miércoles, 8 de octubre de 2014

MARIANO RAJOY Y SUS BESTIAS INSENSIBLES, POR EL ÉBOLA, TAMBIÉN DIMISIÓN Y RESPONSABILIDADES POLÍTICAS Y PERSONALES


Ébola, crónica de un despropósito anunciado

CASMadrid
Rebelión
08-10-2014

Comunicado de la Coordinadora Anti Privatización de la Sanidad

La Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad emitió un comunicado el 7 de agosto pasado [1] calificando de irresponsable la decisión del Ministerio y de la Consejería de Sanidad de Madrid de repatriar al primer enfermo de Ébola, porque suponía “importar de forma premeditada lo que era el primer caso en el Estado español y en Europa, y someter a un riesgo absolutamente injustificado a las trabajadoras y trabajadores del Hospital Carlos III y en general a toda la población”.

Ninguna otra organización, ni sindical, ni científica, cuestionó una medida inaceptable desde el punto de vista epidemiológico por cuanto implicaba introducir un foco de infección originado por una cepa –la Ébola-Zaire- altamente contagiosa, muy letal y para la que no se conoce tratamiento eficaz.

De ninguna manera -señalábamos– la repatriación de esos dos enfermos tenía la justificación de que aquí se les pudiera aportar otro tratamiento –el paliativo– que el que se les hubiera podido garantizar enviando hospitales o laboratorios de campaña, además de enviar recursos sanitarios a la zona afectada.

Así mismo destacábamos la “aberración sanitaria que había supuesto el cierre a principios de este año de las instalaciones que hacían del Hospital Carlos III el centro de referencia estatal para alertas epidémicas, sin que ningún otro se hubiera abierto en ninguna otra Comunidad Autónoma”. Tal medida tenía por objeto convertir al citado Hospital –así como al Hospital de la Princesa– en centro para el tratamiento de enfermos crónicos y asegurar así el negocio de la privada, descargándoles de los pacientes "no rentables".

Desgraciadamente la confirmación del contagio de la compañera Teresa, trabajadora sanitaria del H. Carlos III y que e