lunes, 4 de marzo de 2019

SALVO EL PODER, TODO ES ILUSIÓN



Salvo el poder, todo es ilusión

04.03.2019


Cuando uno se encuentra en Venezuela, los días parecen semanas, y las semanas, meses, debido a la intensidad política con la que se vive todo.

Eso es lo que ha sucedido con el mes transcurrido entre el 23 de enero y el 23 de febrero. 31 días que estremecieron Venezuela, América Latina, y el mundo, con 2 prorrogas adicionales, el 25 de febrero con la reunión del Grupo de Lima, y el 28 y 29 con la del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Una vez terminada esta sucesión interminable de Días D, marcados tanto por los actores venezolanos, como por los agentes externos, llámense Estados Unidos, Colombia o la Unión Europea, podemos decir sin ningún tipo de duda que fracasó la ofensiva iniciada el 23 de enero, presentada ante la opinión publica internacional como la batalla final por Venezuela, que culminaría el 23 de febrero en un “cerco humanitario” (en palabras de Iván Duque) que haría implosionar el “régimen de Maduro”.

Pero pasaron todos esos días, entramos en marzo, y Nicolás Maduro sigue gobernando Venezuela, Guaidó no ha sumado mas reconocimientos diplomáticos de los que ya tenia cuando se autoproclamó Presidente, el caballo de Troya de la ayuda humanitaria no entro en territorio soberano venezolano, Estados Unidos tiene menos apoyo que nunca para una intervención militar en suelo latinoamericano, y los vertiginosos acontecimientos no han logrado quebrar ni a las Fuerzas Armadas, ni al chavismo como bloque político.

De hecho, y aunque no ha sido muy comentado, la oposición venezolana mas allá del movimiento violento Voluntad Popular que representa Leopoldo López y Juan Guaidó, y de Primero Justicia de Capriles, no se ha sumado al circo mediático y golpista de las ultimas semanas, y guarda un prudente silencio. Ni siquiera una sola de las 4 gobernaciones que controla Acción Democrática (AD) de Ramos Allup ha reconocido a Guaidó, especialmente la del estado