viernes, 25 de mayo de 2012

PUBLICADO EN CRONICA DE ARAGON


NENES, CON EL CUENTO A OTRA PARTE
(y 5)



 Las reformas de “laborales” de Rajoy (que se vienen realizando prácticamente desde el primer gobierno democrático de Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero) que ha dicho Rubalcaba a los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CC.OO (cuyos sindicatos han negociado y acordado más o menos solapadamente con los diferentes gobiernos y gran patronal el contenido de las “reformas” habidas) que deshará “sustancialmente” cuando vuelva al poder, en realidad no son tales reformas laborales, sino la formulación y expresión política y mediática de toda una política que en el fondo no tiene más objeto que la “perpetuación” de las relaciones de producción capitalistas, es decir, que la clase capitalista, cada vez más minoritaria en número, pero más poderosa política, económica e ideológicamente, mantenga sus privilegios de clase en contra y por encima de los intereses de la inmensa mayoría de la sociedad, compuesta por los trabajadores en edad de trabajar; por los que ya han trabajado y que están jubilados y por los que trabajarán cuando estén en edad y condiciones de poderlo hacer. La noción, pues, de reforma laboral que pretenden darnos y hacernos creer, tanto los políticos, como los sindicatos mayoritarios y los denominados grandes medios de comunicación, no es más que un instrumento político-ideológico que está siendo utilizado a favor del capital y contra los intereses de los trabajadores, dado que mientras más nos entretengamos en la profundización y análisis de la “reforma laboral”, tal y como nos la presentan y se trata política e informativamente, más nos alejamos del problema que nos afecta, cual es, que el trabajador produciendo cada vez más, siendo cada vez menor el tiempo necesario para producir lo que se necesita y teniendo una capacidad productiva como jamás tuvo sociedad alguna, hoy vive peor que ayer y desde luego mejor que mañana, si se sigue aplicando la política de Rajoy, que no hay que olvidar, es la continuación de los anteriores gobiernos habidos. La reforma del artículo 135 de la Constitución Española efectuado a espaldas del pueblo español, por simple acuerdo entre el PSOE, PP y demás partidos políticos de derechas, no tiene nada de reforma laboral, si es que lo laboral es lo relativo a las relacione