domingo, 19 de julio de 2009

CARTAS DE AMOR


(6)

(Frente a la antigua Estación del tranvia en Puebal del Río)


Nada, de la Estación del tranvía en Puebla del Río, no queda nada. Solo un solar donde aparcan los coches y algo de botellón de los jóvenes. Bueno, de los jóvenes no, de la gente que tiene poca edad, porque el ser joven no tiene mucho que ver con la edad.
Me he dejado ir por la calle Larga que tan apenas he reconocido hasta el final de la misma, que antes te dejaba casi en la puerta de la Estación. Está el pedestal escalonado y redondo con la cruz también redonda, me ha producido la misma sensación de siempre, una especie de repelús interior que ni entonces ni ahora sé explicar.
Los cacharritos de las ferias, las voladoras y los cochecitos mezclados con caballitos de cartón y máquinas de tren dando vueltas, ya no los ponen allí, al final de calle Larga, los ponen en un naranjal que han arrancado y que ya no existe.
Queda, sí, el Bar Estación. Lo he reconocido al verlo. El azulejo de su zócalo es multicolor, alegra la vista, o los recuerdos a través de la vista, y sus mesas cuadradas, pero que no son de mármol y las sillas de madera color oscuro, con el respaldo redondeado.
De sus paredes cuelgan diversas fotos, y alguna pintura, rememorando la Estación y el tranvía.
Ni que decir tiene que el personal que lo atiende es solícito y amable. Me respondieron a cuantas preguntas les hice.
Salí del Bar Estación y con la mirada busqué las chimeneas altas de los hornos de cerámica que había entre Puebla y Coria, sabiendo que no las vería.
*

SUPERMAN, UN BUROCRATA VOLANTE

(¿Y a donde va este ahora?)


La culpa, querido Bruto, no es de nuestra estrella, sino nuestra.
VILLIAM SHAKESPEARE


La mosca tras la oreja hace días que la tenía. Para mí que no eran las cosas como parecían, y efectivamente, así ha sido, el Imperio yanqui no puede con todo. El Séptimo de Caballería, angelito mío, no puede resolver los problemas del mundo (¡Tass tonto ú qué. Si los creas tú, jo mío. Si el problema eres tú!), ni el del sistema financiero, ni el del cambio climático, ni el de Iran, ni el de Afganistán… Pero jo mío, si no eres capaz ni de resolver el problema de la pobreza interna tuya con más de treinta millones de pobres en el paraíso del capitalismo USA, cuando estabais con las vacas gordas y no os discutía la gendarmería del mundo y parte el extranjero ni Dios, como coño vais a resolver problema mundial alguno.
Claro, cuando teníamos a Superman por una especie de tres en uno que resolvía todo, pues allá que te va, dabais el pego, pero cuando se os ha visto el plumero y nos hemos dado cuenta que Superman de volar nada de nada, pues la cosa queda en eso, en que como mucho, Superman de burócrata volante no pasa.
Que el Séptimo de Caballería no llega a todas partes lo acaba de reconocer el Secretario de Estado adjunto de EE.UU. para Asuntos Europeos, Phillip Gordon, que es un zagal más vivo que el hambre, asesor que era del presidente Clinton, ahora de Obama, y que lo será del pilón de la fuente de mi pueblo, cuando la hagamos.
Aboga Phillip Gordon porque los grandes bancos y grandes empresas europeas (él lo dice de otra manera, porque ya he dicho que es más agudo que el hambre) se pongan de acuerdo con eso del Pacto de Lisboa de la Unión Europea, para que le echen una mano al Imperio y entre todos ellos, podernos sacar mejor las mantecas a los trabajadores, a los pequeños ahorradores, a las clases sociales más desfavorecidas y a los pequeños y medianos empresarios no ligados a los grandes capitales, porque esto de la crisis, aparte obámicas palabras, no es que la riqueza creada por el trabajo haya desaparecido, ni que la capacidad productiva del trabajo se haya esfumado, o que los trabajadores se han vuelto unos vagos y no quieran trabajar, sino que los canales de acumulación y concentración de capitales creados por los propios capitalistas, están obstruidos, y se trata ahora de que el Superman de alas mojadas, porque volar no vuela, con la ayuda de sus colegís europeos, hacernos trabajar más por menos dinero para que