lunes, 4 de enero de 2010

QUE NO TE LO DEN CON QUESO


Inviabilidad histórica del sistema capitalista.
(1)

(Delegados de OSTA en su I Congreso Nacional)

El Sindicato OSTA (Organización Sindical de Trabajadores de Aragón) en la ponencia del I Congreso Nacional realizado a finales de 2009 mantiene la “… inviabilidad a escala global del proyecto neoliberal y su sostenibilidad en el tiempo.”
¿Sería posible encontrar una viabilidad local al “neoliberalismo”? Evidentemente no.
Por no llamar a las cosas por su nombre nos perdemos en un fárrago de palabras que por no expresar nada nos imposibilita de entrada realizar un análisis objetivo de una realidad dada, por ejemplo, la imposibilidad material de mantener en el tiempo el modo de producción capitalista, al que eufemísticamente se le denomina “neoliberal”.
No podemos analizar nada, y por tanto, no podemos conocer nada en profundidad, que es la única forma de conocimiento, si para ese análisis, para ese conocimiento, no se utilizan conceptos, es decir, palabras que expresen y no sólo que expresen, sino que expresen lo mismo para todos.
Conocer la composición del agua no depende ni del gusto ni de los intereses personales del que investigue, sino del conocimiento previo que se tenga del hidrógeno y del oxigeno que son los dos elementos de los que está compuesta.
Si desconociéramos a estas alturas qué son y cómo se comportan en determinadas condiciones el hidrógeno y el oxigeno, seria imposible el conocimiento profundo de qué es el agua.
Si sobre una montonada de palabras sin contenido, aunque estén muy bien dichas y con un timbre de voz perfecto, pero que no expresen nada, que no se sepa objetivamente que relación tienen las unas con las otras, y como se combinan entre sí para formar una idea, un concepto, y sobre esa misma montonada de palabras que no expresan ni ideas ni se sabe que relaciones tienen las unas con las otras, volvemos a echar otra nueva montonada de palabras que tampoco expresan nada, y de ambas momtonadas de palabras pretendemos extraer una idea clara, una conclusión, que pueda ser entendida por todos y aplicada por todos como instrumento de conocimiento para entender profundamente una realidad determinada y concreta, sería como pretender saber la temperatura por el color de los zapatos de quien pretende saberla.
Sin el conocimiento previo del concepto que se maneja para entender una realidad concreta, material o no, es sencillamente imposible llegar a ese entendimiento.
Sin embargo, no es un sin sentido que se utilice la palabra desprovista intencionadamente de contenido para predisponernos hacia alguna actitud determinada. Esto sucede cuando se tiene en cuenta nuestra emotividad, cuand