martes, 6 de septiembre de 2016

¿FRAUDE ELECTORAL? CON MARIANO RAJOY Y SUS ACÓLITOS DE POR MEDIO NO NOS PODEMOS FIAR NI DE NUESTRA SOMBRA

Una corporación armamentista contando los votos de Unidos Podemos

Por Diego Herchhoren
Kaos en la red
05.09,2016

El líder de Podemos, durante la opinión que realiza habitualmente para introducir el debate de su programa Fort Apache, excluyó la hipótesis del fraude porque, dice, “es impensable en un país como España”. Esto se traduce inevitablemente en que la opacidad del sistema va a continuar. En el caso de Alberto Garzón, todavía esperamos alguna reflexión.
Gracias a Podemos, el sistema puede tirar unos años más.


Se trata de un sistema que ya ha dado serias muestras de falta de veracidad. El grupo de trabajo británicoOpen Rights Group recordó que desde hace años los sistemas de voto o recuento electrónico no auditadosson una auténtica “caja negra de votos”, parafraseando así a la investigación realizada por el consultor Bev Harris sobre los riesgos de fraude en la intervención de las empresas IT en procesos electorales.El sistema de e-counting patentado por Indra es según sus desarrolladores una solución basada en el reconocimiento óptico de caracteres (OCR) que permite el “recuento automático de papeletas o actas electorales, basado en la digitalización de las imágenes e interpretación de las mismas“. La inexistencia de una fiscalización o auditoría tecnológica de un sistema de e-counting permite a la empresa proveedora alterar todos los resultados electorales.
La frase de Pablo Iglesias que afirmaba que el riesgo de pucherazo en España es materialmente imposible no solo es incierta, sino que deja en bandeja que los administradores del sistema electoral electrónico hagan y deshagan sin que los electores se enteren.

Sin auditoría, el sistema es alterable

Todos los usuarios de un ordenador tienen en mente los riesgos de seguridad que existen en la transmisión de los datos que pasan por él. Los sistemas de votación y de cómputo electrónico no son diferentes. Una de las características propias del robo de datos o su alteración por medio de artificios informáticos parte de la premisa de que el usuario o víctima no debe enterarse de esta operación. El hackeo de servidores o de almacenes informáticos se practica mediante un problema de seguridad que el usuario o responsable del ordenador no ha podido detectar.
Esto ocurre principalmente en las empresas que utilizan software patentado. El uso de software no sujeto a auditorías públicas normalemente se hace en función de la necesidad de la empresa de que otras competidoras no copien o reproduzcan ilegalmente el software de su invención. Aplicada esta lógica a los procesos de recuento electrónico de votos supone que cualquier fallo o alteración del código fuente que afecte a los resultados electorales no será percibido correctamente por los usuarios del sistema, esto es, partidos políticos, votantes, candidatos, etc.

El e-counting es un instrumento de fraude

Amy Goodman, editora de Censored Pro