jueves, 1 de diciembre de 2016

BIENAVENTURADOS LOS POBRES Y TARARÍ QUE TE VÍ, O QUE SI QUIERES QUE TE CUENTE UN CUENTO Y AMÉN, JESÚS



EL OBISPADO DE JACA SE APROPIA, CON LA COMPLICIDAD DEL PP, DE 14 IGLESIAS ROMÁNICAS Y 9 GÓTICAS

El obispado de Jaca se apropia, con la complicidad del PP, de 14 iglesias románicas y 9 góticas
El Registro de la Propiedad inscribe los templos medievales como obras nuevas a nombre de la diócesis con el visto bueno del PP, que avaló esa fórmula tras las elecciones y dos semanas antes de ceder la alcaldía al PSOE.


Eduardo Bayona
Eco republicano
Público.es
29.11.2016

El obispado de Jaca se ha hecho con la propiedad de catorce iglesias románicas y otras nueve góticas en el Pirineo aragonés tras aceptar el Registro de la Propiedad de esa ciudad su anotación como “declaración de obra nueva antigua”.

El Ayuntamiento de Jaca dispone de seis meses para presentar alegaciones a esas anotaciones, ya que a mediados de mayo de 2017 vence el plazo de dos años del que disponen las instituciones con competencias en urbanismo para pronunciarse sobre la legalidad de ese procedimiento, en el que también tendrían algo que decir la Diputación de Huesca y el Gobierno de Aragón.

La junta de gobierno del consistorio jaqués consideró inicialmente “conformes con la legalidad” esas inscripciones. No obstante, esa decisión se produjo el 28 de mayo de 2015. Es decir, que la tomó el equipo de gobierno del PP que tres días antes había perdido las elecciones municipales y que dos semanas más tarde iba a ser relevado por otro del PSOE con el apoyo de Chunta Aragonesista y de las listas de confluencia Ganar Jaca y Aragón Si Puede.

Un trámite a instancias del nuevo dueño

La “declaración de obra nueva antigua” posibilita que el registro reconozca la titularidad de las edificaciones no inscritas a sus propietarios, o quienes se presenten como tales, mediante la presentación de una escritura. Con independencia de la fecha en la que fueran construidas.

El trámite tiene, entre otros efectos, el de asignar o reconocer la propiedad del inmueble al que se refiere la escritura a quien no es dueño del terreno sobre el que este se levanta, así como el de diferenciar ambas propiedades cuando ambos titulares no coinciden.
Salvo que algún pacto indique otra cosa, el Código Civil Establece que el dueño del suelo lo es también de lo que se edifica sobre él.

Un obispo que combina inmatriculación y declaración de obra

El obispado de Jaca, dirigido desde marzo de 2011 por Julián Ruiz, que compagina esa sede con la de Huesca, combinó la vía de las inmatriculaciones —anotó a su nombre la catedral unos días antes de que el privilegio eclesiástico para usar ese trámite quedara aparcado— con las declaraciones de obra, que según algunas fuentes se habrían producido en otras zonas de la diócesis.

Los 23 templos medievales forman parte de un listado de 43 declaraciones de obra realizadas solo en el municipio de Jaca que el Registro de la Propiedad notificó al ayuntamiento, entre las que se incluyen 30 “iglesias parroquiales y cementerios”, nueve ermitas, dos iglesias de la ciudad, un campo rústico y la casa diocesana.

El listado incluye las iglesias románicas de Asieso, Banaguás, Baros, Caniás, Espuéndolas, Guasa, Leres, Navasa, Orante, Osia y Ulle y, además de la de Santiago —datada en el siglo X y anterior a la catedral de Jaca—, la ermita de San Miguel de Botaya y la del Rosario de Osia; así como los templos góticos de Ascara, Gracionepel, Abay, Ara, Atarés, Baraguás, Binué, e Ipas —las seis últimas edificadas sobre otras de estilo románico— y la ermita de Santa Eulalia de Navasa.

Jaca y su comarca poseen un importante patrimonio románico y gótico por haber sido la sede de los primeros reyes de Aragón —a partir del 1035— y, después, la principal ciudad del llamado ramal francés del camino de Santiago, que entra en la península ibérica por el paso del Somport.


 

ANTES DE TRUMP LOS EE.UU. YA ESTABAN ALLÍ



5 males que EE.UU. 'inyectó' en América Latina

Roque Caravedo
http://es.rt.com/4hzb 
14.06.2016


AddThis Sharing Buttons

Roque Caravedo                    

"Nunca seremos dichosos, ¡nunca!", había profetizado Simón Bolívar.

Luego de la destitución de Dilma Rousseff, algunos presidentes latinoamericanos encontraron motivos suficientes para pensar que algo grave se tramaba contra los gobiernos progresistas de la región. Precisamente esta semana Rafael Correa denunciaba que algunos políticos ecuatorianos han sido financiados por la CIA con el fin de desestabilizar a su país. Un escenario que, paralelamente, ocurre en otras naciones vecinas.

Los latinoamericanos no deberíamos olvidar nunca que EE.UU., con el fin de cumplir con sus objetivos, nos ha usado como ratones de laboratorio y hasta ha financiado el terrorismo en la región. A estas alturas deberíamos tener los ojos bien abiertos y cuidar de nuestra soberanía sin olvidar los daños causados en nuestra tierra.

Repasemos 5 desalmados 'experimentos' llevados a cabo por EE.UU. en América Latina.


1. En política. Las dictaduras, la mejor vía para el saqueo

El punto de inflexión para entender el intervencionismo de EE.UU. en América Latina es cuando la Segunda Guerra Mundial estaba a punto de terminar. En Washington entendieron que necesitaban un plan para ganar ventaja en el tablero internacional y Latinoamérica era una región importantísima. "A partir de la Segunda Guerra Mundial se consolida en América Latina el repliegue de los intereses europeos en beneficio del arrollador avance de las inversiones norteamericanas", explicaba el escritor Eduardo Galeano.

Para lograr sus objetivos de saqueo en la región, EE.UU. necesitaba cómplices, que eran nada más ni nada menos que los gobernantes que ellos mismos sentaban en el trono. Con dictadores amigos fue más fácil minar los países de sus empresas y hacerse de todas las fuentes posibles de materia prima no solo en América Latina, sino en el mundo entero, enviando expediciones militares o creando guerras si fuese necesario.


Pinochet
PinochetAFP

Si bien durante el siglo XX la región estuvo infestada de dictaduras militares y gobiernos autoritarios impulsados casi todos ellos por EE.UU., las dictaduras más sangrientas ocurrieron en las décadas de 1970-80, cuando se llevó a cabo el Plan Cóndor que contó, cómo no, con la colaboración de los servicios de inteligencia estadounidenses. Este nefasto 'experimento', que incluyó las peores técnicas de torturas, se constituyó en una organización clandestina internacional para la estrategia del terrorismo de Estado que instrumentó el asesinato de unas 50.000 personas y la desaparición de unos 30.000 opositores.