jueves, 7 de julio de 2016

VENEZUELA ES LA CAPITAL DE MADRID, DE LA PARTE DE AQUÍ DE ESPAÑA

La historia de la financiación venezolana del PSOE


Santiago Mayor | RT
ECOREPUBLICANO
01.07.2016

Durante la campaña electoral, una de las principales acusaciones contra el frente Unidos Podemos, conformado por Podemos e Izquierda Unida, es que fueron ilegalmente financiados por el gobierno de Nicolás Maduro. Si bien ninguna de estas denuncias han podido ser comprobadas ante la Justicia, se sigue utilizando ese argumento de difamación contra estas organizaciones de izquierda.

Casualmente, uno de los principales difusores de esta teoría es el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Pedro Sánchez. Lo que Sánchez parece ignorar es que durante las décadas de 1970 y 1980, su partido fue financiado por los gobiernos de Carlos Andrés Pérez en Venezuela.

La carta del rey

En 1976, en plena transición española de la dictadura franquista a la democracia, el rey Juan Carlos escribió una carta al sha Reza Pahlevi de Irán. Allí le pedía a él y por su intermedio a otros jeques de Medio Oriente, que brindaran su apoyo económico al partido Unión del Centro Democrático (UCD).

Juan Carlos explica al sha que habiendo salido de la dictadura, la legalización de diversos partidos políticos "les permitió participar libremente en la campaña (electoral), elaborar su estrategia y emplear todos los medios de comunicación para su propaganda y la presentación de la imagen de sus líderes, al tiempo que se aseguraron un sólido soporte financiero".

El rey explica entonces que la derecha ha sido "asistida por el Banco de España"; el PSOE, "por Willy Brandt, Venezuela y otros países socialistas europeos"; los comunistas, "por sus medios habituales".

Por aquel entonces el presidente de Venezuela era Carlos Andrés Pérez de Acción Democrática (AD). El mandatario venezolano presidía también la Internacional Socialista, una alianza de partidos socialdemócratas de todo el mundo, y era muy amigo de Felipe González, presidente del PSOE.

Una amistad de favores

Tal como explicó el propio Felipe González en un artículo publicado en el diario 'El País', con Carlos Andrés Pérez los unió una amistad de "cuatro décadas".

Si bien el líder socialista no reconoce que haya habido un apoyo económico, sí deja en claro que el dirigente venezolano lo ayudó mucho en los comienzos de su carrera política. Así cuenta como lo llevó en su avión a Madrid cuando los partidos políticos aun no estaban legalizados; o como le dio consejos durante los primeros años de su gobierno en los '80.

De esta forma la denuncia del rey en su carta al sha cobra mayor trascendencia. Incluso hay que tener en cuenta que se pudo demostrar en el llamado caso Flick, que un clan empresarial alemán financió al PSOE, al igual que la Fundación Friedrich Ebert, vinculada al Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) de Willy Brandt.

Asimismo, hay que destacar que Felipe Gónzalez siempre defendió públicamente a su amigo. Incluso en 1989, tras el levantamiento popular que se dio en Venezuela conocido como 'Caracazo' y que Carlos Andrés Pérez mandó a reprimir brutalmente asesinando, por lo menos, a 3.000 personas.

Pocas semanas después del hecho el gobierno del PSOE le prestó 600 millones de dólares a Venezuela, y 3.000 millones más al año siguiente.

Por aquellos años el gobierno de González hizo otra serie de acuerdos con Venezuela: "Compró la aerolínea estatal venezolana VIASA para incorporarla a IBERIA". Al mismo tiempo el grupo PRISA, "sostén mediático del PSOE, desembarca en Venezuela. No sólo en la prensa, sino también en otro aspecto curioso: la editorial Santillana comienza a elaborar los libros de texto para el sistema educativo, para lo que el gobierno tuvo que darle una concesión".

Con estos antecedentes las denuncias contra Podemos resultan, al menos, hipócritas. 

*++


PODEMOS / IU: NO HAY CAMINO. SE HACE CAMINO AL ANDAR

26J: No nacimos para especular ni para desempatar, nacimos para ganar



Pedro Antonio Honrubia Hurtado
KAOS EN LA RED
Kaosenlared.net
01.07.2.016

Unidos Podemos no ha cumplido con sus objetivos, eso es cierto, pero no ha fracasado. En un contexto de mayor abstención, de movilización masiva del voto conservador, 5.100.000 votos y 71 diputados es un resultado más que aceptable. No era el que queríamos ni el que esperamos, pero no por ello deja de ser un muy buen resultado. Se consolida un espacio rupturista y de cambio que tiene ahora por delante una ardua tarea de oposición al régimen, como hubiera sido impensable hace apenas dos años y medio. 

Usar esa fuerza para tensionar la labor legislativa, rentabilizarla en favor de los intereses de la gente, debe ser nuestra labor inmediata. Derogar la ley mordaza, las reformas laborales de PP y PSOE, la LOCME, etc., e impulsar leyes destinadas a rescatar a la gente, todavía es posible gracias a estos resultados, o, cuando menos, forzar a que el resto de partidos, y en especial PSOE y Cs, se tengan que retratar ante la posibilidad de tales modificaciones legislativas. 5 millones de votos y 71 diputados y diputadas, apoyados en la unión de las fuerzas populares del cambio, es un magnífico punto de partida desde el cual mirar hacia el futuro apuntando tanto a esos electores que el 20D nos votaron y ahora se quedaron en casa o cambiaron de voto, como a esos que nunca nos han votado pero pueden hacerlo mañana. El bloque del cambio tiene unos pies muy sólidos y esto hoy ya no pueden negarlo ni los analistas más deslenguados del régimen. Los agoreros que aprovechan la mínima oportunidad para enterrar la posibilidad del cambio, deben seguir esperando.

No obstante, mal haremos si simplemente nos conformamos con la autocomplacencia. Claro que hemos cometido errores que explican que no hayamos conseguido nuestros objetivos. Errores que, como los aciertos -que también los ha habido-, son colegiados. Todos ganamos, todas perdemos. Todas acertamos, todos nos equivocamos. Somos un proyecto colectivo y colectivamente debemos asumir los errores y celebrar los aciertos.

Dijimos que el 26-J era un “desempate” y efectivamente las urnas han desempatado… pero hacia el bloque conservador. Nunca estuvimos en igualdad de condiciones y nunca hubo empate real, pero si así se interpretó el momento, seamos consecuentes y no busquemos excusas de mal perdedor ahora. Ni pucherazo ni fracaso de la confluencia ni campaña del miedo. Lo que ha pasado es que hemos sido tan contradictorios en nuestros mensajes, hemos dado tales bandazos, hemos dicho tantas veces una cosa y su contraria, que a los nuestros los hemos enfadado y a los “que faltan” les hemos dado la imagen de que no somos creíbles y solo nos interesa, como a todos los demás, ganar votos, sea como sea. 

El 15M impugnó el orden existente, nosotros, en esta campaña, en cierta medida lo hemos reapuntalado. Mensajes del tipo: “no esperéis gran cosa, no se puede cambiar mucho”, o del tipo “el PSOE, en el fondo, es de los nuestros”, ni ayudan a impulsar la ilusión del cambio que mueve a los nuestros ni frena el voto del miedo que favorece a nuestros adversarios. Si alguien ha tenido miedo en estos meses no ha sido el elector, hemos sido nosotros mismos. El miedo ha cambiado de bando, sí, pero porque, otra vez, lo hemos convertido en nuestra identidad como proyecto político. Tanto miedo hemos tenido, que le hemos hecho explotar la cabeza a nuestra gente con una campaña diseñada para desempatar en los penaltis y que, por ello mismo, hemos perdido con dos goles de última hora del rival que estaba jugando a esperar nuestros errores para machacarnos.