viernes, 13 de septiembre de 2013

MARIANO RAJOY CUMPLE CON SU "DEBER" HACIENDO QUE CADA VEZ MÁS ESPAÑOLES PASEN HAMBRE. EMBUSTERO, CRIMINAL, DIMISIÓN Y DEVOLUCIÓN DE LO ROBADO AL PUEBLO ESPAÑOL


 EN ESPAÑA AL HAMBRE SE LE LLAMA DESNUTRICION

(Personal recogiendo brotes verdes de la recuperación económica en los contenedores de basura, porque es que hay que comer todos los días)

Héctor Anabitarte
kaosenlared
12 de Septiembre 2013

 Desde hace un par de años organizaciones como UNICEF (Agencia de la ONU), Cruz Roja, Bancos de Alimentos, Cáritas y otras entidades denuncian que en España, país que figura entre los más desarrollados del mundo, hay hambre.

Resulta escandaloso que esta dramática información provoque en algunos un cierto malestar y respondan al dato, objetivo y contrastado, negando su veracidad o minimizando su alcance utilizando subterfugios. Para algunos dirigentes del Partido Popular el hambre que sufren cada vez más niños sería exclusiva responsabilidad de los padres. Subrayan, además, que sólo se trataría de casos "puntuales" de desnutrición infantil ( de ser así, dichos padres deberían ser detenidos y puestos ante un juez). Algunos pediatras de la misma cuerda que los dirigentes del PP relacionan desnutrición con ciertas enfermedades previas sufridas por estos menores. Se puede interpretar entonces que estas enfermedades son las que producen la desnutrición y no la falta de ingesta de alimentos apropiados. De seguir este razonamiento resultaría que en el planeta existen unos mil millones de enfermos que, como consecuencia de múltiples enfermedades, pasan hambre. Los subterfugios valen para todo. Un ejemplo de rabiosa actualidad: asegurar que el fenómeno de la nueva inmigración que afecta a miles de jóvenes y no tan jóvenes que buscan en el extranjero las oportunidades laborales que aquí no encuentran son sujetos activos de una "movilidad exterior" que, finalmente, enriquece con grandes experiencias a la gente inquieta, deseosa de conocer mundo, emprendedora y aventurera. Gracias al subterfugio ya no se trataría de una verdadera legión de parados desesperados tratando de encontrar un empleo, que no siempre logran. Tampoco se dice que pocas veces llegan al paraíso reflejado en muchos capítulos de "Españoles por el mundo" donde parece que los protagonistas fueran elegidos en un casting de triunfadores natos y ge