jueves, 17 de abril de 2008

LO NUCLEAR, NUCLEAR ES

(1/2)
Don Felipe González, socialista de postín, forofo a rabiar de la O.T.A.N. y nombrado recientemente sabio de la sabiduría europea, ama a la Patria, no con amor de madre, que no es madre, sino con amor ciego, que es el que más rechinche de amores tiene, y al igual que los jefes gordos del Partido Popular, amorosos patrios donde los haya, coincide también con ellos en la vocación desinteresada y leal por la energía nuclear.
Y yo que en esto de los amores con calificativos, rechinches, triquilicuaotrocientos, esto y lo otro, lo de más allá, y tal y tal, soy algo echadillo para delante, como que no me gana ni mi padre.
Así que yo con don Felipe y los jefes del PP: ¡Biba
[1] la energía nuclear! Eso sí, si las centrales están en el portal de la casa de don Felipe y demás compaña.
Que las centrales nucleares son la repera en lo tocante a seguridades, controles, tecnologías punta y puntas de tecnología, no me cabe duda.
Al igual que también son fuente inagotable de riqueza para unos poquitos, pero grandes desalmados, e instrumentos eficacísimos para el chantaje y coacción económica y política del gobierno.
Los fallos, pues, no se producen en las centrales nucleares. Ellas hacen lo que hacen y lo hacen muy bien: joder el núcleo de los átomos para sacarles los jugos. Sin más.
Lo que fallan son los políticos que dicen representarnos, o sea, el sistema político actual, y los fiscales, o sea, el sistema político actual. Y mírese por donde cada cual quiera. De donde cabe deducir en buena lógica y por el bien de la inmensa mayoría de la sociedad, que son necesarios políticos con otras actitudes personales que las demostradas hasta la fecha y que es necesario igualmente un nuevo marco legal que atienda y responda las necesidades sociales y no al servicio político de unos poquitos.
Los políticos, pobrecitos míos, con los desvelos que tienen y que se van a quedar en los huesos de tanto defender mis intereses, no se enteraron que el día 14 de marzo
[2] del año de Gracia 2008 se le jodieron los entresijos a la Central Nuclear Ascó I, Tarragona, y que los irresponsables técnicos que la dirigían (han sido destituidos) no dieron cuenta de la mencionada avería al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) como es preceptivo, hasta el 4 de Abril, cuando se descubrió el pastel, cuyo descubrimiento no fue dado a conocer ni siquiera por el CSN en primer lugar, sino que este organismo dio publicidad a los hechos después de que una organización ecologista privada los diera a conocer.
Desde que se produjo la avería, 14 de marzo según unas fuentes, hasta el 4 de Abril, fecha en la que se conoció oficialmente, los irresponsables directores de la Central Nuclear p