miércoles, 10 de junio de 2015

TTIP: LO QUE NO ES TRIGO LIMPIO NO ES TRIGO LIMPIO NI PUEDE SERLO


Tenemos unos políticos, que un buen número de ellos, los que verdaderamente aplican las recetas que les llegan de sus respectivos amos, los grandes capitales, deberían estar haciendo cola ante los juzgados de guardia para que pudieran explicar con entera libertad, cómo es que fuera o fuese, que ganando durante un cierto tiempo X euros, lleguen al cabo de ese periodo de tiempo resultando que tienen X más toda la rastrojera de letras del abecedario: de la a a la z, descontando X que ya ha sido contada.

Cierto que Roma no paga traidores, y en esto con los romanos a partir un piñón que estamos. Pero los amos son los amos, los capataces los capataces, y amos sin capataces son como una mierda seca pinchada en un palo, o sea, nada, unos parásitos sociales que lo más que se podrían merecer serían 400 euros al mes para que no se murieran de hambre, y hasta que aprendieran un oficio con el que ganarse la vida con un plazo improrrogable de 90 días naturales.

Europarlamentario español que vote sí al TTIP, sin rodeo alguno hay que declarlo enemigo de la sociedad española, y si tiene algo que reclamar que le reclame al capataz que le dice que hay que votar si, sabiendo como se sabe, que el tratado en cuestión, el TTIP, más que un tratado es un acuerdo entre bestias bandoleras, cobardes e insensibles que quieren someter a estados enteros en función de sus beneficios.

El que se haya suspendido la votación hay que atribuírselo más, pero bastante más y con diferencia, a todos los activistas que han hecho y siguen haciendo campaña contra el TTIP, que a los euro parlamentarios que se agrupan bajo el nombre de Socialistas, lo que al fin y al cabo no es más que una de las múltiples maneras de ensuciar el nombre del Socialismo.

***

LA DIVISIÓN ENTRE SOCIALISTAS CAUSA LA SUSPENSIÓN DE LA VOTACIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO SOBRE EL TTIP

El presidente de la institución, Martin Schulz, toma como disculpa para suspender la votación una norma relacionada con el número de enmiendas
Los mensajes contradictorios entre los socialdemócratas causaron tal disensión interna que podía producirse un voto negativo en esta votación crucial

Pablo García  - Bruselas
Diario.es
09.06.2015


La Eurocámara pospone la votación del TTIP en el último momento

El Parlamento Europeo no emitirá una opinión por ahora ni marcará líneas rojas al Tratado de Libre Comercio e Inversión que negocian Estados Unidos y la Comisión Europea. Las diferencias entre el Partido Popular Europeo (PPE) y los socialistas del S&D sobre el asunto del arbitraje y sobre todo la división interna entre los socialitas han propiciado la retirada del informe, aunque oficialmente la justificación aludida por el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, ha sido la enorme cantidad de enmiendas presentadas, más de 200.
“En vista de las más de 200 enmiendas y las peticiones de voto por separado, el presidente Schulz ha decidido, haciendo uso del artículo 175 del reglamento y tras consultarlo con el presidente de la comisión de Comercio Internacional (INTA), posponer la votación”. En realidad, más de la mitad de las enmiendas procedían de las familias abiertamente contrarias al tratado (GUE, los Verdes) y la decisión de Schulz responde al “peligro” de que el TTIP fuera tumbado este miércoles, según fuentes de la institución. Ahora el informe vuelve a INTA y allí se aprobará y volverá al Pleno de Estrasburgo cuando los grupos se pongan de acuerdo.
El cisma entre PPE y S&D se ha producido tras la polémica votación de la comisión INTA el pasado 28 de mayo, según la cual los dos grupos, junto a los conservadores y los liberales, sacaron adelante el informe del eurodiputado alemán Bernd Lange. Según este informe, los igualmente polémicos tribunales de arbitraje para mediar entre conflictos entre Estados e Inversores (los denominados ISDS) fueron aprobados, sin dejar muy claro en el texto que se rechazaba el arbitraje privado.
La reacción de las redes sociales contra los socialistas fue rápida, y estos movilizaron a sus delegaciones nacionales y multiplicaron su actividad la semana pasada para enmendar su “error”, como han reconocido varios eurodiputados. El grupo S&D quiere tribunales para solucionar conflictos entre países y empresas, pero de carácter público. “Queremos jueces de carrera, no abogados procedentes de bufetes”, señalan.
Pero ahí no acababa el fuego en la bancada socialista. Varios eurodiputados franceses, ingleses e italianos amagaban con votar contra todo el informe. La eurodiputada francesa Pervenche Bères, próxima a François Hollande, explicó a este medio por la mañana las dificultades de llegar a un acuerdo. “En este momento, estamos en contra del TTIP”, aseguró Bères.

El tiempo juega en contra de que el tratado vea la luz. Si ya es difícil que supere todas las pruebas en la UE antes de 2017, la coincidencia de año electoral en EEUU pone aún más en solfa la posibilidad de conseguir el sí al acuerdo a los dos lados del Atlántico.

*++

ORTEGA Y GASEET. LO NUEVO SE HACE VIEJO


VIEJA Y NUEVA POLÍTICA. CONFERENCIA DE JOSÉ ORTEGA Y GASSET, MAYO DE 1914, TEATRO DE LA COMEDIA (MADRID)

7/8

Sociología Crítica
30.05.2015


 Ortega, aquel 24 de mayo de 1914 en el Teatro de la Comedia


La organización nacional (10)

Junto con aquel impulso genérico del liberalismo, es el ansia por la organización de España lo que lleva nuestros esfuerzos a agruparse. No se debe olvidar que formamos parte de una generación iniciada en la vida a la hora del desastre postrero, cuando los últimos valores morales se quebraron en el aire, hiriéndonos con su caída. Nuestra mocedad se ha deslizado en un ambiente ruinoso y sórdido. No hemos tenido maestros ni se nos ha enseñado la disciplina de la esperanza. Hemos visto en torno, año tras año, la miseria cruel del campesino, la tribulación del urbano, el fracaso sucesivo de todas las instituciones, sin que llegara hasta nosotros rumor alguno de reviviscencia. Sólo viniendo a tiempos más próximos parecen notarse ciertos impulsos de resurgimiento en algunos parajes de la raza, en algunos grupos, en algunos medrosos ensayos. Sin embargo, los Poderes públicos permanecen tan ajenos a aquel dolor y mengua como a estos comienzos de vida. Diríase que la España oficial, en todas sus manifestaciones, es un personaje aparecido, de otra edad y condición, que no entiende el vocabulario ni los gestos del presente. Cuanto hace o dice tiene el dejo de lo inactual y la ineficacia de los exangües fantasmas.
No creemos que sea una vanidad la resolución de dedicar buena porción de nuestras energías — cuyos estrechos límites nos son harto conocidos — a impedir que los españoles futuros se encuentren, como nosotros, con una nación volatilizada. Por otra parte, no nos sentimos de temperamento fatalista: al contrario, pensamos que los pueblos renacen y se constituyen cuando tienen de ello la indómita voluntad. Todavía más: cuando una parte de ese pueblo se niega reciamente a fenecer. El brillo histórico, la supremacía, acaso dependan de factores extraños al querer. Pero ahora no se trata de semejantes ornamentos. Nuestra preocupación nacional es incompatible con cualquier nacionalismo. Nos avergonzaría desear una España imperante, tanto como no querer imperiosamente una España en buena salud, nada más que una España vertebrada y en pie.

Para este acto de incorporarse, necesita la España vivaz una ideología política muy clara y plenamente actual. Tenemos que adquirir un pensamiento firme de lo que es el Estado, de qué puede pedírsele y qué no debe esperarse de él. Pero no basta con un principio político evidente. La organización nacional es una labor concretísima; no consiste en un problema genérico, sino en cien cuestiones de detalle: en esta institución y aquella comarca, este pueblo y aquella persona, esta ley y aquel artículo. La organización nacional nos parece justo lo contrario de la retórica. No puede fundarse más que en la competencia.

Maura (11)

Hay un hombre en la política española que se diferencia de estos partidos, y frente al cual no hay otro remedio sino reconocer que lleva tras él una realidad. Es el señor Maura. Pero esta realidad que está tras él es, señores, la más terrible de España, es el peso inerte que lleva España desde hace siglos; es lo que ha ido quedando sobre el organismo de la raza de resultas de sus fracasos y de sus dolores; es toda esa parte inculta, apegada a las palabras más viejas, a las emociones más extremas; es todo ese trozo de la raza que yo llamaría el trozo histérico de España. Pero es una realidad; eso está ahí y con el señor Maura, y es lástima que no podamos decir que estando detrás de él una realidad es él una realidad.

Yo, sinceramente, señores, pensando en las fórmulas que podrían darse de la política del señor Maura, me he encontrado siempre con que tendría que presentarle como una figura típica de esa política restauradora.

El señor Maura (y dejemos las páginas oscuras de 1909) es el que ha afirmado siempre que España es una cuestión de orden público, que el gran problema de España es el Ministerio de la Gobernación, precisamente en lo que tiene de Ministerio de represión. Además, el señor Maura, cuando el señor Cambó en las Cortes últimas pedía que se rompiera para siempre el turno de los partidos, fue el defensor del turno de los partidos, síntoma típico de la Restauración; el señor Maura no ha defendido la competencia; el señor Maura cree en los jesuítas. Y hoy, aun en un momento de renovación por los dolores, deja que, más o menos en su nombre, se hable de «Dios, Patria y Rey», el lema de los carlistas. ¿Es que vamos a poder ir con la Divinidad como jefe de nuestros muñidores electorales?
La afirmación que hoy se hace de la política de 1909 consiste curiosamente en una operación de hacer entrar en lo que era muy poco muchas cosas que allí no estaban; la política de 1909 nos suena a los españoles normales, corrientes, vulgares, simplemente a un movimiento guerrero en África, a una revolución, ¿qué digo revolución?, a un conato de motín en Barcelona y a una represión. No nos suena a más.

Para la cuestión marroquí pedimos un poco de seriedad (12)

Con esto llegamos a un problema del cual no puedo menos de decir algo, por la enorme significación que tiene dentro de la atención española, y que, sin embargo, no puedo tocar de una manera suficiente por la absoluta escasez de tiempo: el problema de Marruecos.

Orientando como hemos orientado todos los temas de esta conferencia en la oposición de una época restauradora y una época que parece como que quiere venir, yo os diría que el problema de Marruecos se presenta, ante todo, como un síntoma ejemplar de cosas que ocurrieron en la Restauración: generales que van y vienen; victorias que lo son, pero que a algunos les parecen derrotas; una lluvia áurea de recompensas que el cordón de cierta real orden trae y lleva de lo más alto al último sargento.

El caso es que también la gente, como entonces, como en tiempos de Cuba, no sabe lo que pasa, no se forma esa noción modesta que hay que preparar, aun para las mínimas fortunas intelectuales del pueblo, de qué es lo que allí se hace.
Me es enojoso el empleo de palabras duras y excesivas; pero yo diría que es un poco escandalosa la ignorancia en que estamos de todo lo que se ha hecho, se puede hacer y conviene hacer en el problema de Marruecos. Por lo pronto, fuimos sin saber por qué fuimos. Esto puede tener dos sentidos: sin saberlo nosotros, los subditos españoles, o sin saberlo los que nos llevaron; y no es saber por qué fuimos que se nos cite un texto o que se nos aluda a un posible texto de un Tratado internacional. Pero, además — ante un público reflexivo —, puedo advertir cómo esta frase de que fuimos sin saber por qué íbamos tiene otro tercer sentido. Se pone el problema y parece muy claro, en estos términos: ¿debimos ir o no a Marruecos, es decir, España a Marruecos? Todas las cavilaciones gravitan sobre el problema del deber ir o no deber ir, y se olvidan de que antes de resolver esta cuestión parcial es menester que sepamos bien si sabemos qué es España y qué es Marruecos, señores, porque la ignorancia de la realidad nacional, de sus posibilidades actuales, de los medios para poder organizar una mayor potencialidad histórica, y, de otro lado, el grado de ignorancia de lo que constituye nuestro problema marroquí, más aún, de lo que es Marruecos, hasta como problema científico, hasta en su conocimiento más abstracto, es verdaderamente increíble. Yo leí, y me produjo un gran pesar, en un rapport de un famoso geógrafo, publicado hace unos cuantos años, que sólo dos manchas hay desconocidas en el globo: una, Tebesti — un rinconcito del centro de Africa —, y la otra — ¿creéis que era allá por Groenlandia?; no —, la otra era eso que está a la vera de España desde que el mundo es mundo, el Rif. De suerte que después de conocido todo el mundo, después que las