sábado, 2 de enero de 2010

LA PRIMERA EN LA FRENTE

("Perdónales Señor")

El gobierno se rompe el pecho por los trabajadores y los sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO) también. Ambos forcejean que es un primor para que los trabajadores ganen cada vez más, y así, el primero propone que el salario mínimo interprofesional suba un 1% en este venturoso año 2.010, y los sindicatos que son más chulos que la pana y rezuman obrerismo por lo pelillos de las orejas, dicen que eso es muy poco, y que por tanto, el salario mínimo interprofesional tiene que subir un 8%.
Y así salen al campo de batalla ideológico el raquítico 1% del gobierno y el rumboso 8% de la cosa sindical, y tras larga y singular batalla, ni para uno ni para otro, ni el 1% del gobierno que es una auténtica mierda, ni el abuso abusivo de los sindicatos con su 8%, de manera que la subida salarial queda en mierda y media (el 1,5%), la mierda del 1% que proponía el gobierno, más la media mierda (0,5%) que le han añadido los sindicatos, renunciando así al 7,5% que para la galeria, en plan engaña bobos, decían que querían subir.
Ganan pues los sindicatos que logran arrancarle al gobierno media mierda de lo que pretendía subir, y este sube el 18,75% menos de lo que de fanfarria boquillera pedían los sindicatos.
Pierden los trabajadores, como debe ser, que se quedan con un salario mínimo interprofesional, después de la tan trabada disputa gobierno-sindicaloides por la subida en 633,30 euros al mes (el alquiler mensual de un piso bien cochambroso, y pequeñito, en el que habrá que entrar de canto, puede estar entre los 400 y 500 euros al mes, o sea, que quien tenga el salario mínimo interprofesional puede pagar el alquiler del piso, y con lo que le quede, ya tiene para comer mierda durante el mes).
Reconozco ser un demagogo y que se me hinchan las venas del pescuezo en cuanto veo un salario así. Lo reconozco. Y lo mismo que digo esto, digo que el salario mínimo interprofesional de 633,30 euros al mes es fruto de consenso y de la concordia que debe reinar en tan peliaguda cuestión entre gobierno y sindicatos mayoritarios, y que no se puede dar más, porque la crisis afecta a todos, de manera que me parece justo y desde luego legal, razón por la cual, es de justicia que pasen a ganar ese sueldo en primer lugar, quienes lo han negociado: gobierno y sindicatos mayoritarios, y a continuación a Su Majestad (la Suya, no la mía), a la vez que pase a ser el salario de obligado cumplimiento desde el primer político al último monigote de la política, porque claro, entiéndanlo, la crisis afecta a todos y todos hemos de pagarla, incluidos los que la han creado.