martes, 21 de abril de 2015

EUROPA Y LOS NO EUROPEOS



Más de 20.000 personas han muerto en el Mediterráneo durante los últimos 15 años, en su camino hacia una vida mejor en Europa

Lampedusa, el fracaso de la UE

Rebelión
InfoLibre
20.04.2015
"Son muertes que se podrían haber evitado si la UE hubiera lanzado un operativo de verdad para labores de búsqueda y rescate", asegura Judith Sunderland, subdirectora de Human Rights Watch

El naufragio del sábado en Lampedusa, que ha costado la vida a más de 600 personas, pone de manifiesto el fracaso de las políticas de la Unión Europea sobre inmigración, una situación que han denunciado ONG así como los Gobiernos de Malta e Italia. Con los de este domingo, ya son más de 1.500 los muertos en el Mediterráneo desde principios de año. Antes de esta tragedia, el número de víctimas mortales ya era diez veces mayor que el registrado durante los primeros cuatro meses de 2014, informa Europa Press.

Después de la tragedia de 2013, en la que más de 360 personas perdieron la vida frente a las costas de Lampedusa, Italia lanzó la operación Mare Nostrum, un dispositivo humanitario que salvó decenas de miles de vidas, pero que finalmente fue declarado insostenible a falta de un mayor apoyo de la Unión Europea, denuncia la ONG Human Rights Watch.

Italia puso fin a la operación Mare Nostrum en noviembre de 2014. Fue sustituida por la llamada Operación Tritón. Esta nueva iniciativa, implementada por la agencia de frontera exterior de la Unión Europea, Frontex, era un pálido reflejo de su predecesor: un tercio del presupuesto, menor alcance geográfico... Pero, sobre todo, un cambio de directiva: reforzar la seguridad fronteriza por encima de las labores de búsqueda y rescate. A principios de marzo, la Comisión Europea anunció el inicio del Equipo Operativo Conjunto Mare.

No es una réplica de la operación Mare Nostrum de la Marina italiana. Al contrario, se trata de un centro de inteligencia marítima destinado a la lucha contra el contrabando de personas; el mismo contrabando de personas que está floreciendo porque la UE ha cerrado sus fronteras terrestres. Hoy en día, la energía y los recursos se centran en cortar el flujo. Pero cortar el flujo –sin ofrecer otras opciones para las personas que buscan refugio y asilo– solo se traduce en mayor sufrimiento y muerte, según Médicos sin Fronteras.

Como consecuencia, las cifras de muertos desde la puesta en marcha de Tritón se han disparado. Si se confirman los más de 600 fallecidos en el desastre de este domingo, el Mediterráneo se habrá cobrado las vidas de 1.000 personas en una sola semana, después del naufragio ocurrido días antes en el que murieron 400 personas, la mayoría mujeres y niños.

"La Unión Europea sigue de brazos cruzados mientras cientos de personas mueren en sus orillas", denuncia la subdirectora de la ONG Human Rights WatchJudith Sunderland. "Son muertes que se podrían haber evitado si la UE hubiera lanzado un operativo de verdad para labores de búsqueda y rescate", subraya.

Lo mismo opina Amnistía Internacional. "El último naufragio es una tragedia causada por el hombre que podría haberse evitado perfectamente. Estas muertes provocan consternación, pero no sorpresa", lamenta su director para Europa y Asia Central, John Dalhuisen.

"Los barcos mercantes y sus tripulaciones han intentado con valentía cubrir el hueco que deja por norma la ausencia de equipos especializados de rescate, pero no están diseñados ni entrenados para hacer frente a estas ocasiones", indica Dalhuisen.

En los últimos 15 años, el Mediterráneo se ha convertido en un cementerio para más de 20.000 inmigrantes y refugiados que buscaban protección y una vida mejor en Europa. Al menos 3.500 personas se ahogaron en 2014 tratando de llegar a las costas europeas. La mayoría, procedentes del África subsahariana, Eritrea, Somalia y Siria, suelen hacer escala en las llamadas "casas de conexión" en Libia, donde esperan durante un mes mientras son objeto de "abusos sistemáticos", según la Organización Internacional para la Migración.

El número de entradas de personas por mar registradas en 2014 llegó a 218.000, frente a los 60.000 de 2013. Con una guerra siria que azota sin cesar el país y la creciente inestabilidad en Libia, se espera que el número de personas que se lanzarán al mar este año no tenga precedentes. Mientras los canales y medios seguros para llegar a Europa sigan siendo escasos, existen pocas opciones disponibles para los refugiados que no sea intentarlo por mar.

Fuente: http://www.infolibre.es/noticias/mundo/2015/04/19/lampedusa_fracaso_ue_31606_1022.html

*++

UE - EE.UU: NO AL CRIMEN DEL TTIP



Entrevista a la investigadora Pia Eberhardt

“Tumbar el TTIP es vencer al poder industrial y sentar un precedente histórico”

(ARSENAL/REBELION)

Rebelión
La Marea
20.04.2015


Durante el discurso del Estado de la Unión de 2013, Barack Obama anunció al mundo que se iniciarían las negociaciones previas entre Estados Unidos y la Unión Europea para construir una Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP). Seis meses después, Mariano Rajoy hizo lo mismo durante el debate del Estado de la Nación. “España liderará el apoyo para la consecución de un acuerdo comercial sin precedentes”. Es día 18 y el movimiento internacional contra el Tratado de Libre Comercio (“No al TTIP”) ha convocado protestas mundiales para mostrar su rechazo al acuerdo que ya va por su octava ronda de negociaciones.

En España, decenas de movimientos sociales, organizaciones, colectivos, plataformas y asambleas ciudadanas han recogido el guante de las movilizaciones mundiales con el objetivo de correr el telón mediático que envuelve todo lo referente al Tratado. Llevar el debate a niveles similares a los de otros países de la UE es uno de los grandes retos a los que se enfrentan los actores que hacen campaña contra el TTIP. Y es que el silencio también llega al ámbito político: el Gobierno del PP anunció en boca de Rajoy una comparecencia en las Cortes sobre el tema y poco más. Mientras el partido de la oposición, el PSOE, sigue sin tener una postura definida sobre el acuerdo y es un tema que genera divisiones con sus compañeros socialdemócratas en Europa. La posición del resto de partidos es similar, a excepción de IU, Equo y Podemos, cuya contracampaña se ha intensificado en los últimos meses.

Pia Eberhardt es una de las investigadoras que más de cerca ha seguido la gestación de este “insulto a la democracia” desde su natal Alemania, el país europeo donde el Tratado está más presente entre la opinión pública y la publicada. Ha sacado a la luz toda clase de informes para el Corporate Europe Observatory, organismo que vigila la transparencia del proceso democrático en Europa y ha destapado algunos de los casos más polémicos. Responde a La Marea por teléfono desde su despacho de Cologne, días después de publicar un informe en el que detalla cómo un nuevo grupo de abogados ha surgido para tratar de influir en los funcionarios europeos y lucrarse subvirtiendo el interés púbico.

Remontémonos a 2013. ¿Cuál fue la primera reacción europea ante el TTIP?

La respuesta, lejos de ser inmediata, fue muy débil. Entonces nadie sabia qué era el Tratado y qué consecuencias tendría para el interés público. Por suerte, las cosas han cambiado en algunos países europeos, aunque aún estamos lejos del debate necesario para tumbarlo. Un caso excepcional fue Alemania, donde las primeras respuestas llegaron incluso antes de que las negociaciones sobre el TTIP comenzaran, y fueron muy críticas.

¿En Alemania? Buena parte del lobby empresarial proviene de allí

Sí, pero las multinacionales no supieron reaccionar ante el movimiento que se generó. No se esperaban que uno de estos tratados, que siempre se han negociado bajo el radar mediático, saltase a la esfera pública. Gracias a las movilizaciones de grupos sectoriales, sindicatos y organizaciones de todo tipo se generó un debate crítico en los medios de comunicación, particularmente en la televisión publica. A diferencia de otros países, donde el silencio mediático es grande, en Alemania los medios pueden informar con libertad. Todo ello no sólo supone que la preocupación del ciudadano aumente, sino que se generen noticias, que el tema llegue a las encuestas de carácter público y que aflore un debate a nivel nacional sobre los peligros del Tratado.

¿Es tarde para generar un movimiento similar al del resto de Europa?

Cualquier momento es bueno para colocar el foco sobre el TTIP, porque afecta a muchos sectores de la vida cotidiana. Cada país debe detectar qué sectores pierden más con este Tratado, en cuáles se generará una perdida mayor de puestos de empleo e impulsar un debate en torno a ello. Una vez que se logre ese murmullo en la opinión pública, hay que traducirlo en presión social y acciones coordinadas, como la que se ha propuesto para el día 18.