sábado, 11 de octubre de 2014

PODEMOS: PARA PODEMOS Y LOS "PODEMISTAS"

Hasta este momento me parecería absolutamente injusto cuestionar o poner en tela de juicio la labor personal de Pablo Iglesias, Monedero,  Errejón,  etc., Pero si como se dice Podemos tiene que hacer un tipo de política distinto hasta lo que ahora conocemos, hemos de empezar por no fabricar “dioses”. Y corremos el riesgo de que así sea en la medida que los militantes y simpatizantes de Podemos no tomen (tomemos) conciencia de que las expectativas que ha levanto Podemos es la consecuencia de muchos factores (algunos de ellos de mucho antes de que nacieran físicamente los nombre propios mencionados) y no sólo producto del trabajo nombres propios.

Los votos a Podemos, si se ha de hacer una política distinta a las conocidas, tienen que ser votos distintos también a los ya conocidos, es decir, tienen que dejar de ser votos promovidos por el instinto o las creencias para ser votos conscientes. Pero claro, esto dicho así, es como decir que todos nos tenemos que volver buenos.

El voto consciente no se produce de un día para otro, por la sencilla razón de que un día para otro uno no puede conocer la realidad que es básico, elemental,  para poder fundar so voto en esa realidad y en función de ello razonar el voto emitido.

Que el sistema político actual está corrompido es más que evidente. Que ni los gobiernos del PP ni del PSOE, se pongan como se pongan y digan lo que digan, no lo van  a resolver es más que evidente. Razón: son ellos quienes han creado la corrupción. Pero decir esto ni es suficiente ni garantiza que Podemos, aunque ganara las elecciones, lo podría hacer en un periquete pro el hecho mismo de ganar las elecciones.

Ganar las elecciones, y hay que ganarlas, es el primer paso, el primer ladrillo  del edificio, pero el edificio tiene muchos ladrillos, quizás millones de ladrillos. Y estos ladrillos o los ponemos todos, cada uno en función de sus posibilidades, o el edifico, el nuevo, se queda sin construir.

Yo de lo único que presumo es de trabajador, de haber trabajado y seguir trabajando, por lo tanto, no presumo de descubridor de pólvoras, entre otras razones, porque la pólvora ya está descubierta.

Sintiéndome trabajador y por tiempo (algo