viernes, 2 de mayo de 2014

ELECCIONES EUROPEAS: NI UN VOTO AL PSOE NI UN VOTO AL PP DE LAS GENTES TRABAJADORAS



La corrupción, contrariamente a lo intentan hacer creer algunos medios de comunicación, como expresión práctica de la ideología del PP para desprestigiar a las organizaciones sociales que se manifiestan contra sus políticas antisociales, partidos de izquierdas, y supuestos partidos de izquierdas que practican la misma política del PP, con el fin de mantener el poder político y poder continuar arruinando a la sociedad, están empeñados en hacer creer a la sociedad que la corrupción fue “inventada” en Andalucía y práctica generalizada de todos los andaluces, cuando en realidad viene de muy lejos y permanece asentada en las entrañas de la política del reino del Rey que es España.

Ni un voto al PSOE ni un voto al PP de las gentes trabajadoras.

*

Corrupción en España
Wilkipedia.org
Commons-emblem-scales.svg
Existen desacuerdos sobre la neutralidad en el punto de vista de la versión actual de este artículo o sección.
En la página de discusión puedes consultar el debate al respecto.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/bc/Commons-emblem-issue.svg/40px-Commons-emblem-issue.svg.png
No agregar información sin referencias
No añadir información al artículo sin estar
referenciada en una fuente fiable y verificable.

1/6

Se entiende por corrupción la acción o inacción de una o varias personas reales que manipulan los medios públicos en beneficio propio y/o ajeno, tergiversando los fines del mismo en perjuicio del conjunto de la ciudadanía a la que debían servir y beneficiar. La corrupción ha ocupado la atención de la sociedad española, contribuyendo incluso a derribar a gobiernos como los de Alejandro Lerroux con el escándalo del estraperlo y el asunto Nombela (1935), o los de Felipe González por el caso Filesa o el caso Roldán.1 No obstante, la corrupción política ha sido una constante desde la aprobación de la Constitución española de 1978 hasta nuestros días, pervirtiéndose el sistema democrático y debilitándose la confianza de la Sociedad en sus representantes públicos.2
Cada año, Transparencia Internacional publica un índice sobre la percepción de la corrupción en todos los países del mundo. La estadística muestra cómo la población evalúa la corrupción en su país, de 1 a 10. En 2008 España obtuvo una nota de 6,5, seis décimas menos que el máximo obtenido en 2004, y que corresponde al puesto 28 en una lista de 180 países, ocupando el 14º entre los 25 miembros de la Unión Europea.3
Índice