lunes, 14 de febrero de 2011

EL EXILIO CINCO ESTRELLAS DE MUBARAK

(Angelito Mubarak sonriente. A los egipcios no les ha robado mucho, sólo unos 70.000.000.000 -bien escrito, bien escrito, SETENTA MIL MILLONES- de dólares)


Por Kim Sengupta *

Hosni Mubarak eligió, al menos por ahora, no abandonar su tierra natal y pasar al exilio interno en su residencia de Sharm el Sheikh, de acuerdo con los informes que venían ayer de Egipto. Mientras las multitudes celebraban afuera del oficial Palacio Uruba en El Cairo, el caído líder estaba ya viajando para el centro turístico ubicado a las orillas del Mar Rojo. Mubarak se estará lamiendo sus heridas en un lugar en el que ha pasado muchísimo tiempo de vacaciones o recibiendo a otros dignatarios. Sin ir más lejos, el año pasado, alojó en su casa a la actual secretaria del Departamento de Estado norteamericana, Hillary Clinton; al jefe de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y al premier israelí, Benjamin Netanyahu. Otro de sus visitantes fue el premier tunecino, Mohammed al Ghannouchi, un poco antes de que fuera derrocado el presidente Zine el Abidine Ben Ali. Esa salida fue el prólogo de los levantamientos en la región.

El complejo de Sharm el Sheikh está celosamente resguardado. Los residentes locales saben poco de lo que sucede detrás de los paredones. Por días, hubo rumores de que el asediado ex presidente estaba en el lugar. En realidad, él estaba librando en El Cairo una batalla que perdió. No es sólo en la residencia y en el edificio adyacente donde Mubarak tiene intereses creados. Se dice que la ex primera familia tiene intereses en los hoteles y en las casas de vacaciones de ese centro turístico. Los activos del ex líder, de su mujer Suzanne y de sus hijos Gamal y Alaa siguen estando bajo su control, no como sucedió con el saqueo de los bienes de Ben Ali en Túnez.

Sin embargo, gran parte de la riqueza de los Mubarak –estimada en unos 70 mil millones de dólares– está en el exterior. Ayer el gobierno suizo anunció que congelará las cuentas bancarias asociadas con el ex mandatario. De acuerdo con una información no confirmada, parte de su patrimonio estaría en el banco UBS, pero también se dice que cuenta con depósitos en el Royal Bank de Escocia.

El tiempo que Mubarak vaya a quedarse en Sharm el Sheikh dependerá de cuán seguro se sienta. Si hay movidas para acusarlo de supuestos delitos cometidos mientras estaba en el gobierno, se decidirá a buscar refugio en el exterior. Suzanne Mubarak tiene un pasaporte británico. Gamal tiene una enorme casona en Belgravia, Londres. Hubo informes que indicaban que madre e hijo estaban en el Reino Unido, pero eso no fue así. Sin embargo, son anglófilos y Gran Bretaña, o cualquier otro país occidental, podría ser su destino preferido, mucho más que Arabia Saudita, donde Ben Alí terminó después de que se le negara el ingreso a Francia. Las fastuosas residencias en Los Angeles, Nueva York y Washington aportarían una pista de que los Mubarak intentarán probar suerte en América.