viernes, 22 de noviembre de 2013

LOS CUENTOS DEL OJO ATIPICO


EL CUENTO DE LA SUSPENSIÓN DEL JUEZ ELDIPIO JOSÉ SILVA Y OTROS COLGAJOS

(VIÑETA DE FERRÁN MARTÍN SOBRE EL "CASO BLESA" PARA LA INFORMACIÓN.COM)

Erase que se era y que todavía lo es, lo que resulta más guay y molante que un palo de punta: la historia de la suspensión de sus funciones de juez de Eldipio José Silva. La historia comienza aquí, ahora y desde ayer para mañana. El juez Eldipio José Silva barruntaba que mucho trigo limpio no podía haber entre famosos maleantes, y con la mosca tras lo oreja empezó a investigar la actuación de Blesa, un distinguidísimo pinta, jefe del mando de Caja Madrid, una de las entidades financieras más importantes del reino del rey que reinaba, que no llegó a rabiar, pero cerca le anduvo la cosa.

Tras sus pesquisas llegó a encontrar y requisó más de 8.000 mil correos electrónicos del pinta Blesa, entre los cuales ninguno hubo que mencionara el moco de pavo, pero si relacionados con la compra de un banco por encima de su valor en territorio americano, donde acampa la extrema derecha de Cuba, cuya inflamación de precio pudiera ser que pudiera permitirle meterse algún saco de millones en sus bolsillos, que eran grandes como plazas de toros grandes, además de posibles trapicheos en el tráfico de armas, en el que al menos de pasada aparecía un famoso torero, diestro de derechas, el maestro José María Aznar, que ni le gustaban los toros ni había visto uno en su vida que no fuera más allá del toro del coñac Obsborne en las carretas, sin menos cabo ni merma de su valor, q