miércoles, 10 de junio de 2015

TTIP: LO QUE NO ES TRIGO LIMPIO NO ES TRIGO LIMPIO NI PUEDE SERLO


Tenemos unos políticos, que un buen número de ellos, los que verdaderamente aplican las recetas que les llegan de sus respectivos amos, los grandes capitales, deberían estar haciendo cola ante los juzgados de guardia para que pudieran explicar con entera libertad, cómo es que fuera o fuese, que ganando durante un cierto tiempo X euros, lleguen al cabo de ese periodo de tiempo resultando que tienen X más toda la rastrojera de letras del abecedario: de la a a la z, descontando X que ya ha sido contada.

Cierto que Roma no paga traidores, y en esto con los romanos a partir un piñón que estamos. Pero los amos son los amos, los capataces los capataces, y amos sin capataces son como una mierda seca pinchada en un palo, o sea, nada, unos parásitos sociales que lo más que se podrían merecer serían 400 euros al mes para que no se