miércoles, 15 de abril de 2009

MOLINOS DE VIENTO QUE NO SON DE DON QUIJOTE

(Parque eólico de La Muela, Zaragoza)

En el Reino de España, donde plácidamente reina Su Majestad (La Suya, no la mía) Don Juan Carlos I, hay un pueblo, La Muela, y en La Muela una Alcaldesa, y una mujer anónima.
Esa mujer anónima (que ahora no se sabe ni quien es ni donde vive, porque esta protegida por la policía) en Octubre de 2007 presenta una denuncia en el Juzgado correspondiente, porque cree que en el Ayuntamiento (NO EL PUEBLO DE L A MUELA) hay algo que no huele bien.
Y efectivamente, en el Ayuntamiento de La Muela y aledaños hay tufarrina, porque a raíz de la denuncia el Juez también la huele: obras municipales sin pasar por el pleno del Ayuntamiento, venta de suelo público sin las preceptivas autorizaciones, contrataciones de personal a dedo, apuntes contables ficticios en la empresa privada Aranade que gestiona una sociedad municipal, etc., y como consecuencia de esta tufarrina el Juez manda detener a la Alcaldesa María Victoria Pinilla junto a dieciocho personas más e imputando a otras siete, de todas ellas, tres permanecen en la cárcel: la Alcaldesa, el concejal Juan Carlos Rodrigo Vela, ambos del mismo partido, el Partido Aragonés Regionalista (PAR) y el empresario madrileño José Carlos Fernández Delgado, y en libertad provisional el presidente de Aranade, el zaragozano Julián De Miguel.
La tufarrina de la Alcaldesa de La Muela, unos cuantos funcionarios y otros tantos vívales que se llaman empresario es gorda. Gorda e internacional, porque ahora el Juez anda pidiendo que le digan el qué y qué de unas cincuenta cuentas bancaria en el paraíso fiscal de Luxemburgo y Costa Rica, entre otros países, pertenecientes a algunos de los imputados.
De ese escándalo municipe-enonómico-urbanistico de La Muela, destapado por una anónima mujer, no se entera ningún político aragonés, ni siquiera el Presidente Marcelino Iglesias con lo listo que es y lo mucho que sabe el hombre. Por supuesto, el Presidente del PAR, señor Biel, a la sazón sazonada, Vicepresidente del Gobierno aragonés, tampoco se entera. Y es lógico. Si no se entera el jefe el subjefe que es él menos. Y es lógico que no se entere ninguno de ellos de lo que muchos intuíamos. No van estar ellos detrás de cada molino de viento que hay en La Muela vigilando a ver que hacían o no hacian los municipes.
La pureza política viene ahora. El bueno de la película aparece casi al final de la misma, y el bueno no puede ser otro que el Partido Popular que ahora quiere que se aclare todo, y así, ha pedido que se cree una comisión investigadora (¡vaya, vaya, que aquí no hay playa!) para clarificar el desarrollo de La Muela de los últimos años, a cuya comisión de investigación parlamentaria ya han dicho que ni hablar del peluquín el PSOE de Marcelino Iglesia y el PAR del señor Biel. ¡Hasta ahí podríamos llegar