lunes, 12 de octubre de 2009

PLASTILINICAMENTE HABLANDO

PLASTILINICAMENTE HABLANDO
Mariano Rajoy sentó su cátedra del embuste con el asunto de la catástrofe del Prestige en las costas gallegas. Lo que contaminaba era el fuel-oil del Prestige, el hecho en sí, y que por tanto no necesita ser pensado para que sea real.
Sin embargo, sometido el fuel-oil vertido por el Prestige a la alquimia, que no química, de Mariano Rajoy, queda covertido en unos hilillos de plastilina que salían de las bodegas desde el fondo del mar hasta la superficie, pero, como ya se había transformado en plastilina, mediante la palabra de Rajoy, pues ya no era fuel-oil, y como ya no era fuel-oil lo que salia de la panza del Prestigepues, sino plastilina, y la plastilina no contamina, pues cero pelotero la contaminación del Prestige, a otra cosa mariposa.
Y esa es la política de comunicación, hacer de lo negro blanco cuando conviene, cosa que indudablemente consiguió Rajoy: engañar a la inmensa mayoría de la sociedad, por lo que con toda justicia no merece otro título que el de embustero.
Pues este mismo rajoniano y plastilínico método es el que creo que están utilizando los principales condumios (gente que vive y se enriquece a costa de todo aquel que puede) de TELE2 para justificar que miles de personas no tengamos conexión a Internet en estos momentos (12 de Octubre 2009 17:03 PM) desde el pasado día 9 por la tarde.
Los pobrecitos tapa mentiras que tiene TELE2 para informar telefónicamente (902 99 88 77), dijeron el día 9 que se tendría conexión en unos minutos. El día 10 por la mañana dijeron que sobre las tres de la tarde la conexión estaría restablecida. Por la tarde de ese mismo día que era una avería a nivel nacional. El día 11 que al largo del día, y el día 12 por la tarde, todos los operadores estaban ocupados, y lo que rondaré morena.
Lo plastilínico del caso, creo yo, evidentemente, no se refiere a avería técnica de ningún tipo. Más bien creo que es un asunto financiero chanchullil entre parásitos sociales que se andan disputando a ver quienes de ellos son los que nos roban más.
Los que más cuota de mercado tengan que no la quieren perder, y los que menos tengan que la quieren ganar, y se hallen enzarzados (hoy no que es festivo) en triquiñuelas legales que a partir de mañana empezarán a resolver alrededor de una mesa cargada de bogavantes y buenos vinos, que es como se apañan estos chanchullos de altos vuelos.
*