miércoles, 20 de abril de 2016

IRAK: MENTIRAS MASIVAS, CRIMENES, DESTRUCCIÓN, MISERIA Y SUFRIMIENTO COMO BASE PARA EL ENRIQUECIMIENTO DE UNOS POCOS Y SUS FAMILIARES, ENTRE OTROS, JOSÉ MARÍA AZNAR


El ISIS y las fuerzas del gobierno apoyadas por Estados Unidos matan de hambre, asesinan y asedian a los habitantes de Faluya
 
Crímenes de guerra de Estados Unidos en Iraq

Rebelión
Global Research
20.04.2016

 

Traducido del inglés por Beatriz Morales Bastos.
 

 

Resulta difícil imaginar que pudiera ocurrir algo peor a Faluya después de los crímenes de guerra y de los criminales ataques del ejército estadounidense en 2004. En aquel momento un corresponsal escribió: “Desde la invasión y ocupación nazi de gran parte del continente europeo (el bombardeo del Varsovia en septiembre de 1939, el terrible bombardeo de Rotterdam en mayo de 1940) no ha habido nada como el ataque a Faluya.” (1) 
 
Según se informó, el 70 % de las casas y comercios habían sido destruidos y los que quedaba en pie estaban dañados. El médico iraquí Ali Fadhil describió la ciudad de la siguiente manera: 
 
“[…] está totalmente devastada, destruida por todas partes. Parecía una ciudad de fantasmas. Faluya era una ciudad moderna, ahora no queda nada. Estuvimos todo el día caminando entre los escombros que habían sido el centro de la ciudad. No vi un solo edificio que sirviera.” (City of Ghosts, The Guardian, 11 de enero de 2005.)
 
Nicholas J. Davies, autor de Blood on our Hands – the American Invasion and Destruction of Iraq, escribió:
 
“[…] El Comité de Compensación de Faluya informó en marzo de 2005 que el ataque había destruido 36.000 viviendas, 9.000 comercios, 65 mezquitas, 60 colegios, las dos estaciones de tren, uno de los dos puentes, dos centrales eléctricas, tres plantas de tratamiento de aguas y los sistema de saneamiento y de teléfonos de toda la ciudad.”
 
Ahora Human Rights Watch (HRW) ha elaborado un Informe (2) en el que señala que, aunque resulte increíble, al cabo de doce años, todo vuelve a estar deteriorado hasta el extremo de que “los habitantes de la asediada ciudad de Faluya se mueren de hambre. Las fuerzas gubernamentales iraquíes deberían permitir urgentemente la entrada de la ayuda en la ciudad y el grupo extremista Estado Islámico, también conocido como ISIS, que tomó la ciudad a principio de 2014, debería permitir a los civiles salir.”
 
Faluya se encuentra ahora asediada por el gobierno títere iraquí que ha impuesto Estados Unidos y por el ISIS, mientras miles de personas se manifiestan para protestar por otro gobierno respaldado por Estados Unidos que lo único que ha traído a la población es miseria. Aunque parezca increíble, el vicepresidente estadounidense Joe Biden y el general de división iraní Qassem Soleimani se han reunido “para dejar claro […] que no se debe hacer un intento de derrocar” al actual primer ministro [iraquí] Haider al-Abadi. (“US, Iran Keep Iraqi PM in Place”, Reuters, 6 de abril de 2016.)
 
“La población de Faluya está asediada por el gobierno, atrapada por el ISIS y se está muriendo de hambre”, afirma el vicedirector para Oriente Medio de HRW Joe Stork.
 
“Desde que las fuerzas gubernamentales recuperaron Ramadi, la capital del gobernorado de Anbar, a finales de diciembre de 2015, y la zona desértica de al-Jazira al norte de Faluya en marzo de 2016 han cortado las rutas de abastecimiento de la ciudad, afirmaron tres funcionarios iraquíes. Decenas de miles de civiles de una población original de más de 300.000 personas permanece en la ciudad.”
 
HRW consiguió una lista de ciento cuarenta personas, incluidos niños pequeños, que se dice que han muerto en los últimos meses “por falta de comida y medicinas”. Se han ocultado los nombres de estas personas por miedo al ISIS, que prohíbe a la población establecer contacto con personas de fuera de la población y “castigaría a los familiares de las personas muertas”.
Se ha informado de que los habitantes de Faluya están comiendo pan hecho de harina de los dátiles caídos al suelo y sopa de hierbas. La comida que todavía está disponible se vende a precios desorbitados. “Un saco de harina de 50 kilos llega a costar 750 dólares y uno de azúcar, 500”. En Bagdad, solo a setenta kilómetros, “la misma cantidad de harina cuesta 15 dólares y de azúcar 40 dólares […] cada día llegan al hospital local niños que se están muriendo de hambre; […] ya no se pueden conseguir la mayoría de los alimentos a ningún precio, […] el hospital se ha quedado sin alimentos infantiles”.
 
El Programa Mundial de Alimentos ha hecho una tibia declaración afirmando estar “preocupado” por la situación alimenticia. En los anales de respuestas de la ONU que son igual de vergonzosamente patéticas ante tragedias de enormes dimensiones esta puede ser la ganadora de 2016.
 
Diversas fuentes declararon a HRW que tanto las tropas del gobierno iraquí como la Fuerza de Movilización Popular, una de las aproximadamente cuarenta milicias que dependen del ministerio del Interior, impiden que la entrada en la ciudad de comida y productos básicos.
Aquellas personas que tratan de abandonar la ciudad corren peligro de ser asesinadas por el ISIS. El 22 de marzo un hombre que había acudido a uno de los checkpoints afirmando que tenía que salir porque ya no podía soportar la situación fue devuelto a la ciudad y ejecutado.
A finales de febrero también fue asesinada una familia que trataba de salir. El 30 de marzo se informó de que también se había ejecutado a treinta y cinco personas que trataban de salir.
 
Además,“aviones y artillería del gobierno han llevado a cabo muchos ataques, que según los habitantes de Faluya han matado a muchos civiles”.
 
Unos aviones y una artillería suministrados por Estados Unidos.
 
“Los vecinos informaron a un ex residente que el 27 de noviembre de 2015 los bombardeos mataron a 12 personas en su barrio, incluidos nueve niños. El 13 de agosto (2015) varios ataques aéreos bombardearon el hospital infantil de Faluya y mataron a varias personas. […] Una fuente médica de la ciudad, cuya información no puede confirmar Human Rights Watch, afirmó que desde enero de 2014 han resultado heridos 5.769 combatientes y civiles, y han muerto 3.455 personas, aproximadamente una cuarta parte de los cuales eran mujeres y niños”.
 
Parece que el sino de Iraq es morir de hambre y ser bombardeado a consecuencia de las políticas de Estados Unidos y Gran Bretaña: trece años del embargo más draconiano nunca impuesto por la ONU y dirigido por Estados Unidos y Gran Bretaña, que presidía el Comité de Sanciones; los bombardeos de 1991 y después doce años de bombardeos estadounidenses y británicos también ilegales. Bajo Sadam había un sistema de racionamiento que, irónicamente, fue elogiado por la ONU debido a su eficacia, a pesar de estar muy restringido por la ONU a causa de la falta de importaciones. Desde la “liberación” Faluya es otro símbolo de la maldad e iniquidad en estado puro occidentales que se han abatido sobre Iraq desde 2003.
 
Puede que sea el momento de que Tony Blair (cuyos altos cargos elaboraron los dudosos dossieres que dieron la excusa para invasión ilegal) haga honor al absurdo premio Global Legacy Award concedido por Save the Children (3) en noviembre de 2014 y se presente en Faluya con la ayuda que necesitan desesperadamente de su caridad multimillonaria y de su propio bolsillo de millonario. Sería una reparación mínima del daño, pero sería un comienzo.
 
Puede que haciendo lo mismo Save the Children también pudiera expiar el haber premiado a un hombre que muchos juristas eminentes consideran que debería comparecer ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya.
Creo que está al caer una petición.



Notas
 
 
*++

LOS PAPELES DE PANAMÁ Y "PANAMENO". CUANDO LOS MEDIOS DE INFORMACIÓN NOS ENGAÑAN SERÁ POR ALGO


 

LO QUE NO SE DICE NI SE DIRÁ EN LOS PAPELES DE PANAMÁ
Rebelión
Público.es
19.04.2016


La publicación por parte de los mayores medios de comunicación del mundo occidental de las empresas ficticias establecidas con la ayuda de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca ha creado un gran revuelo, pues documenta lo que todo el mundo ya conoce, a saber, que el 1% de la población mundial (y el 1% de la gente más rica en cada país) deposita su dinero en paraísos fiscales a fin de esconderlo y/o evitar pagar impuestos en su propio país. Tal descubrimiento, por lo tanto, no es una novedad. La gran mayoría de la población sabe que los “super-ricos” tienen su dinero en paraísos fiscales. Lo que no saben, sin embargo, es que esta situación sería fácilmente corregible si hubiera voluntad para resolverla. Que no se resuelva se debe a que las personas que podrían hacerlo están ellas mismas implicadas en la transferencia de fondos a estos paraísos fiscales, o pertenecen a instituciones (representativas o no representativas) sumamente dependientes e influenciadas por los grupos financieros o empresariales, que son los que se benefician de tales paraísos. Es también ampliamente conocido que los mayores bancos en cada país, incluido en España, están metidos hasta la médula en este proceso de falsificación de empresas en dichos paraísos. Hasta aquí todo esto es conocido.
 
Ahora bien, lo que despierta gran interés y también curiosidad es ver los nombres concretos de los personajes relacionados con estos paraísos fiscales. Que ahora se vaya conociendo quién depositó allí sus fondos es una buena noticia. Y, sin embargo, tiene un gran problema que no se cita. Y este problema es que la enorme cantidad de información que se está descubriendo está siendo canalizada por los mismos medios de comunicación que han sido cómplices con el silencio ensordecedor que ha existido sobre este tema. Veamos, pues, los datos.
 
¿Quién obtuvo estos datos?
 
La investigación conocida ahora como “Panamá Papers” la ha realizado el International Consortium of Investigative Journalists (el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación), que ha sido financiado por varias instituciones estadounidenses tales como la Ford Foundation, el Carnegie Endowment, el Rockefeller Family Fund, la WK Kellog Foundation y la Open Society Foundation (financiada por el filántropo George Soros). Y tal información ha sido canalizada a través de los mayores rotativos a los dos lados del Atlántico Norte, y muy en particular los medios de la Unión Europea y de EEUU, que tienen su propia agenda en la distribución de tal información. En realidad, el periódico alemán Süddeutsche Zeitung (SZ) fue el primer receptor de parte de aquella información que también fue recogida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, distribuyéndose a partir de entonces a través de The Guardian y otros medios. Son estos medios los que controlan esta información, habiendo mostrado solo una parte de los 11,5 millones de documentos recogidos. Esta situación es particularmente preocupante en España, donde los mayores medios de información tienen una relación muy estrecha, de dependencia financiera, con los grandes bancos del país (como el BBVA, el Santander y otros), bancos que han jugado un papel fundamental en canalizar dinero hacia otros paraísos fiscales, incluyendo Panamá. Es bien conocido que la gran prensa de España carece de diversidad ideológica, consecuencia, en parte, de la dependencia de tales medios de la gran banca que los financia.
 
La promoción del neoliberalismo por parte de la Gran Prensa y su silencio sobre la Banca
 
En este país, los grandes bancos, a través de su enorme influencia en los medios de información y persuasión, así como en los centros de investigación y propaganda como las fundaciones y revistas económicas, son los grandes promotores de las políticas neoliberales, incluyendo los recortes de gasto público social con el fin de reducir el déficit público y la deuda pública. A la vez, estos bancos han es