lunes, 19 de agosto de 2013

CEOE: UN TERRORISTA SOCIAL, ALTERADOR DEL ORDEN PÚBLICO Y UNO DE LOS RESPONSABLES DIRECTOS DE LA VIOLENCIA MATERIAL QUE SE AVECINA Y BESTIA INMUNDA LLAMADO ROSELL, QUE A SU VEZ, SE LLAMA EMPRESARIO (NO SE SABE QUE PRODUCE PERSONALMENTE QUE SEA ÚTIL PARA LA SOCIEDAD)




La CEOE y su estrategia de lucha de clases: Rosell aboga ahora por quitar "privilegios" a los indefinidos

por Kaos
Laboral y economía
19 de Agosto de 2013 12:06

(Rosell, bandido y criminal partidario de la restauración oficial de la esclavitud en el siglo XXI)

La CEOE sigue con su particular estrategia de lucha de clases y, no conformes con tener millones de parados a su disposición para imponer sus condiciones de explotación y de haber conseguido tener un despido a la carta, cada día salen con una nueva propuesta antiobrera.

Agencias

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha abogado este lunes por poner el contador a cero en contratación para combatir la dualidad del mercado laboral, retirando a los contratos indefinidos algunos de sus "privilegios" e incrementándolos para los temporales, que, según ha destacado, son el 90% de los contratos que se hacen "y gracias".

Rosell, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, ha reconocido, no obstante, que este planteamiento tiene pocas posibilidades de ver la luz, ya que los trabajadores indefinidos no lo aceptarían.

 "¿Estarían dispuestos los trabajadores fijos a aceptar estas nuevas condiciones en beneficio de los que tienen contratos temporales nuevos? Sería un experimento importante, pero no creo que lo aceptaran. Creo que esto es Alicia en el país de las maravillas", ha admitido.

 Sin embargo, en su opinión, quitar a los fijos esos "privilegios, por llamarlos de alguna manera" -han sido sus palabras textuales- daría lugar a un mercado laboral sin diferencias entre indefinidos y temporales, en contraste con el mercado de trabajo "absolutamente dualizado" que presenta España en estos momentos.

El presidente de la patronal también se ha mostrado partidario de reducir las más de 40 modalidades de contratación actualmente existentes a cuatro o cinco, con o sin bonificaciones, porque son las que las empresas utilizan actualmente, aunque ha reconocido que su organización ya ha planteado esta propuesta a gobiernos de distinto color, sin éxito.

"Desgraciadamente no somos capaces de convencerlos de que sería mucho más fácil hacer cuatro o cinco contratos, con bonificaciones o sin ellas, y que dejáramos un tiempo, tres, cuatro o cinco años, para ver qué funciona y que no y sacar conclusiones", ha señalado.

Rosell ha insistido en que los contratos deben ser flexibles y responder a las necesidades de las empresas. "Los contratos no deben ser los que nos gusten, sino los que podamos hacer en función de nuestras necesidades. Si tenemos que contratar por días, horas, meses o años... fantástico. Estamos en un mundo absolutamente flexible", ha explicado.

Para los jóvenes, la receta del dirigente empresarial pasa por ofrecerles la "máxima formación", con un contrato de formación y aprendizaje "lo más flexible posible". "A todos nos gustaría hacer contratos indefinidos para toda la vida y sin problemas, pero la realidad es la realidad", ha añadido.

LAS AYUDAS A PARADOS DEBEN ESTAR LIGADAS A FORMACIÓN.

Preguntado por la situación de los parados jóvenes y de los trabajadores mayores que pierden su trabajo, Rosell ha afirmado que quienes se quedan en el desempleo deben recibir "la ayuda mínima y necesaria" para seguir sobreviviendo.

En este sentido, ha recordado que este año se pagarán más de 30.000 millones de euros en prestaciones por desempleo, frente al gasto de 8.000 millones que se hacía en el año 2000 por el mismo concepto.

"No puede decirse que no se ha hecho nada, pero el dinero no es infinito y se puede hacer lo que se puede hacer y no más. Lo que hay que intentar es que ese dinero que se emplea en las ayudas al desempleo vaya íntimamente ligado a la formación, porque sin más formación de estos jóvenes y mayores en paro habrá menos posibilidades de incorporarse al mercado laboral", ha asegurado.

 CON TANTO DÉFICIT NO SE SALE DE UNA RECESIÓN.

Por otro lado, Rosell ha indicado que el principal y primer problema de España es su déficit público. En este sentido, ha alertado de que con el nivel de déficit que se sigue arrastrando "no hay ninguna posibilidad de salir de la recesión, ni ahora ni nunca".

Por eso, ha animado a las administraciones públicas a seguir reduciéndolo y, sobre el llamado déficit 'a la carta', ha señalado que España "no puede dar marcha atrás" en el Estado de las Autonomías.

"Entre todos lo hemos creado y entre todos lo hemos de aguantar. Lo importante es que una persona tenga los mismos servicios ya sea en Figueras o en Sanlúcar de Barrameda (...) Las comunidades deben reducir el déficit paulatinamente, hay que hacerlo con prisa y sin pausa", ha subrayado.

*++

LA CORRUPCIÓN DEL PP: UNA PARTE "NATURAL" DENTRO DE LA CORRUPCIÓN "NATURAL" DEL REINO DEL REY, DENTRO DE LA CORRUPCCIÓN "NATURAL" DENTRO DEL MODO DE PRODUCCIÓN CAPITALISTA, VERSUS, NEOLIBERALISMO, DONDE LA CORRUPCIÓN ES LO NATURAL


Frentes abiertos y futuros pasos judiciales para Rajoy, el experto en resistir 

Gara
REBELION
19-08-2013

Al incremento de los indicios sobre la contabilidad paralela del PP se suman las desconfianzas internas en Génova, que tendrán que resolverse antes de la convención de otoño. Este podría ser el principal lastre para un Mariano Rajoy acostumbrado a resistir y que insiste en que agotará la legislatura pese a todas las acusaciones de corrupción. Cuando el juez Pablo Ruz, que investiga la contabilidad paralela del PP, se marchó de vacaciones el pasado viernes, dejó un último recado a Génova: un plazo de cinco días para entregar a la Audiencia Nacional los dos ordenadores de Luis Bárcenas que todavía se guardan en la sede de la formación. El objetivo es determinar si la información que contienen coincide con el pen drive entregado por el extesorero el 15 de julio, cuando decidió «tirar de la manta». 

A partir de ese momento habrá tregua judicial hasta el 10 de setiembre, cuando están citadas, entre otras, las secretarias de Bárcenas y de Álvaro Lapuerta. A la espera de un inicio de curso que estará capitalizado por la trama de corrupción, el presidente español, Mariano Rajoy, se enfrenta ahora a las consecuencias internas: hay tensión en el partido, con intrigas, reposicionamientos y suspicacias ante cada declaración judicial. Por eso, se da por hecho que habrá cambios internos antes de la convención de otoño.

Un contexto que Génova afronta sometido al estrés de sentirse permanentemente amenazado por la espada de Damocles de que nuevas revelaciones confirmen esa íntima (y delictiva) relación entre los grandes empresarios y la cúpula de la derecha española. Claro, que también es cierto que, pese a los escándalos, ningún alto cargo del PP ha dado muestras de estar dispuesto a marcharse. De este modo, la sensación de impunidad se resume en la frase «por menos, en cualquier lugar de Europa hubiesen dimitido». 

A ello se le suma la percepción de que la respuesta ciudadana no ha llegado a los niveles que exigía una trama que pone en cuestión todo el modelo político y económico de los últimos 35 años. Socialmente se da validez a las tesis de las donaciones ilegales y los sobresueldos. El número de confirmaciones de la validez de los manuscritos del extesorero se multiplica. Sin embargo, las protestas apenas congregan a centenares de personas. «¿Qué más tiene que pasar?» es una pregunta que se escucha en muchas de las movilizaciones. En este contexto, Rajoy, acostumbrado a resistir ante las adversidades, se aferra a la mayoría absoluta como garantía de acabar la legislatura. La dimisión es, en estos momentos, una idea que solo cabe en la política ficción.

Y eso que los indicios contra el PP se multiplican y podrían ir a más. En el ámbito judicial, una de las grandes incógnitas a corto plazo está en saber hasta dónde llegará el juez con las citaciones de testigos. Por ahora se ha limitado a llamar a los responsables del departamento de auditoría interna del PP y las secretarias de Bárcenas y Lapuerta, que acudirán el 10 de setiembre. Pero quedan pendientes muchos altos cargos cuyos testimonios son reclamados por las acusaciones. Por ejemplo, el expresidente español, José María Aznar, señalado por Jaime Ignacio del Burgo como responsable directo de los sobresueldos de Calixto Ayesa y que ha eludido testificar después de que el magistrado no lo considerase necesario. Otros antiguos miembros de la cúpula del PP que los letrados intentan sentar ante el magistrado son Federico Trillo o Ángel Acebes. El caso de este último es sorprendente. Todavía no ha sido citado pese a que ocupó la secretaría general entre 2004 y 2008, un período en el que Bárcenas y Lapuerta ostentaban más responsabilidades que durante el mandato de su sucesora, María Dolores de Cospedal, que sí pasó ante el juez. 

Obviamente, habrá que ver si Ruz llega a plantearse citar a Rajoy, tal y como ha solicitado la Asociación de Abogados Demócratas por Europa. Por el momento, el juez le ha preguntado su opinión al fiscal, que suele defender las posiciones gubernamentales ya que su superior jerárquico es nombrado por el Ejecutivo. De este modo, parece difícil que la propia administración permita que el presidente sea señalado y termine declarando, aunque sea desde su despacho. Especialmente, cuando el instructor no ha dado un paso sin contar con el aval de Fiscalía.

Reaparece Lapuerta

En previsión a futuros paseíllos de altos cargos del PP, las declaraciones de Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas y María Dolores de Cospedal han dejado clara la estrategia de la formación derechista: negar todo y culpar a los tesoreros. Claro, que resulta difícil defender que no existían finanzas paralelas cuando varios de tus excompañeros ya han reconocido los pagos en «b». El último, Cristóbal Páez, sucesor de Bárcenas, cuya declaración de la semana pasada fue, según fuentes presentes en el interrogatorio, una de las más productivas. Asumió los 12.000 euros que aparecen en el manuscrito del extesorero (una «compensación», a su juicio «insuficiente», por no cobrar lo estipulado en un primer momento), dejó claro que era dinero negro y su certeza de que otros altos cargos del PP también se llenaron los bolsillos. Utilizando un poco de lógica, ya sería extraño que cargos intermedios recibiesen «complementos» y los primeros espadas se quedasen sin nada. 

En este contexto, la reaparición de Lapuerta, recuperado tras el accidente que le dejó en coma, podría incrementar la presión sobre Génova. Su abogado, que había guardado silencio en todos los interrogatorios previos, intervino en las últimas sesiones para poner énfasis sobre la labor de control sobre las cuentas. Por una vez, la omertá en un caso de corrupción parece que se quiebra. A ello se le sumaría las pruebas que, supuestamente, todavía guarda Bárcenas. Entre ellas podría encontrarse una grabación de la reunión que mantuvo con Javier Arenas en 2012 y en la que habrían hablado sobre las cuentas en Suiza del extesorero.

Convención de otoño

Las declaraciones judiciales también han agitado las aguas internas del PP, resquebrajadas tras dos años de desgaste en el Gobierno español. No hay un «sálvese quien pueda» porque los principales dirigentes han mantenido una línea similar. Pero sí que hay suspicacias. Ocurrió, por ejemplo, el miércoles, cuando Cospedal señaló directamente a Rajoy como responsable de de pactar el finiquito con Bárcenas. Entre los reposicionamientos ya se habla incluso de Soraya Sáenz de Santamaría como futura sucesora del presidente. Habrá que ver qué movimientos se producen en la convención del PP de otoño, donde todos esperan que Rajoy de un golpe en el tablero.

Hasta entonces, Génova reacciona al contraataque. Solo así puede entenderse el anuncio el efectuado ayer por Carlos Floriano, quien aseguró que se querellaría contra Óscar López (PSOE) por hacer referencia a los pagos en negro. Lo cierto es que las disputas internas pueden hacer más daño al PP que una respuesta social que, hasta el momento, se mantiene con limitaciones. En el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba todavía amaga con una moción de censura que Rajoy eludió tras comparecer ante la Cámara. En la calle, IU prepara una gran movilización para otoño. Desde Moncloa insisten en que ninguna revelación judicial moverá a Rajoy y apelan a futuras bondades económicas cuya credibilidad está al mismo nivel que las negativas ante la corrupción.

¿Quién participó en la comisión de infrastructuras?

La comisión de infraestr