miércoles, 10 de junio de 2015

TTIP: LO QUE NO ES TRIGO LIMPIO NO ES TRIGO LIMPIO NI PUEDE SERLO


Tenemos unos políticos, que un buen número de ellos, los que verdaderamente aplican las recetas que les llegan de sus respectivos amos, los grandes capitales, deberían estar haciendo cola ante los juzgados de guardia para que pudieran explicar con entera libertad, cómo es que fuera o fuese, que ganando durante un cierto tiempo X euros, lleguen al cabo de ese periodo de tiempo resultando que tienen X más toda la rastrojera de letras del abecedario: de la a a la z, descontando X que ya ha sido contada.

Cierto que Roma no paga traidores, y en esto con los romanos a partir un piñón que estamos. Pero los amos son los amos, los capataces los capataces, y amos sin capataces son como una mierda seca pinchada en un palo, o sea, nada, unos parásitos sociales que lo más que se podrían merecer serían 400 euros al mes para que no se murieran de hambre, y hasta que aprendieran un oficio con el que ganarse la vida con un plazo improrrogable de 90 días naturales.

Europarlamentario español que vote sí al TTIP, sin rodeo alguno hay que declarlo enemigo de la sociedad española, y si tiene algo que reclamar que le reclame al capataz que le dice que hay que votar si, sabiendo como se sabe, que el tratado en cuestión, el TTIP, más que un tratado es un acuerdo entre bestias bandoleras, cobardes e insensibles que quieren someter a estados enteros en función de sus beneficios.

El que se haya suspendido la votación hay que atribuírselo más, pero bastante más y con diferencia, a todos los activistas que han hecho y siguen haciendo campaña contra el TTIP, que a los euro parlamentarios que se agrupan bajo el nombre de Socialistas, lo que al fin y al cabo no es más que una de las múltiples maneras de ensuciar el nombre del Socialismo.

***

LA DIVISIÓN ENTRE SOCIALISTAS CAUSA LA SUSPENSIÓN DE LA VOTACIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO SOBRE EL TTIP

El presidente de la institución, Martin Schulz, toma como disculpa para suspender la votación una norma relacionada con el número de enmiendas
Los mensajes contradictorios entre los socialdemócratas causaron tal disensión interna que podía producirse un voto negativo en esta votación crucial

Pablo García  - Bruselas
Diario.es
09.06.2015


La Eurocámara pospone la votación del TTIP en el último momento

El Parlamento Europeo no emitirá una opinión por ahora ni marcará líneas rojas al Tratado de Libre Comercio e Inversión que negocian Estados Unidos y la Comisión Europea. Las diferencias entre el Partido Popular Europeo (PPE) y los socialistas del S&D sobre el asunto del arbitraje y sobre todo la división interna entre los socialitas han propiciado la retirada del informe, aunque oficialmente la justificación aludida por el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, ha sido la enorme cantidad de enmiendas presentadas, más de 200.
“En vista de las más de 200 enmiendas y las peticiones de voto por separado, el presidente Schulz ha decidido, haciendo uso del artículo 175 del reglamento y tras consultarlo con el presidente de la comisión de Comercio Internacional (INTA), posponer la votación”. En realidad, más de la mitad de las enmiendas procedían de las familias abiertamente contrarias al tratado (GUE, los Verdes) y la decisión de Schulz responde al “peligro” de que el TTIP fuera tumbado este miércoles, según fuentes de la institución. Ahora el informe vuelve a INTA y allí se aprobará y volverá al Pleno de Estrasburgo cuando los grupos se pongan de acuerdo.
El cisma entre PPE y S&D se ha producido tras la polémica votación de la comisión INTA el pasado 28 de mayo, según la cual los dos grupos, junto a los conservadores y los liberales, sacaron adelante el informe del eurodiputado alemán Bernd Lange. Según este informe, los igualmente polémicos tribunales de arbitraje para mediar entre conflictos entre Estados e Inversores (los denominados ISDS) fueron aprobados, sin dejar muy claro en el texto que se rechazaba el arbitraje privado.
La reacción de las redes sociales contra los socialistas fue rápida, y estos movilizaron a sus delegaciones nacionales y multiplicaron su actividad la semana pasada para enmendar su “error”, como han reconocido varios eurodiputados. El grupo S&D quiere tribunales para solucionar conflictos entre países y empresas, pero de carácter público. “Queremos jueces de carrera, no abogados procedentes de bufetes”, señalan.
Pero ahí no acababa el fuego en la bancada socialista. Varios eurodiputados franceses, ingleses e italianos amagaban con votar contra todo el informe. La eurodiputada francesa Pervenche Bères, próxima a François Hollande, explicó a este medio por la mañana las dificultades de llegar a un acuerdo. “En este momento, estamos en contra del TTIP”, aseguró Bères.

El tiempo juega en contra de que el tratado vea la luz. Si ya es difícil que supere todas las pruebas en la UE antes de 2017, la coincidencia de año electoral en EEUU pone aún más en solfa la posibilidad de conseguir el sí al acuerdo a los dos lados del Atlántico.

*++