas al hombro, por lo menos para que no se diga, para dar ejemplo, le cuelgas encima lo del celibato… Cristo, compórtate, ¿Tú sabes lo que debe pesar eso del celibato? Y con lo floja y blandengue que deben tener la carne los curas. Que la carne es muy débil, Cristo, que te lo digo yo…, como para andarse con bromas con eso del celibato.
No es por nada. No vayas a creer que es que te quiero meter el dedo en el ojo para chinchar, pero ha habido cineastas que como no queriendo la cosa han venido a decir que la Magdalena y Tú os entendíais… Bueno, Tú ya sabes a que me refiero, que a buen entendedor con pocas palabras basta.
O sea, y lo digo por tu bien, porque el negocio este al fin y al cabo es tuyo, que mira a ver si vas descelibatando a los curas para que se desfoguen con sus mujeres y tengan un hijo, dos o docena y media, porque es que te la están liando y te van a dejar en mal lugar tus encargados aquí en la tierra.
Y para que veas que esto que te digo no es un decir por decir, fíjate lo que dice Elplural.com del día 13 de marzo de 2,010: “El cura pederasta, que había obligado a un menor de 11 años a practicarle sexo oral, fue trasladado desde Essen a Baviera cuando Ratzinger, que fue obispo de Munich entre 1978 y 1981, era el responsable de asignar las misiones y ordenar los traslados de los curas. La jerarquía eclesiástica conocía el suceso y aún así dispuso que el sacerdote ejerciera sus funciones en Baviera y no le denunció a la justicia.” Y este mismo cura todavía abusó de un niño más.