sábado, 16 de febrero de 2019

HAITI. ES LA MISERIA, LA INJUSTICIA Y LA CORRUPCIÓN DEL SISTEMA CAPITALISTA QUIEN PROVOCA LOS DESÓRDENES SOCIALES, POLITICOS Y ECONÓMICOS Y NO EL SOCIALISMO. ESTE ES RESPUESTA AL PRIMERO


PANORAMA POLÍTICO
Renuncia de Jovenel Moïse no resuelve la crisis en Haití

Guarionex Rosa | ANALISTA POLÍTICO
Listín Diario
16.02.2019

La renuncia del presidente haitiano, Jovenel MoÔse, no solucionará la grave situación que vive su país, dejaría la vacancia del Ejecutivo en manos del Congreso que está muy dividido y podría dar paso a una revolución con la toma del poder por políticos radicales.
A eso último teme los Estados Unidos, desde cuya embajada en Puerto Príncipe se ha visto cómo se ha elevado el tono de los discursos de quienes protestan en las calles, con un renovado antinorteamericanismo y llamamientos contra la burguesía.
Si fueran solamente los llamamientos de las turbas no sería nada, pero los manifestantes han dado clara señal de que existe un serio problema de lucha de clases, al atacar negocios de todo tipo, hoteles y hasta la Televisión de Haití, normalmente neutral. A la poblada le llaman “país cerrado”.
Estados Unidos no sabría qué hacer en las presentes circunstancias. El miércoles recibió en el despacho del asesor de Seguridad, en Washington, D. C., John Bolton, al canciller haitiano, Boccit Edmond, enviado con urgencia por el asediado Presidente.
Bolton, reconocido por sus posturas fuertes es reconocido por el título de su principal libro: “Rendirse no es una Opción”, cuyo mensaje esencial pudo transmitir al presidente MoÔse, ya que el viernes tras recibir al Canciller, reafirmó que no dejaría la Presidencia.

Sin apoyo popular
Sin apoyo popular, MoÔse fue elegido en segunda vuelta en los comicios del 2016, tras la primera vuelta en 2015 en la cual ninguno de los candidatos obtuvo una mayoría sobre el 50%. Su elección en  los dos comicios se reputó fraudulenta, aunque la apoyó Estados Unidos.
Si MoÔse dejara el puesto apremiado por las circunstancias que vive Haití, que no son nuevas en su historia, caería también su primer ministro, Jean HenryCéant y su gabinete, lo que daría paso provisional al presidente de la Asamblea Nacional, Carl Murat Cantave.
Cantave ha estado urgiendo al presidente MoÔse a convocar a todos los sectores para resolver la crisis, pero muchos observadores creen que está a la espera de que la situación se deteriore todavía más para que el poder caiga en sus manos. Ha dicho: “Hay que preparar la salida del Presidente”.
Los reclamos originales de las multitudes que recorren todas las ciudades grandes de Haití, se refieren a un supuesto saqueo de los 2 mil millones de dólares recibidos por el país como parte de la asistencia de Petrocaribe, el programa venezolano de subsidio petrolero.
El índice del supuesto robo va dirigido a MoÔse, pero también en general a la clase política haitiana, que como la burguesía del país, vive una vida completamente distinta a la población de la base y a los trabajadores que ganan salarios miserables.

La historia se repite
Los graves disturbios de los últimos 10 días dicen que la historia turbulenta del país se repite una y otra vez desde la independencia en 1804, a lo que siguió la matanza de los ocupantes franceses, una catástrofe ordenada por el libertador Jean Jacques Dessalines.
La historia recoge solamente períodos cortos de relativa tranquilidad. En el siglo pasado algunos fueron de dictadura no tan sangrienta como las de los primeros gobernantes. Otros muy férreos como la era Duvalier, padre e hijo, desde 1957 al 1986, tienen sitio aparte.