domingo, 7 de junio de 2015

EL GOBIERNO DE RAJOY, ADEMAS DE SAQUEAR LAS ARCAS PÚBICAS, CON TORREJÓN Y ROTA Y MORÓNDE LA FRONTERA, NOS TIENE ASEGURADO QUE CUANDO TOQUE, HABRÁ MUERTES DE ESPAÑOLES



Entrevista a Manuel Pardo, Capitán de Navío en la Reserva y miembro del Colectivo Anemoi

"España quiere reforzar su imagen como aliado incondicional de la OTAN"

Rebelión
Sputnik Novosti
04.06.2015


La OTAN ha hecho una apuesta clara por España, de hecho se ha apropiado de la base de Torrejón de Ardoz. ¿A que se debe este movimiento?

No es exactamente que se haya apropiado de la base de Torrejón; de hecho, esta base aérea sigue teniendo un papel fundamental en la vigilancia y el control del espacio aéreo español, lo que se llama la policía aérea: desde allí se controla todo el espacio aéreo nacional y se dirige la interceptación (con aviones de caza) en el caso de que produzcan incursiones de aeronaves no identificadas y que puedan suponer una amenaza. Todos los países (que se lo pueden permitir) disponen de sistemas semejantes, forman parte de los dispositivos de seguridad en los territorios de soberanía.

El problema está en que este sistema de seguridad se haya integrado en el concepto de seguridad colectiva de la OTAN. Según ello, las amenazas aéreas a cualquiera de los países europeos del sur de la OTAN serían respondidas por las fuerzas que estuvieran en alerta, de cualquiera de los países miembros, y el control de estas operaciones aéreas se haría desde el CAOC (Centro de Operaciones Aéreas Combinadas, en sus siglas en inglés) de Torrejón. La OTAN, que disponía de varios centros de este tipo en toda Europa, decidió hace un par de años reducirlos a dos (Uedem, en Alemania y Torrejón) para todo el territorio europeo. De manera que la relevancia de esta base ha dado un salto cualitativo: de ser una instalación de seguridad nacional ha pasado a ser uno de los dos únicos CAOC de la OTAN en Europa.

Naturalmente, de la misma manera que se controlan las eventuales operaciones defensivas, puede hacerse con las ofensivas. En principio, limitadas al propio espacio aéreo de los países miembros de la OTAN; pero en el caso de originarse intervenciones en el exterior de este espacio, el CAOC de Torrejón tendría capacidad para dirigir las operaciones aéreas, siempre que el área esté al alcance de la red de sensores y comunicaciones de la OTAN. Pero para completar el panorama, el CAOC dispondrá de elementos desplegables allí donde falten, de manera que su cobertura es, virtualmente, planetaria, en el caso de que la OTAN desencadenara operaciones fuera de su teatro natural de operaciones (como ha sido el caso de la operación ISAF, en Afganistán).

Y no solo para operaciones propias de la OTAN, sino incluso para las que emprendieran algunos de sus países miembros por su cuenta, como fue el caso de Libia: esa campaña no era propiamente de la OTAN, sino de alguno de sus países miembros (Reino Unido, Italia, EEUU...), por lo que el control de las operaciones aéreas no podría hacerse desde Torrejón, sino desde los centros de operaciones aéreas de los países intervinientes. Sin embargo, es obvio que toda la infraestructura de sensores, inteligencia, comunicaciones, etc, de todos los países de la OTAN están integrados para que respondan de inmediato y el CAOC es el punto nodal en el que converge y desde el que se distribuye toda esa información. Esto le convierte, de facto, en un elemento esencial de soporte de esas operaciones, aunque no sean propiamente de la OTAN. En consecuencia, España se hace cómplice de esas operaciones, aunque sin mancharse las manos.

España tendrá un papel mucho más relevante y arriesgado en la escalada militar. ¿A cambio de qué?

Todo este desarrollo de las capacidades de Torrejón y su nuevo papel estratégico tiene que ver con la reorientación que viene sufriendo la OTAN de unos años acá. De ser una alianza supuestamente defensiva de su propio espacio vital, se ha convertido en un actor global, en especial, después de la última cumbre de Cardiff. Esto ha condicionado la organización y disponibilidad de las fuerzas nacionales, centralizando recursos y adiestrando y certificando a unidades combinadas (de varios países) para tenerlas en alerta permanente para su intervención inmediata en cualquier parte del globo.

También se ha venido desarrollando la cobertura europea del “escudo antimisiles”, en el que el CAOC de Torrejón juega un papel fundamental como nodo de información y respuesta. El escudo antimisiles es un invento de los EEUU que, al colapso de la Unión Soviética, en lugar de hacer todos los esfuerzos por conseguir una verdadera extinción de las armas nucleares, lo ha utilizado como pretexto para el desarrollo de un sistema de interceptación de misiles balísticos. Inicialmente, por diplomacia, se decía que se trataba de un sistema contra los misiles de Corea, otras veces contra Irán... siempre dependiendo de la coyuntura. Pero ya se habla sin tapujos de que este sistema está orientado claramente para neutralizar la fuerza nuclear de Rusia. Lo que convierte a Torrejón en un blanco de primer orden en el caso de que la presión militar contra Rusia desencadenara un conflicto abierto.

En este contexto, no se trata solo de la relevancia adquirida por el CAOC de Torrejón, sino también la disponibilidad de unidades completas (del tamaño de una brigada) para su despliegue inmediato, además de los Cuarteles Generales Marítimo y Terrestre de Alta Disponibilidad, preparados para comandar las operaciones expedicionarias navales y terrestres, respectivamente. Estos serían, en el periodo en que estén activados, los responsables de las primeras intervenciones, con capacidad para subsistir durante un mes, en tanto la maquinaria política se pone de acuerdo para organizar el grueso de las fuerzas conjuntas.

¿A cambio de qué? Del supuesto “prestigio” que concede el hecho de ofrecer fuerzas e instalaciones para las operaciones de la OTAN. Naturalmente, la imagen de España como aliado incondicional de la OTAN se refuerza enormemente. Pero se oculta deliberadamente el sentido auténtico de las agresiones originadas desde los EEUU en sus aventuras imperialistas.
   
¿La OTAN está sustituyendo en Europa a EEUU, más centrada ahora en los BRICS y sobre todo en China en la área Asia-Pacífico?

No es tanto que la OTAN esté sustituyendo a los EEUU, sino que éstos están consiguiendo adaptarla a un papel más agresivo, como respaldo de una actitud mucho más hostil a sus potenciales enemigos geoestratégicos. Es obvio que la primacía de los EEUU está en declive, que sus recursos y potencial ya no dan más de si y que necesitan de su expansión a base de globalizar la economía: tránsito libre de capitales, fuentes y corredores de energía bajo control, mercados abiertos... todo ello con un endeudamiento gigantesco y con un