viernes, 6 de junio de 2014

UN REPUBLICANO A POR LA REPUBLICA: GARCÍA-TREVIJANO

 
xxx
El MCRC también sale a las calles a pedir la República Constitucional
El pensador español y politólogo, Antonio García-Trevijano, dirigente del Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional (MCRC), director de Radio Libertad Constituyente y del Diario de la República Constitucional, además de autor de numerosos libros teóricos sobre la república constitucional simbiosis de las de corte europeo y norteamericano, ha decidido sumar sus fuerzas a las manifestaciones y concentraciones populares que tienen lugar en España en favor de un referéndum sobre el modelo de Estado y ha afirmado en una entrevista con “Espía en el Congreso” que “he dado la consigna por la red a todos los amigos para que salgan a la calle o pongan en su casa y en los balcones, letreros con la leyenda de “República Constitucional”. Con ello pretende “distinguirnos de todos los demás” grupos convocantes y reclamar una república de corte constitucional basada en la separación y equilibrio de poderes, en las elecciones mayoritarias, uninominales y por distritos además de sacar del Estado a los partidos, sindicatos y patronal en favor de la sociedad civil.

antonio-garcia-trevijano
Trevijano propugna la “libertad constituyente” y la “república constitucional”
Trevijano ha pedido “asistir y convocar nosotros, aunque seamos pocos amigos”, a las “manifestaciones” con la pancarta “República Constitucional”: “Hay que asistir a todas las que convoque todo el mundo, porque sé que lo están haciendo IU, Podemos… todos están convocándolas. Pero hay que ir con la pancarta “República Constitucional”.

Trevijano solicitó a sus seguidores que esta actitud de rebeldía en la calle “no se pare” y se mantenga “todo el tiempo” posible. Sobre las causas de la dimisión del rey no quiso especular: “las desconozco, no he querido oír a nada ni a nadie porque no quiero escuchar ni tonterías ni propaganda y ya nos enteraremos dentro de unos días cuál es la causa”. Sobre este asunto las posibilidades son muy reducidas: “pueden ser causas familiares, la imputación a la Infanta Cristina, un tema de enfermedad porque esté él más enfermo de lo que dice, que esté grave, lo de Cataluña, un lío familiar grande con Felipe y con la princesa… O porque esté a punto de descubrirse o de publicarse en el extranjero alguna noticia grave sobre la corrupción del rey“.

Insiste en la prudencia:"mientras no lo sepamos es mejor esperar y ser más prudentes que nadie"
Insiste en la prudencia:”mientras no lo sepamos es mejor esperar y ser más prudentes que nadie”
Por eso insistió en que “mientras no lo sepamos es mejor hablar de “Libertad Constituyente” y “República Constitucional” y sugirió la cautela como norma: “Vamos a esperar y ser más prudentes que nadie”, pues “si hubiera la crisis (institucional) de la que están hablando (Juan Carlos) no dimitiría. Ahora no hay que especular, no debemos mezclarnos con ninguna hipótesis y pedir “República Constitucional” y “Período Constituyente”. O mejor aún, donde diga “Período Constituyente”, para distinguirnos de todo el mundo que lo va a pedir, debemos proclamar la necesidad de un “período de Libertad Constituyente”.
libertad contituyente pancarta
Más que “proceso constituyente” Trevijano aboga por “libertad constituyente”
Trevijano animó por último a “todos los amigos” a “pedir, pedir y pedir”: “Que salgan a la calle y que pongan en los balcones de sus casas letreros, aunque sean fabricados en el momento y de cualquier modo: “Libertad Constituyente” y “República Constitucional

JUANCARLOS I. NO TODO EL MONTE ES ORÉGANO

Casa Real Ciudadanos Mass Media — 04 junio 2014
 
Losantos culpó al rey de cortarle la cabeza en la Cope y cesar a Pedro J.
Losantos culpó al rey de cortarle la cabeza en la Cope y cesar a Pedro J.

Conservadores y liberales españoles se desmarcan de la Monarquía y numerosos ejemplos se suceden: Federico Jiménez Losantos (Libertaddigital), referente de las esencias conservadoras en España, no oculta que “el Rey simboliza, sobre todo tras el caso Urdangarín, un régimen de corrupción, desacreditado hasta extremos insospechados, pero que las recientes elecciones europeas han ayudado a vislumbrar”. Tras recordar que “yo pedí públicamente la abdicación del Rey en 2005” rememoró sus consecuencias laborales: “fueron en parte la razón de mi bendita salida de la COPE”. Y rememoró su soledad de entonces: “Yo pedía que el Príncipe asumiera la Corona porque, además de ser joven, no había sido salpicado por ningún escándalo. ¡Y faltaban años para lo de Botswana! Debería estar, pues, contento por la súbita decisión del rey, pero sólo lo estoy a medias, porque el rey se ha ido en el peor momento y sin dar explicaciones. Y eso no es de recibo”. Losantos no obstante cree que “una verdadera república nacional no puede ser la reivindicación de la sectaria y sangrienta II República”.


Herrero, Losantos y Vidal
Herrero, Losantos y Vidal

Para Losantos, “el desprestigio total de la Corona encarnada por el rey” le hace desconfiar de su sucesor: “lo decente, lo patriótico, lo paternal y responsable era acometer esas batallas sordas de reconstrucción moral y política del Estado y de la maltrecha nación española. El legado de Juan Carlos, en ese sentido, es sencillamente catastrófico. Quitarse de en medio sin dar ninguna explicación es lo peor que le podía hacer al príncipe. Y se lo ha hecho. Para hacer lo que no ha hecho su padre, nos tendrá siempre a su lado. Para hacer lo mismo, no”.

Amando de Miguel
Amando de Miguel

El sociólogo Amando de Miguel, que fue uno de los fundadores de Antena 3 TV y goza de enorme predicamento en este espectro ideológico, escribe un memorable artículo: “Juan Carlos debía haber abdicado hace tiempo, cuando el prestigio de su Casa era alto. Pero el hombre tuvo que esperar hasta las puertas de este verano, hasta el finiquito de los negocios con nuestros amigos los árabes. Las huestes políticas que nunca han ondeado la bandera de España son ahora, juntas, la mayoría del abanico ideológico. Cierto, cada uno es de su padre y de su madre. Pero se les presenta la ocasión de oro para arracimarse en torno a la bandera republicana. Dominan la calle. Ya se sabe que los españoles, al emprender grandes gestas, las hemos hecho siempre en la plaza pública”.