martes, 25 de mayo de 2010

QUE SE ME HAN DESBANDADO OTRA VEZ ¿QUE LES PARECE?

(Senado español)


No sé que voy a tener que hacer con estos zagalones y zagalonas del Senado. La verdad, no sé.
Un día de estos de un disgusto se me van a cargar (allá ellos con su conciencia, luego que no me vengan con chiquitas).
A ver si ustedes me entienden, por fa.
Yo ya se lo tengo dicho a todos ellos. No es por nada, sólo porque los Senadores son mis representantes les puedo decir lo que me tienen que representar. Así que, más de una vez les he dicho, que no sois niños. Parecéis niños mal educados y caprichosos, pero no lo sois. Sois Senadores que cobráis guevo y medio y dos más con buena paga asegurada para cuando dejéis el Senado y con muy buena información obtenida en razón del cargo que no deberías utilizar para negocios propios.
Pues, nada. Que si quieres arroz Catalina, que no me hacen caso, y hoy me la han vuelto a liar otra vez. Los unos, los del PP (pero que pagamos nosotros igual) le han montado tenderete a gritos, silbos y palmadas a Zapatero cuando ha ido al Senado decirles no sé del recorte de gastos. Y, los otros, los de Zapatero, para contrarrestar la zaragata organizada por los del PP, aplaudían a rabiar al jefe Zapatero. Con lo que a la zaragata inicial del PP los del PSOE añadieron la media zaragata propia. En resumidas cuentas, hoy en el Senado zaragata y media.
Y todo porque Garcia Escudero, Senador del PP, le ha dicho a Zapatero que así, así, así gana el Madrid, que se deje de tonterias con eso de reducir los gastos del Estado, que no tiene dignidad (aquí casi se ha quedado corto, porque el PP ha pintado otras veces a Zapatero como cómplice de ETA), que disuelva el Congreso, que convoque nuevas elecciones y que se vaya a escaparrar monos, porque la culpa de la crisis la tiene Zapatero. Y en esto si tiene razón Garcia Escudero y toda la derecha derechota que quiere que Zapatero deje el gobierno. Y tiene razón, porque hay crisis en todos aquellos Estados donde gobierna Zapatero, por ejemplo: en Grecia, Portugal, Francia, Italia, Rumania, Hong Kong, Reino Unido, USA…
Pero Zapatero no es manco (Socialista tampoco) y le ha respondido a Garcia Escudero que ni a él ni al PP le importan salir de la crisis, sino llegar al gobierno como sea. ¡Muy bien dicho Zapatero, pero que muy bien. Óle talante! Claro que Zapatero tampoco se desmelena por otra cosa que no sea mantenerse en las palanquetas del poder.
Zapatero habla que te habla de defender a los más débiles. Cierto. Pero no lo es menos que todo lo que hace va precisamente contra esos mismo débiles que dice defender, que es chispa más o menos, lo mismo que hace el PP: hablar en defensa de los más débiles con la intención de hacer lo que está haciendo Zapatero: ir contra los débiles, y así las cosas, los que vivimos de nuestro trabajo; los pensionistas (que nadie les está regalando nada) los jubilados y los parados, estaremos tanto más acertados cuantos menos votos les demos en las próximas elecciones generales ni al PSOE (que no es Socialista) ni al PP que tampoco es Socialista. Y a Rosa Díez, po favó, po favó: tampoco.
*+

CARTA DEL SINDICATO OSTA EN SU 8º CUMPLEAÑOS

¡ Que cumplais por lo menos 1.008 años mas!

Estimado amigo.
Hoy 25 de mayo, OSTA celebra su octavo aniversario.

Han transcurrido ocho años desde aquel Congreso Constituyente celebrado en la Facultad de Derecho de Zaragoza. Lo que suponía un proyecto ilusionador para unos cuantos, se ha convertido en una realidad y alternativa sindical de muchos aragoneses.

OSTA nació en un momento convulso para los trabajadores. No en vano, el 24 de mayo se aprobó el "Decretazo" , un atentado contra el derecho a la protección por desempleo, lo que supuso que nuestro bautismo en la calle fuera la Huelga General del 20 de junio.

Hoy los trabajadores vivimos una situación similiar, con un Gobierno que por "decretazo" modifica los derechos de los pensionistas, los dependientes, los jubilados parciales y quiebra unilateralmente la negociación colectiva de los trabajadores de los servicios públicos. En lugar de preocuparse por los cien mil aragoneses que están en el paro, el gobierno regala a la banca miles de millones.

Hoy, como en 2002, OSTA sabrá estar a la altura de lo que los trabajadores reclaman a un sindicato de verdad, de clase y aragonesista.

Feliz cumpleaños, OSTA
José Antonio González
Secretario General

HOY COMO AYER Y SIN VENDER UNA ESCOBA

A partir de hoy y en días sucesivos se publicaran en cuatro artículos el documento completo que se puede ver en www.rincondelvago (*)

1/4

LA CRISIS DE 1929 Y LA GRAN DEPRESIÓN

(Economista de ayer más quieto que un reloj de madera, lanza en ristre, guardando la economía, y a su lado, fiel súbdito esperando a que las ranas canten Dónde estará mi carro de Manolo Escobar para empezar a actuar)

La expansión económica de los años 20, que aceleró los cambios iniciados en el capitalismo del último tercio del siglo XIX (racionalización, concentración, producción en masa) desembocó en la crisis de 1929.
El crecimiento de la producción no se vio acompañado por un movimiento de inversión ni por un aumento del poder adquisitivo de igual amplitud por parte de los asalariados. El comercio internacional estuvo obstaculizado por los altos precios de los productos manufacturados que contrastaban con el hundimiento de los precios de los productos agrícolas y las materias primas en general.
EEUU se había convertido en el gran prestamista, (colocó en Europa entre 1.000 y 1.500 millones de dólares anuales, 1/3 en Alemania, en el período 1924-1925); con este dinero Europa pagaba las deudas contraídas con EEUU que seguidamente volvían a invertirse en Europa.
De 1921 a 1929 EEUU invirtieron 8500 millones de dólares en el extranjero y sus deudores continuaban pidiendo préstamos para pagar los intereses de los préstamos anteriores. El flujo de los capitales norteamericanos era la pieza clave de la economía mundial.

1. El crack de 1929.

La crisis económica de 1929-1932 se debió a un encadenamiento de causas, estallando con la quiebra de la bolsa de Nueva York. Pero la crisis bursátil no es más que un eslabón de la cadena. La catástrofe financiera originó un descenso de la actividad económica y de las inversiones de los EEUU.
El crack de la bolsa de Nueva York se produjo el 24 de octubre de 1929, el jueves negro de Wall Street; ponía fin a la etapa de prosperidad estadounidense que había abarcado el período 1920-29 y dejaba de manifiesto los desequilibrios de dicha prosperidad consistentes en la baja continua de precios después de la guerra y el alza de los precios industriales que habían dado lugar a tal disminución del poder adquisitivo de los campesinos que en muchos casos debieron emigrar.
Tras la guerra, los precios de los productos manufacturados aumentaron como consecuencia de la mayor productividad de la industria, lo que permitió elevar los salarios que permitían un aumento del consumo. Estos beneficios serán utilizados para especular en la bolsa donde los corredores de bolsa llegaban a prestar el dinero tomando como garantía los valores comprados. Este sistema funcionó sin dificultades mientras la bolsa siguió su signo alcista, porque el comprador podía devolver el dinero que le habían prestado y obtener beneficios, con lo que la especulación aumentaba. Pero la tasa de interés de estos préstamos pronto superó los límites de lo razonable, haciendo difíciles o imposibles los demás préstamos con fines más productivos.
De repente, en el otoño de 1929, cuando la euforia parecía general, los valores de Wall Street empezaron a bajar al aumentar las ventas de las acciones, con dos días (24 y 25 ) de verdadero pánico en que las ofertas baten todos los records.
El descenso de la bolsa de N.Y. fue seguida de la crisis económica más profunda y más extensa de los últimos tiempos por la reacción en cadena que provocó.
Al bajar los valores de la bolsa el sector bancario fue el primero en verse afectado, al retirarse los ahorros de los bancos ante el miedo a perderlos; ante esta situación de pánico los bancos no pudieron hacer frente a la situación porque tenían invertidos sus fondos a corto o medio plazo, por lo que no les