miércoles, 1 de octubre de 2008

NOBLEZA OBLIGA, DON MARCELINO IGLESIAS, PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ARAGON



Don Marcelino no me voy a dirigir a usted en un plano de igualdad, porque yo me considero hombre y comprenderá que par hablar entre iguales, es necesario otro hombre al que poder dirigirme. Me va usted comprendiendo, no?

Digo esto, porque cuando un hombre compromete su palabra, la cumple, y aquí no me voy a entretener muchos, porque de esto de cumplir palabras está usted pez. Cierto es, que a veces la palabra dada no se cumple, pero sólo por que no se pudo, en cuyo caso, se dice porque no se pudo cumplir y aquí paz y allá gloria, pero ya le digo, no le voy a dar mas vueltas a esto de no cumplir la palabra.

Me dirigiré a uste d, pues, con las debidas distancias, para que cada cual quede en su sitio. Usted como Presidente del gobierno de Aragón, y yo como un ciudadano corriente y moliente, con derecho a exigirle a usted, no como hombre, que así no le estoy tratando, que cumpla con su trabajo porque para eso yo le estoy pagando.

A primeros del pasado Septiembre se reunión usted con el Alcalde de Aliaga, en cuyo pueblo una empresa, NeoElectra, lleva ocho años, ocho, don Marcelino, realizando una actividad económica, con un representante de esta empresa y con un funcionario de medio ambiente de su gobierno, actuando usted como Presidente del gobierno de Aragón, o sea, originándole usted a la Comunidad Aragonesa los gastos correspondientes de gasolina de su coche oficial (que por cierto, un tornillito de esa coche oficial es mío, no me lo mal gaste, por favor), su o sus guardaespaldas correspondiente y el tiempo que gasto usted en hacer el viaje, que como bien sabe, seguramente bastante mejor que yo, es caro, usted no tiene como sueldo el salario mínimo interprofesional.

Pues bien, actuando usted como Presidente en esa reunión, para tratar lo relativo a los permisos administrativos corres pendientes con el objeto de que NeoElectra, después de ocho años, ocho, de actividad en Aliaga, no tenga que abandonarlo, empeñó su palabra de que se solventarían todos los trámites legales, y creyendo en usted, el Alcalde de Aliaga así se lo comunicó a sus vecinos. Y es fácil suponer como estos vecino de Aliaga recibieron la noticia, al saber por su Alcalde que el Presidente de Aragón, don Marcelino Iglesias había dado su palabra de solventar todos los problemas legales (o que a lo mejor no son tan legales) que rodean a NeoElectra.