domingo, 7 de diciembre de 2008

QUE NO QUIERE BONO INDECENTES EN LAS INSTITUCIONES ESPAÑOLAS

Don José Bono, Presidente del Congreso de los Diputados, la tercera autoridad política del Estado Español, que amigablemente llama hijos de puta a sus compañeros del PSOE, que llama enfermos mentales o asesinos, a los que como él, haciendo uso del voto, como instrumento formal de la democracia oficial que padecemos, votan a la izquierda vasca, y el que recibe unos cuantos palos con el mango de una bandera que le propina un manifestante en una manifestación organizada por el PP contra el gobierno de su compañero socialista, señor Zapatero, no quiere indecentes al frente de las instituciones españolas, y a mi me parece bien que no hayan indecentes al frente ni por la parte de atrás de ninguna institución española.
A ver si el lector cumpliendo con su deber patrio, me hace el favor, por favor se lo pido y por el amor de Dios, si ve a Bono le de a leer lo que sigue, que es que no quiero que el pajarito abra el pico contra mí:

( B.O.E. 23 de julio de 1969)[1]
JEFATURA DEL ESTADO

….

TOMA DE JURAMENTO AL PRINCIPE

El príncipe pasó a la derecha del Jefe del Estado, se puso de rodillas, extendió su mano derecha sobre los Evangelios y, ante un crucifijo de plata, JURÓ el cargo delante del Jefe del Estado.

El presidente de las Cortes. Señor Iturmendi, tomó el juramento:
“En nombre de Dios, y sobre los Santos Evangelios, ¿juráis lealtad a su Excelencia el jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional y Leyes Fundamentales del Reino.”

El príncipe contestó: “Sí, juro lealtad a su excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional y Leyes Fundamentales del Reino”

El presidente de las Cortes respondió: “Si así lo hiciereis que Dios os lo premie, y si no, que os lo demande”

Una ensordecedora ovación sonó seguidamente en la Cámara, así como los gritos de “Franco, Franco, Franco!”

A esos aplausos se unió su Excelencia el Jefe del Estado, quien a continuación concedió la palabra a su Alteza Real.

“Mi general, señores Ministros, señores procuradores:
“Plenamente consciente de la responsabilidad que asumo, acabo de JURAR como sucesor, a título de rey, LEALTAD A SU EXCELENCIA EL JEFE DEL ESTADO Y FIDELIDAD A LSO PRINCIPIOS DEL MOVIMIENTO NACIONAL Y LEYES FUNDAMENTALES DEL REINO.
Quiero expresar, en primer lugar, que recibo de su Excelencia el Jefe del Estado y Generalísimo Franco la LEGITIMIDAD SURGIDA DEL 18 DE JULIO DE 1936 en medio de tantos sacrificios, de tantos sufrimientos, triste pero necesarios, para que nuestra patria encauce de nuevo su destino.”

Lo dicho, pues, que Bono no quiere indecentes en ninguna institución española, háganle caso, que si no la emprenderá a improperios e insultos, y no me la vayan a tomar ahora contra Su Majestad (